Buenos Aires

20°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 84.75

Venta

$ 90.75

Euro

Compra

$ 103.30

Venta

$ 103.76

Real

Compra

$ 16.19

Venta

$ 16.19

Provisto por

Avanza un proyecto de ley que impulsa un fuerte desarrollo de la vida rural

La diputada nacional María Rosa Martínez aseguró que el proyecto “no implica ningún peligro para los privados”.

Darío Ríos

Por

Miércoles 2 de Diciembre, 2020

El proyecto denominado “Marcha al Campo”, fue presentado por la diputada nacional María Rosa Martínez (Frente de Todos de la provincia de Buenos Aires), quien brindó detalles en el canal de YouTube de Ser Industria. “Se trata de algo absolutamente beneficioso, no solamente para quienes vayan sino para el conjunto de la sociedad”, afirmó

La legisladora destacó que la iniciativa contempla la concesión de tierras que pertenecen al estado. “Estamos hablando de alrededor de 12 millones de hectáreas productivas que pueden servir para la producción agraria y también para la crianza animales”. Dijo además que su concreción “no implica ningún peligro para los privados” y que las parcelas serían de 150 hectáreas. 

¿Cómo se generó el proyecto “Marcha al Campo”? 

Se originó hace bastantes años. Si nos remontamos a la historia argentina debe tener que ver con el plan de operaciones de Moreno, con San Martín en Mendoza, con Artigas… Pero también con el gobierno de la provincia de Buenos Aires del 73, cuando era ministro de Agricultura, el ingeniero Guillermo Gallo Mendoza presentó una propuesta similar. En ese momento se hizo un gran encuentro de productores con las ligas agrarias en Lincoln. Este proyecto pretende generar una migración inversa, de la ciudad a las zonas rurales, otorgando tierras fiscales ociosas a productores que puedan desarrollar una economía circular, soberanía alimentaria, trabajo digno, instalándose en las zonas rurales. 

¿Qué es lo que ofrecerán a los migrantes?

El proyecto apela a una acción interministerial de envergadura, con la intervención de los ministerios de Agricultura, Hábitat y Obras Públicas, habilitando caminos rurales e infraestructura, Transporte, Desarrollo Social, Salud y Educación. La idea es generar, además de posibilidades productivas, condiciones de vida dignas para que las familias se instalen en la zona rural. Tenemos que hablar de conectividad también y estamos pensando en estimular la integración de jóvenes profesionales y técnicos que tengan un rol de acompañamiento y capacitación.

La diputada indicó que hay alrededor de 12 millones de hectáreas productivas que pueden servir para la producción agraria y también para la crianza animales.

¿A quiénes está destinado?

Los primeros destinatarios serían productores rurales que ya conocen el oficio, que lo están desarrollando, pero que no tiene tierra propia. En un segundo plano, familias que quieran volverse, que hayan venido de la zona rural o que decidan ir y apelamos también a jóvenes. Tuvimos un encuentro y un foro muy interesante organizado en Rosario y la verdad es que hay mucha experiencia en este sentido en nuestro país. Lo que pasa es que tenemos el 4% de la población rural. El resto de nuestro país está hacinado en los conurbanos, viviendo mal. en condiciones de indignidad, con poco trabajo, pocas posibilidades, sin perspectivas de desarrollo económico y productivo. Tenemos una posibilidad enorme, un territorio muy rico y al estado le pertenecen alrededor de 12 millones de hectáreas que pueden servir para la producción agraria y la crianza animales. Además, si consideramos el bosque nativo como un lugar de habitabilidad y conservación, porque otra de las cuestiones es que el bosque nativo no se cuida sólo allí es posible crianza animales pequeños que en esos bosques conviven tranquilamente.

