Buenos Aires

12°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 97.75

Venta

$ 103.75

Euro

Compra

$ 115.14

Venta

$ 115.62

Real

Compra

$ 18.47

Venta

$ 18.47

Información de Provista por

El campo aportará US$ 8.600 millones por retenciones

Miércoles 28 de Abril, 2021

En pleno avance de la cosecha de soja y maíz de este año, ya se palpita que las exportaciones del campo crecerán un 26% respecto del año pasado. Serán US$ 10.000 millones más de los US$38.000 millones que la agroindustria despachó al mundo en 2020, un 69% del total de las ventas externas del país.

La diferencia la harán principalmente los dos granos referidos, que son los que más toneladas aportan y han mostrado un notable incremento de sus precios internacionales en los últimos meses. La carne vacuna ocupa el tercer lugar en el ranking del comercio exterior agroindustrial, pero se mantiene en similares niveles que el año pasado.

Así, los embarques totales del país crecerán a US$ 64.925 millones (un 18% más que en 2020). En ese conjunto, el complejo sojero es el que más aporta; se proyecta que este año serán US$ 21.865 millones, un incremento de US$ 7.359 millones respecto del año pasado, según estimó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

El producto que más le compra el mundo a la Argentina es la harina de soja, que con US$ 11.890 millones constituye la principal exportación del país. En rigor, la harina de soja integra el complejo de la oleaginosa, que también incluye al aceite, (US$ 6.350 millones), al grano (US$ 2.790 millones) y al biodiesel (US$ 788 millones).

El segundo puesto exportador lo ocupa el maíz, que en los dos últimos dos años superó en volumen de cosecha a la soja (este serán 50 millones versus 45 millones de la oleaginosa) y si bien no vale tanto como la soja (US$ 565 vs. US$ 258, en Chicago), mostró una evolución de valor mayor respecto de la misma fecha de un año atrás.

“Si sube el precio de lo que más y mejor vendemos, es una excelente noticia para la macroeconomía argentina”, afirmó Emilce Terré, economista de la BCR. Y puntualizó que con el aporte de los dólares de la agroindustria se alivian varios problemas, como las tensiones en el mercado cambiario, la necesidad de dólares para pagar las importaciones, los compromisos de deuda y la remisión de utilidades de empresas globales”.

Terré destacó que “las divisas que el funcionamiento de cualquier país requiere, y que en Argentina en este momento se necesitan como pocas veces en la historia, se pueden conseguir por exportaciones, por toma de deuda o por venta de activos. El financiamiento externo y las privatizaciones hoy tienen sus límites, así que la manera más sustentable de conseguir dólares es a través de las exportaciones, y en eso la agroindustria presenta una realidad, y una potencialidad también, mucho mayor que los demás rubros de actividad económica en la Argentina”.

Retenciones

El monto de las retenciones que cobra el Estado también tendrá un salto importante. Si se mantienen los rindes proyectados y los precios actuales, se recaudarían US$ 2.600 millones más: llegarían a US$ 8.600 millones, el mayor monto desde la campaña 2011/12, cuando la soja llegó al récord histórico en su valor internacional: US$ 650 por tonelada.

El escenario actual se presenta en medio del debate por un eventual aumento de las retenciones, que “está en análisis” del Gobierno, según advirtió la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. Esas declaraciones, de este vienes, generaron un fuerte rechazo de los ruralistas, que impugnan la idea oficial de que la suba de precios es la principal causante de la inflación.

Replican que la soja, que tiene la mayor presión fiscal, con un 33%, se exporta casi en totalidad, por lo cual no tiene prácticamente impacto sobre los precios internos de los alimentos. La Mesa de Enlace y otras entidades agroindustriales, insistieron que “la inflación tiene más que ver con los impuestos y las distorsiones en las cadenas de precios que con el valor internacional de los granos”.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires ha demostrado que sólo 7 de cada 100 pesos que cuesta un kilo de asado tienen que ver con el maíz para alimentar a las vacas. Y la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA), especificó que “el trigo sólo impacta en un 12,6% del valor del pan”.

“No sube el precio de la carne o del trigo, baja el precio de la moneda”, ironizó el economista jefe de FADA, David Miazzo. Y explicó que “el año pasado se imprimió una base monetaria para financiar el déficit fiscal de más de 7 puntos y esa emisión continuó durante 2021: esto es lo que generó la inflación. No es un problema de los granos, sino de déficit fiscal y emisión monetaria”.

Cuánto les queda a los productores

Los economistas destacan que de los dólares que ingresan por exportaciones de granos, un alto porcentaje no queda en manos de los productores: por los derechos de exportación y otro tanto por la brecha cambiaria, en el caso de la soja la captura de valor directa por parte del Estado es del 60% y en el caso del maíz y del trigo oscila alrededor del 45%.

La captura de dólares por parte del Estado -vale aclarar que, de la facturación agrícola, no de la ganancia neta- se da primero vía retenciones. De los US$ 565 que cotiza la soja en Chicago -alrededor de ese valor en billetes norteamericanos cobran los productores de Estados Unidos, Uruguay, Brasil y Paraguay- en el mercado argentino se pagan US$350 pero en pesos y según el tipo de cambio del Banco Nación, hoy en $93.

Al hacer la conversión a los tipos de cambio de mercado, hoy en torno a los $153, se obtienen US$ 212,7 en billetes: poco más de un tercio que el precio internacional. El resto va al fisco. Con lo que les queda, los productores aún deben pagar otros impuestos y afrontar los costos productivos.

Eso lleva a que muchos chacareros se manifiesten reacios a seguir sembrando. “No queremos seguir sosteniendo con nuestro trabajo los desmanejos del Estado”, braman en los grupos de Productores Autoconvocados. Esgrimen la suba de costos en insumos y combustibles, como la merma de poder adquisitivo por la propia inflación.

Con todo, las proyecciones también son positivas para las próximas siembras. Jeremías Battistoni, de la consultora AZ Group, calculó con optimismo los márgenes de rentabilidad en diversas regiones. Para la Zona Núcleo recomendó la dupla trigo-soja, para el sur bonaerense ponderó especialmente al maíz, y para el norte del país se inclinó por el girasol.