El 2 de diciembre rodarán los primeros utilitarios fabricados en La Plata

16 noviembre, 2021

Los primeros vehículos utilitarios Shineray T30, producidos en la ciudad de La Plata, pisarán el asfalto el 2 de diciembre, hecho que llena de orgullo y satisfacción a Fernando Marino, director de Ralitor S.A., la empresa automotriz que encaró este desafío. 

Marino contó en Ser Industria Radio que creó la empresa en 2004, junto a su amigo de la juventud, el contador público y desarrollador inmobiliario Rubén Robert, imprevistamente fallecido hace cuatro meses. Ambos realizaron intensas gestiones, se armaron de paciencia e invirtieron sus recursos y mucho tiempo, para dar los pasos necesarios que permiten llegar a esta instancia.  

Ralitor S.A., es representante oficial, importador y distribuidor en Argentina de las automotrices de la República Popular China Dongfeng Automobile para su marca de camiones DFM, desde 2009; Jiangling Motors para su marca de camiones livianos JMC desde 2012 y de Brilliance Shineray Chongqing Automobile para su marca de utilitarios livianos Shineray y de SUV SWM desde el año 2017.

Por estos días, en el predio de la ciudad de La Plata, que Marino y Robert compraron en 2013, se trabaja en los últimos detalles sobre los utilitarios, que no serán los únicos vehículos que se producirán en la planta. Ya están en foco nuevos objetivos: un camión de JMC model N900 de 4.000 kgs (la misma fábrica que produce la Ford Territory que se vende en nuestro país) y el camión marca DFM modelo 1216 de 12.000Kgs.

La pre-serie de unidades del 2 de diciembre, responde a una exigencia de China, que contempla una prueba de ruta y que los componentes de origen nacional funcionen adecuadamente. La producción en serie se iniciará en marzo de 2022.

¿Cómo se inició este proyecto?

La idea fue introducir un utilitario en el mercado. Por eso elegimos, este vehículo, pensando que el usuario final, pueda encontrar en el mercado de reposición partes nacionales. El propósito es que, si va a una Provincia lejana a Buenos Aires, encuentre en una casa de autopartes el repuesto, sin depender del concesionario. A partir de esto, nació el proyecto de fundar la empresa. Primero, comprábamos partes de un camión chino, Dongfeng DFM. Las llevábamos a Uruguay, a la planta de Nordex y desde Argentina exportábamos cubiertas, llantas, baterías, cristales, radiadores, embragues. En Uruguay se hacían los procesos constructivos: soldado, cataforesis, pintura, alguna parte brasileña y luego los importábamos desde aquí. Empezamos con un camión DFM1063 y tuvimos gran aceptación. Lo hicimos entre 2009 y 2014. Ese año, la ecuación no cerró más y comenzamos a traerlos terminados desde China. En ese transcurso nos entusiasmó la idea de hacerlos en Argentina. Para producir un vehículo en nuestro país, la ley decía que teníamos que tener un decreto presidencial de Terminal Automotriz. Iniciamos el expediente en el año 2012 y finalmente lo obtuvimos en 2017.

¿Cuáles son las partes producidas en Argentina?

El año pasado, con Rubén, comenzamos a transformar el predio e invertir en los fierros: puente grúa, nuevos pisos, techo, adecuarlo a las normativas de seguridad industrial… Estamos tramitando la ISO 9001 y todo esto culminará con la puesta en marcha, el día 2 de diciembre. Será con una pre-serie de la pick-up Shineray T30 producida en nuestras instalaciones con autopartes de integración nacional. Entre ellas, cubiertas Fate, llantas de Alfa Figueras de Rosario, cristales de Quilmes, de Cristem, baterías de Unión Bat; embragues de Wobron de Iar Metal, un gran amigo que nos apoyó y unas cuantas cosas más. Con eso llegamos al 30%, una integración interesante que esperamos incrementar. 

¿Cuál es el mercado para este vehículo?