La propuesta es verdaderamente transformadora…

El proyecto es ambicioso, pero no irrealizable, porque ya hay prácticas concretas de trabajadores y trabajadoras en las zonas rurales que con mucha dificultad continúan desarrollando soberanía alimentaria. Nosotros tenemos que empezar a pensar en cambiar algunas cuestiones de los estilos de vida, desarrollo de proyectos y de proyección, porque sin dudas esta pandemia puso en crisis nuestras creencias de que, en las zonas urbanas se vive mejor o que la producción extensiva de granos va a garantizar vida digna para todos. Vivimos diciendo que Argentina es un país productor de alimentos para 400 millones de personas y hoy produce granos para exportar, animales en feedlots para exportar… el acceso a los alimentos de los y las argentinas es bastante caro y los monopolios de la alimentación los aumenta a un valor que no tiene que ver con el aumento de consumo sino con el precio que se vende en el exterior.

¿Es posible generar un camino más accesible a los alimentos?

Tenemos que modificar esta matriz. Es viable generar una matriz más sana, de mejor vida para los seres humanos y también para la naturaleza que se está depredando todo el tiempo. Estamos convencidos de que es posible. Hace poco el Presidente Alberto Fernández propuso 24 capitales alternativas con la idea de empezar a promover que el gobierno nacional se mueva hacia distintas zonas del país. Pero no virtualmente ni simbólicamente, sino que escuche problemáticas y empiece a dar respuestas. Hace muy poco planteó la necesidad de otorgar estas tierras ociosas que son del Estado y no implican ningún peligro para los privados. Serían pequeñas parcelas, estamos hablando de 150 hectáreas como máximo, en comodatos prolongados porque hay que garantizar la continuidad de la producción.

¿Este proyecto reimpulsaría a las economías regionales? 

Seguro. Hay lugares del interior de la provincia de Buenos Aires donde, con tierras totalmente fértiles, los alimentos viajan entre 400 y 500 kilómetros. La verdura, las hortalizas, los animales de granja… la leche es el ejemplo más claro. Desde el lugar de producción hasta el lugar de en sachetizado, más la circulación de venta, viaja alrededor de mil kilómetros. Nosotros creemos que esto no sólo beneficiaría a los productores sino también a los consumidores, porque generaría un abaratamiento y la posibilidad de un consumo de mejor calidad y mejor precio. Pero también mejor calidad de vida para aquellos que producen y vida digna para todos. Es una política pública que además cambiaría el perfil de nuestro país. De la concentración y la urbanización al desarrollo integral, porque además cuando no poblás el territorio, lo que pasa es que lo ocupan otros, Tenemos grandes extensiones extranjerizadas. En el sur es más evidente, pero en el norte también hay zonas en proceso de extranjerización. El proyecto debería ir a una articulación interministerial, a una Unidad Ejecutora que esté en manos de la Jefatura del Gabinete de Ministros. Creemos que la interrelación de varios ministerios va a ser posible que la vida en el campo sea digna porque nadie se trasladaría de un lugar donde busca perspectivas a un lugar peor. Habrá que tomar fuertes decisiones políticas y económicas. Pensamos que será posible extender la red ferroviaria como parte de este proyecto, pensar en la interrelación con el resto de los países de América Latina que no producen alimentos. Hay muchas perspectivas e interrogantes pero una certeza: es posible.

¿Lo consultaron con otras instituciones?

Hay organizaciones que ya lo vienen haciendo. Yo pertenezco a un movimiento que se llama “Cuidador en la casa común”, inspirado en la encíclica del Papa “Laudato si“ y ya hay experiencias pequeñas. Por supuesto que han sido difíciles de llevar adelante, pero con mucho entusiasmo de producción en origen, de calidad, de consumo responsable, de huertas y granjas. Desde tratamiento de pilas hasta pesca artesanal, turismo ecológico, sobre todo la zona de Entre Ríos. Allí hubo bastante respaldo del gobierno provincial. En el partido bonaerense de Maipú hace 20 años que hay un grupo viviendo en una tierra que es de la SENAF, la obtuvieron por comodato, están criando terneros de manera ecológica y hoy necesitaría más extensión para aumentar la producción. Esas experiencias tienen que ser fundantes de lo que estamos planteando posible. FECOFE, la Federación de Cooperativas Federadas, nos ha manifestado que vienen desarrollando experiencias de este tipo en el norte de Santa Fe, en Chaco…  en la provincia de Salta, el Sindicato de Trabajadores Rurales tiene tierras en comodato y en alquiler y produce verduras que venden en el Valle de Lerma, son trabajadores rurales sin tierra. 

