Buenos Aires

12°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 77.50

Venta

$ 83.50

Euro

Compra

$ 92.12

Venta

$ 92.55

Real

Compra

$ 13.89

Venta

$ 13.89

Provisto por

Argentina exporta menos arándanos que hace diez años

Martes 17 de Marzo, 2020

En la última década, la exportación de arándanos argentinos pasó de 20 mil a 12 mil toneladas, mientras que en la región países como Perú pasaron de 0 a más de 100 mil toneladas.

Respecto a la crítica situación que atraviesa el sector, Adolfo Storni, productor de arándanos y tesorero del Comité de Arándanos de Argentina (ABC), habló con Ser Industria Radio sobre las medidas necesarias para lograr competitividad.

Entre ellas señaló la necesidad de acuerdos de libre comercio para poder competir en los mercados internacionales y la urgencia de eliminar las retenciones a las economías regionales.

Ser Industria: Ante esta nueva circunstancia internacional que se presenta por la irrupción del coronavirus. ¿Cuál es el presente y qué perspectivas hay entre los productores de arándanos?

Adolfo Storni: Seguimos con atención todo lo que se está desarrollando. Afortunadamente todas las actividades que estamos desarrollando hoy, se encuentran ya fuera de temporada, habiendo finalizado las cosecha y exportaciones. Eso nos da cierto alivio a la hora de tener que enfrentar la actual situación económica. Hoy Argentina está iniciando la campaña de cítricos y está en plena exportación de pepitas y esos son los sectores que están siguiendo esto con mayor atención. Hay que seguir de cerca el funcionamiento de los mercados mayoristas, que no ha parado ninguno, pero es un lugar de concentración de gente. Por eso estamos siguiendo con atención cómo van a operar, pero los supermercados, en el peor de los casos como China o Italia siempre se han mantenido abiertos.

SI: ¿Qué impacto puede tener esta situación para la producción nacional?

AS: Tenemos una serie de desafíos, lo venimos trabajando no solamente con el Gobierno actual sino con los anteriores y viene por el lado de dotar a la fruticultura argentina con mayor competitividad. Hoy estamos exportando la mitad del volumen que hace 10 años, mientras que otros países como Chile, Perú, Sudáfrica, Colombia, México, Australia, Nueva Zelanda, vienen creciendo en exportación, en inversión, en producción, en empleo. Argentina está rezagada en esa carrera. Entendemos que se necesitan medidas que nosotros venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo, pero los avances han sido muy pobres. Hasta el momento siempre hay alguna crisis macroeconómica, alguna urgencia que atender y todo lo que sea trabajar por la producción y la exportación queda relegado.

SI: ¿Cuáles son esas medidas?

AS: Son cosas muy concretas. Entendemos que hoy las retenciones son un efecto muy nocivo y en actividades que tienen muy poca rentabilidad, estamos compitiendo con países que son muy competitivos. Por eso no deberían existir. El 5% que paga la fruticultura es muy perjudicial. Otro punto que venimos reclamando son la firma de acuerdos de libre comercio. En Europa, toda la producción argentina paga muy elevados aranceles de exportación: la cereza 12%, la mandarina 16%, el limón 6%, el arándano 4%, todos esos aranceles nos dejan muy descolocados frente a la oferta de Perú, Chile, Sudáfrica, que llegan con 0 arancel. El caso de China es lo mismo. Nuestros arándanos entraron a ese mercado el año pasado y tenemos un 30% de arancel contra 0 de Chile o Perú. Eso nos deja afuera.

También está pasando con las cerezas: pagamos un 10% de arancel y Chile está pagando 0% en China. El segundo punto es la falta de acuerdos de libre comercio y saber cuál va a ser el camino, si se van a profundizar o si se van a evitar. En eso hay una gran incertidumbre respecto a cómo vamos a seguir.