Es un utilitario de mil kilogramos de carga útil, de tránsito ciudadano. Una pick- up con caja playa, motor naftero de 1400 cm cúbicos, que tiene una gran versatilidad. Desde 2017 lo traemos terminado desde China. La marca Shineray ya está aceptada en ese mercado. El 70% de la gente que lo compra, maneja el vehículo y el 30% restante lo adquieren empresas. Es un vehículo económico, vale dos millones y medio de pesos con IVA incluido, en relación a una pick- up que vale seis, siete millones.

¿Hay servicio de post venta en todo el país?

Tenemos una pequeña red de concesionarios en casi todo el país, de las marcas que representamos: Dongfeng, Jiangxi Jiangling y Brillo Shineray Chongqing. A partir de ahora, nuestro negocio tiene dos componentes: importar vehículos terminados y partes para producir en Argentina. En 2022 pensamos hacer cuatrocientas unidades en nuestro predio. Para nosotros es un número interesante porque somos una pequeña empresa y obviamente, nos interesa crecer en ese mercado.

¿Qué inversión hicieron? 

Cinco millones de dólares.

¿Cuáles son las dificultades para desarrollar este tipo de emprendimiento?

Fundamentalmente el crédito. Lo hicimos con mucho esfuerzo y dinero propio que se fue generando en el negocio. Por eso tardamos tantos años. Con crédito, hubiera sido más rápido.

Además del acceso al crédito. ¿Qué otra medida es necesaria para el sector?

La industria automotriz está muy regulada y nosotros, para hacer esto, estamos en condiciones. Nuestro grave problema es que no hay una diferenciación entre Ford, que es 100% de capital multinacional y nuestra empresa que es 100% de capital nacional y platense.  No hay un incentivo para que esta empresa siga su evolución a través de nuestras familias, crezca, sea más importante.

¿Tienen posibilidades de exportar?

Sí. La empresa nos permite exportar a Brasil. Tenemos que llegar a una mayor integración, porque la industria se divide, por un lado, entre productos para el mercado interno, que no necesitan toda la integración y tienen un certificado de Producción Nacional. Y por el otro, un certificado de Industria Argentina. Pretendemos, el año que viene, integrar más autopartes de origen Nacional y obtener el certificado de Industria Argentina para exportar al MERCOSUR.

¿Este crecimiento genera puestos de trabajo?

Si. Vamos a generar empleos directos y a contribuir, con las compras de las autopartes, en el empleo indirecto. Y también, hay una cosa muy importante: ampliaremos nuestra red de concesionarios que incluye la creación de puestos de trabajo.

¿Crear empleos le otorga beneficios a la empresa?

No, no tenemos ningún beneficio, no sé en otro momento. Esperemos que el tema sea tratado y que, en Argentina, en todos los emprendimientos de empresas como la nuestra, de pequeño y mediano porte, generar empleo no sea un problema.

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

La actividad metalúrgica presentó un crecimiento del 7,9% en agosto

El sector acumula un aumento del 7,6% durante los primeros ocho meses del año. En agosto también creció el nivel de empleo.

Hace 12 horas
Por

La inflación no cede: estiman que en septiembre fue de 6,5%

Consultora privada refirió que el índice asciende a 60,7% en el año.

Hace 19 horas
Por

Empresa descartó que una nube de vapor detectada en su planta genere riesgos a la comunidad

Oxbow Argentina, advirtió la situación en un control de rutina y envió un mensaje a la población de Ensenada.

Hace 1 día
Por

“Las empresas están sin rentabilidad”

Lo afirmó Salvador di Stéfano, quien analizó la inflación, el dólar soja y las paritarias. Pronosticó que la actividad económica “va a estar muy débil”.

Hace 2 días
Por

Hidrovía: cayeron las toneladas de mercaderías transportadas al norte de Santa Fe

Lo informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en base a un trabajo de la Comisión Permanente de Transporte de la Cuenca del Plata (CPTC).

Hace 2 días
Por

Presentan un nuevo Régimen de Fomento para la exportación de servicios del Conocimiento  

Permitirá alcanzar en 2023 alrededor de US$ 10.000 millones de ingresos de divisas por ventas de servicios al exterior.

Hace 2 días
Por