La iniciativa está en la comisión de Asuntos Legislativos junto a tres proyectos más.

La iniciativa está en sintonía con el pensamiento del Presidente. ¿Cómo fue recibido en la Cámara? ¿Avanza? 

Sí, está en la comisión de Asuntos Legislativos junto a tres proyectos más. Uno que se llama de Cinturones Verdes, que está pensado para los alrededores de las zonas urbanas, también de producción sustentable, muy acompañado por la Universidad de Córdoba. Es para mencionar que hay una red de universidades que trabajan en soberanía alimentaria, con las cuales ya estamos en contacto. Tenemos el apoyo de las Universidades de Lanús, de Avellaneda…es muy importante porque vienen trabajando sobre todo el tema del hábitat. El otro proyecto con el cual estamos compatibilizando es de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), de fideicomiso rural. En este caso se plantea un fondo para vivienda rural tipo Procrear. Y el tercero, es un proyecto de ampliación del Relevamiento de Barrios Populares, presentado por la Corriente Clasista y Combativa (CCC). Con esas tres propuestas, más la Marcha al Campo, estamos elaborando una iniciativa, que ya prácticamente tiene cierre, para poder presentar un proyecto unificado. Desde el FDT tenemos expectativas porque se van a prolongar las sesiones ordinarias durante el mes de diciembre y vamos a tener extraordinarias en el verano para seguir trabajando. Es importante la visión del Ejecutivo y sobre todo la de las organizaciones que promueven este desarrollo. Los proyectos legislativos tienen mucho sentido cuando tienen arraigo. 

Hay buenas experiencias que llevan décadas de vigencia, en el país…

Estuvimos en contacto con la gente de las colonias de Uruguay, que son una experiencia muy exitosa. Queremos aprender todo el tiempo porque nos parece fundamental. En el caso nuestro, Colonias Ferrari, en la provincia de Buenos Aires, las familias fueron por una idea de producción agropecuaria y terminaron en la crianza de terneros porque la tierra estaba muy depredada. Plantaron, sembraron pastura para los terneros, pero no daba para otro tipo de producción. Hay una experiencia muy interesante también en la provincia de Santa Fe, en una ciudad pequeña, Colonia Belgrano, en la que el intendente se ha puesto a la cabeza de convocar personas que quieran vivir en un pueblo que empieza a despoblarse. No sólo pensó en la producción sino también en la posibilidad de teletrabajo porque tiene buenas condiciones de conectividad. Hay que convocar a los jóvenes profesionales, técnicos.  

Atravesamos un momento duro, hay muchos desocupados y cuando no tenemos trabajo creo que todos nos sentimos mal…Además sería un gran paso para el desarrollo federal… 

Nosotros también creemos que en la medida que el proyecto puede ir avanzando hay que pensar en la industrialización en origen para abaratar costos y también para generar un desarrollo sostenible, ya que con transporte ferroviario o cooperativas de transporte que comercialicen, se puede generar todo un desarrollo federal de nuestro país que hoy está en crisis. Cada vez que discutimos presupuestos en Diputados, hay una prioridad vinculada a la provincia Buenos Aires. El resto de las provincias de alguna manera reclaman, pero finalmente terminamos todos articulando que esta Provincia concentra el 40% del desarrollo industrial del país y la población. Hasta el gobernador Axel Kicillof está planteando considerarla petrolera, porque el petróleo se extrae del sur, pero se refina en nuestra Provincia. Entonces, ese desarrollo tan inarmónico y que genera una conflictividad, creo que lleva a una mala calidad de vida en los conurbanos, sobre todo porque se generan situaciones de hacinamiento, de necesidades de vivienda, infraestructura básica, agua potable, cloacas y también una escasez de trabajo, Amerita que tengamos un proyecto de país que desarrolle, integre y genere genuinamente desarrollo productivo nacional, económico, industrial y mejor calidad de vida para todos y todas.

También te puede interesar: