Buenos Aires

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 92.75

Venta

$ 98.75

Euro

Compra

$ 112.12

Venta

$ 112.60

Real

Compra

$ 17.47

Venta

$ 17.51

Provisto por

Del sueño americano al siglo de China

Silvia Ladino

Por

Miércoles 14 de Abril, 2021

El posicionamiento mundial chino está basado en el trabajo constante y minucioso que el país ha venido sosteniendo en base a una premisa muy concreta: el ascenso de la clase media que representa 700 millones de consumidores. 

Como cultura han enfrentado los desafíos de cada período histórico. Conviven en ella rascacielos y construcciones de bambú que resignifican su identidad milenaria. La desigualdad entre sus provincias es notoria, de regiones semi rurales a ciudades super desarrolladas. Podemos marcar algunos hitos históricos que consagraron su actual predominio: la entrada a la OMC (2001), los Juegos Olímpicos (2008) y la Expo Shangai (2010).

Algunos aspectos de ese liderazgo están vinculados directamente a la regla de mejoramiento continuo o “in progress constante”, que hace que hoy sea una súper potencia. Es la civilización más dinámica en términos económicos y sociales. 

La narrativa del “sueño chino” y de “contribuir a la patria” ha generado un vínculo estrecho y directo en la forma de vida de ese país. De ser un pueblo semi rural expectante, amenazado por guerras y peligros vecinos de conquista (China comparte frontera con 14 países) se ha convertido en líder de los cambios tecnológicos y de comunicación. 

El desarrollo y progreso urbano le ha otorgado una confianza muy importante. La población actual de China es de 1439 miles de millones lo que representa el 18,5% de la humanidad. La velocidad de progreso en esa Nación, es cuatro veces mayor al de la economía global. Algunas claves de ese desarrollo están directamente relacionados al impulso que se le ha dado a las exportaciones en un país con una estructura socialista, la planificación a lo largo de 62 años de la China comunista y la apertura mundial. Poseer más de 5000 años de historia no es poco.

En términos de escala China es tres veces Argentina. Su cultura multiétnica está formada por 55 etnias, su población es heterogénea. El 55% de la misma no habla chino mandarín. La identidad y continuidad cultural es un aspecto contemplado en su escritura formada por símbolos que definen linajes patrilineales. En esa tradición, en primer orden el apellido de la persona, luego el nombre y luego el título. Un dato para tener en cuenta: la mención es por rango o título.  

Los medios de comunicación están controlados por el Estado y el partido de gobierno determina lo que se desea expresar. Las licencias o royalties están en manos del Estado. Es muy complejo desarrollar negocios vinculados a los medios. Todas las aplicaciones occidentales están prohibidas. Sin embargo, el partido comunista es avalado por toda la ciudadanía. 

Existe la cultura de la meritocracia. Los comunistas chinos confían más en la racionalidad elemental de la ingeniería que en la desprestigiada política. De hecho, para hacer carrera en los más altos cargos del Estado es conveniente tener un título universitario. Recientemente, la pandemia hizo sonar la alarma sobre el desperdicio de alimentos. 

Tradicionalmente, pedir muchos platos en China es una forma de mostrar generosidad a familiares, amigos, socios o clientes. Es el síndrome del que ha sido pobre. El año pasado, a raíz de la pandemia desatada por el COVID- 19, se puso en marcha la campaña “plato limpio” para no pedir de más, generar conciencia y consumir lo que se va a comer. La clave está en el desarrollo sostenible a largo plazo.

“El siglo de la humillación” 

También conocido como los “cien años de humillación nacional”, o “guerra del opio”, es como se conoce en China al período de intervención de las potencias occidentales, Rusia y Japón, en el país entre 1839 y 1949. 

Sin embargo, las reformas de Deng Xiaoping y los planes quinquenales sostenidos en el tiempo, han expandido su economía al mundo. La decisión de participar como bloque en el mercado global, aún bajo supedición de EEUU o el Reino Unido, han transformado su economía hacia la adquisición del conocimiento. 

El ascenso social de 500 millones de pobres a la clase media fue determinante en el plan estratégico. La clase media china creció 7 veces en 8 años. En la revisión del plan, el modelo rural fue dando lugar al modelo urbano. 

Durante los años 2011/2012 los campesinos migraron al interior de las ciudades mediante el fomento a la tecnología y los beneficios impositivos e incentivos para el uso de la tierra por 50/ 70 años. 

La nueva era XI

Xi Jinping, es el líder más poderoso en décadas. En el 2017 presentó en la apertura del Congreso, “Pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Características Chinas para una Nueva Era” que enfatiza los ideales comunistas y otros aspectos; un modelo económico más equilibrado, la armonía entre el hombre y la naturaleza, la absoluta autoridad del partido sobre el ejército y la importancia del modelo “un país, dos sistemas” bajo el cual se gobierna Hong Kong, con la mirada puesta en la reunificación de la isla rebelde Taiwán. 

Las reformas integrales contemplan la continuidad del modelo con el objetivo de convertir a China en una superpotencia mundial antes del 2050. Los analistas de la política coinciden: “con Mao, China se hizo independiente, con Xiaoping obtuvo riqueza y Xi los hará fuertes”.  

La inclusión de su pensamiento en la Constitución del Partido Comunista Chino PCCh fundado en 1921 e integrado actualmente por 91.914.000 de afiliados, le dará la autoridad para llevar el país en esa dirección. 

Por Lic. Silvia Ladino. Director Pyempresa. Vocal Cámara de Comercio Argentina-Paraguay. Consultor en Confederación Argentina de la Mediana Empresa CAME.