El tercer punto sería el establecimiento de una cuenta única tributaria. Pagamos impuestos y muchas veces tenemos saldos a favor que los cobramos al año, cuando en el medio pasó un alto costo financiero, una inflación de más del 50% y esos saldos quedan pulverizados a menos de la mitad.

El cuarto pedido tiene que ver con que gran parte de la actividad de cosecha y empaque se hacen con contratistas, que se van movilizando dentro del país y hoy no tienen el beneficio del mínimo no imponible que tienen las empresas productoras. Después hay otras cuestiones menores que también son importantes, como trabajar sobre la marca país, la apertura de nuevos mercados principalmente muchos países de Asia y que son cruciales para poder colocar una exportación.

SI: ¿Cuentan con financiamiento?

AS: Hoy en Argentina no existe el crédito para proyectos de inversión y ese financiamiento es muy importante a la hora de invertir. O sea, si quiero plantar una hectárea o mil hectáreas de cualquier cultivo, no tengo la posibilidad de acceder al crédito y por otro lado los créditos de capital de trabajo tienen un costo muy alto, varias veces superior al que tienen en Chile, Perú o Sudáfrica. Hay otros factores que también nos preocupan y hacen a la competitividad, como el tipo de cambio. En un mundo con mucha volatilidad vemos con preocupación que monedas de nuestros colegas, en esta situación de inestabilidad ajustan enseguida mediante devaluaciones para ir sosteniendo la competitividad de las exportaciones. Argentina tiene una larga historia de utilizar el tipo de cambio como ancla o freno de inflación, entonces se va encareciendo en dólares y perdemos competitividad. Por eso, en los últimos años se perdieron casi 20 mil millones de dólares de exportaciones, cuando el resto del mundo está teniendo un dinamismo exportador muy favorable.

SI: A poco más de tres meses de gestión, el gobierno nacional transmite un discurso que, a pesar de que es evidente de que necesita recaudar y ha sumado impuestos a todos, por lo menos en lo discursivo busca promocionar la actividad de las empresas y los productores. ¿Ustedes han podido tener diálogo con las autoridades y llevarles estas inquietudes?

AS: Sí, tenemos diálogo y es siempre bienvenido porque de allí salen diagnósticos. No podemos avanzar en propuestas compartidas antes de eso. Hoy, el gobierno está metido en cómo va a resolver el tema con los acreedores externos, entonces todo lo demás queda supeditado a eso. En la campaña electoral el actual gobierno había presentado su intención de eliminar las retenciones a las economías regionales. Esperamos que eso pueda materializarse a la brevedad, sabemos que este año tenemos un montón de desafíos, cisnes negros, que hace dos meses nos los teníamos.

Los impuestos distorsivos pueden ser recaudación para hoy pero seguramente sean caída de la exportación, de producción, de empleo y de recaudación en un mediano plazo. Por ejemplo, en el caso de arándanos hace cinco años exportábamos 20 mil toneladas, el año pasado 15 mil y este año 12 mil, mientras tanto Perú, que hace 10 años no existía, hace cinco empezó a exportar y este año ya hizo más de 100 mil toneladas y está en camino a ir a 170 mil.

SI: ¿No hay apoyo a la producción?

AS: Hasta ahora en los últimos gobiernos las señales a la fruticultura fueron nulas, no hemos tenido grandes temas. El año pasado festejamos cuando nos bajaron la retención de 4 a 3 pesos, cuando en realidad lo que tendríamos que estar hablando es la eliminación total. Otro factor fue cuando a principio de año nos dieron el ajuste de actualización del mínimo no imponible en los salarios, pero son cosas muy quirúrgicas, muy puntuales de una eficacia reducida. En lo demás no hemos tenido la posibilidad de conseguir grandes cambios. En la medida que se postergue también la recuperación del sector, el aporte de las exportaciones a las divisas y a la recaudación que tanto necesita la Argentina también va a ir en caída. Hay un momento en que uno tiene que cambiar de políticas porque si sigue con las mismas todos sabemos los resultados.