Buenos Aires

15°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 71.50

Venta

$ 76.50

Euro

Compra

$ 84.92

Venta

$ 85.34

Real

Compra

$ 13.60

Venta

$ 13.60

Provisto por

“Ayudamos a las compañías a generar entornos de trabajo más seguros”, afirmó el Ceo de Drixit

Gabriel Ríos Malan

Por

Viernes 31 de Julio, 2020

Big Data, Cloud, Inteligencia Artificial y Analytics, son protagonistas de la industria 4.0. Estas herramientas permiten que las empresas puedan organizarse para actuar de manera más eficiente y hasta anticiparse gracias a trabajar los datos conseguidos.  

Lo mejor, es que no hay rubro que no pueda aprovechar estos beneficios. Sin embargo, la seguridad de los trabajadores, sobre todo de la industria pesada, poco había sido modernizada. Eso cambió con Drixit, la startup argentina que ayuda a cuidar a la fuerza laboral mediante la digitalización. 

En el mundo hay 600 accidentes laborales por minuto y en el mismo tiempo se producen cuatro muertes, en muchos casos evitables. Con la llegada de esta empresa se pueden prevenir estas situaciones.

Para saber más sobre esta startup, que recibió inversiones de Globant Ventures, del Grupo Murchison y que actualmente brinda sus servicios a Techint entre otros, serindustria.com.ar diálogo con su Ceo y fundador, Mariano Focaraccio, quien contó cómo desarrolló el hardware y el software de Drixit. 

¿Cómo surge Drixit?

Empezamos en el 2018. En principio queríamos desarrollar soluciones con drones, en particular estábamos trabajando en precisión para automatizar procesos de limpieza de vidrios, nada que ver con lo que hacemos hoy, pero nos encontramos con el problema de que no era preciso el GPS. Entonces a partir de ahí empezamos a trabajar junto a Maximiliano mi hermano y Martín Giachetti. Estuvimos tres o cuatro meses hasta que logramos desarrollar un hardware que nos daba 10 centímetros de error. Cuando logramos eso nos dimos cuenta que era mucho más valioso que para aplicarlo en limpieza de vidrios. Así fue que empezamos en una primera etapa, transformando eso en un dispositivo, pensando en distintas industrias y de a poco nos dimos cuenta que donde había un gran problema era en la industria pesada. Allí empezamos a ver el tema de los accidentes de trabajo.

¿Aportan soluciones a esos problemas?

No hay ninguna empresa que no esté midiendo como un camión va del punto A al B, entendiendo si está yendo más rápido de lo que debería en la ruta o si se está desviando porque lo han secuestrado. Pero veíamos que ese mismo paradigma no era aplicado a los trabajadores de la industria pesada. Pensábamos cómo puede ser que no tengan un sensor, que se pueda detectar una caída, entender qué acaba de pasar y actuar. O detectar que alguien está entrando a una zona peligrosa y no se están siguiendo los procesos.

Tenés un tríptico con las 10 reglas de oro o las 12 reglas que salvan vida, un montón de manuales y procesos internos, pero funcionaban 100% offline. Básicamente, a lo sumo, había alguna cartelería que te recordaba cómo actuar, pero no había manera de saber si eso estaba sucediendo. Entonces esto mismo que hoy se está aplicando en la industria a nivel rodado, decidimos llevarlo al mundo industrial y a las personas. Así empezamos con Drixit.

¿Comenzaron a digitalizar esas operaciones?

Sí, digitalizamos esa operación que hasta ahora era 100% offline. Primero, a partir de sumarle un sensor que permite entender una serie de cosas y después una segunda etapa de ayudar a automatizar esos procesos. En el mundo hay más 300 millones de accidentes laborales por año, algo así como 600 por minuto y más de 4 muertos en el mismo lapso. Son 2.300.000 muertes anuales y eso representaba en total 3 trillones de dólares de costo a nivel mundial, casi el 4% del PBI global. Cuando analizamos las causas de los accidentes laborales, un 75% eran humanas, un 20% por una falla de la organización y tan solo un 5% eran por cuestiones técnicas. Veíamos que había mucho para ayudar a las compañías en este proceso de digitalizar y de automatizar esos procesos. Para ayudarlas a prevenir y mitigar que el impacto sea el menor posible, porque enterarse de un accidente un minuto tarde, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte de un operario.

En este contexto de pandemia: ¿se puede aplicar para advertir un caso positivo y detenerse la actividad de una planta?

Exacto. Gracias a nuestro dispositivo de precisión podemos ayudar a las compañías a garantizar el distanciamiento social y que sepan si eso no está sucediendo. A su vez se puede hacer todo el proceso de contact tracing. O sea, en el caso que alguien dé positivo, automáticamente sabemos con quién estuvo dentro de la planta, por cuánto tiempo y se puede exportar con tres clicks un listado para hacer un aislamiento preventivo selectivo. Solamente de aquellos contactos estrechos, para evitar que se propague el virus en la operación y evitar que se pare una planta de mil empleados por un caso. Así ayudamos a las compañías a generar entornos de trabajo más seguros y a ser más eficientes.

¿Están pensando en brindar el servicio a otros países?

En este primer proceso de expansión, en el medio del Covid, es un poco más complejo. Pero ya estamos operando en Brasil. También lo estamos haciendo en Chile. Pero todavía no con presencia local sino a través de partners. Tenemos alianzas con empresas muy importantes de la industria o tecnología que nos permiten ser nuestro brazo ejecutor en países donde no tenemos presencia local. Para el año que viene esperamos pegar el siguiente salto, seguir creciendo en América Latina y expandirnos en los Estados Unidos.

¿Para muchos problemas que se plantean en la industria las soluciones ya están creadas?

Sí, muchas veces las grandes compañías ponen un equipo e intentan desarrollar soluciones cuando esa no es su especialidad, cuando hay startup que se dedican a resolver pura y exclusivamente eso y que seguramente lo van a hacer mucho mejor. Entonces se plantea el dilema que tienen las grandes compañías: comprar hecho o desarrollar in house. No es lo mismo, porque si bien tienen el know how del negocio, que esa es la parte fundamental, no tienen el know how técnico, porque ellos son expertos en articular otra cosa. Está buenísimo que así sea y creo que cuando se entiende más esa vinculación es donde se pueden generar muchas oportunidades. 

Emprender en la Argentina… ¿Cómo lo definirías?

Siempre digo que emprender ya es un desafío en donde lo hagas, porque básicamente desde el día 0 tenés muchas más chances de no tener éxito que de tenerlo. Ya empezás desde abajo en cualquier lado, sea en Estados Unidos, Europa, Brasil o Argentina.

Entonces emprender ya es de por sí difícil. Hacerlo en Argentina tiene algunas dificultades adicionales, porque no es tan fácil acceder a capital como en otros mercados. En el caso de Drixit, emprender haciendo hardware que de por si es difícil y en Argentina mucho más, es un gran proceso. Pero también, como parte muy positiva, veo que hay mucho talento en el país lo cual hace que uno pueda armar un buen equipo y que pueda desarrollar grandes soluciones desde ese lado. Hay una gran oportunidad y hay muy buenas empresas donde uno puede cocrear, entender y validar su producto para después poder crecer e internacionalizarse.