El escándalo de P&O Ferries es un problema global

30 marzo, 2022

La retórica corporativa en todas partes guarda cada vez menos relación con la realidad. Esa pérdida de credibilidad pone en peligro el sistema capitalista.

El sitio web corporativo de DP World es una lectura sorprendente a la luz del furor por P&O Ferries. La compra de la compañía naviera británica por parte del gigante de la logística con sede en Dubái hace dos años en un acuerdo de 322 millones de libras (421,7 millones de dólares) debería haber sido una noticia maravillosa en la era posterior al Brexit. DP World es enormemente rentable, al menos según su sitio web y su informe anual. En el último ejercicio fiscal, anunció unos ingresos récord de 10.800 millones de dólares, un 26,3% más que el año anterior. También está comprometida con cada panacea del manual de responsabilidad social corporativa.

La empresa tiene un objeto social (“hacer que el mundo fluya y cambiar lo que es posible para todos”); una misión corporativa (“conectarlo con las cosas que ama y necesita de manera más rápida, más inteligente y más sostenible que nunca”) y una letanía de pasiones corporativas que incluyen el crecimiento inclusivo, el desarrollo sostenible y marcar una diferencia significativa en el mundo. La empresa, que mueve el 10 % del comercio mundial, está “orgullosa de ofrecer soluciones logísticas integradas de clase mundial”, pero nunca olvidará dónde comenzó: en el mar.

¡Y hay más! DP World considera a sus empleados no solo como “esenciales para nuestro éxito”, sino también como miembros de nuestra “familia corporativa”. Esta política centrada en los empleados comienza asegurando que DP World respete los derechos humanos y cumpla con “las leyes nacionales y locales en los países donde operamos y buscamos excederlas en la medida de lo posible”. Implica “crear un ambiente de trabajo donde nuestra fuerza laboral se sienta valorada”. La empresa cuenta con sólidas políticas de igualdad de oportunidades, antidiscriminación y anti-bullying y acoso. Se extiende a un compromiso de crear una fuerza laboral más diversa, incluso utilizando una “lente de género” para “determinar exactamente cómo se apoya a las mujeres en términos de beneficios e inclusión”.

DP World codificó todo esto en 2019 en una nueva estrategia de sostenibilidad e impacto (“nuestro mundo, nuestro futuro”) que se desarrolló en respuesta a los comentarios de varias partes interesadas. Esta estrategia “establece una agenda clara” que incluye priorizar el “crecimiento económico sostenible e inclusivo” y crear “impactos positivos para las personas, las comunidades y los entornos en los que operamos”.

Cualquiera que juegue al bingo de RSE con el sitio web de DP World, llenará su tarjeta en un instante. Las grandes palabras de moda están todas allí en una profusión infinitamente repetida: propósito, misión, significado, sostenible, diversidad, partes interesadas e inclusión. También tiene algunas bonificaciones, “identidad sónica” además de “lente de género”. Pero cuando aplicamos las afirmaciones de DP World al caso de su subsidiaria, el maravilloso mundo de la “gestión de ganar-ganar” se convierte en perder-perder.

Probemos la ensalada de palabras corporativas de DP World contra la trágica realidad de su subsidiaria, P&O Ferries.

1. Crear un ambiente de trabajo donde la fuerza laboral se sienta valorada: el 17 de marzo, P&O despidió a 800 empleados, muchos de ellos por video, y utilizó exguardias de seguridad militares para escoltarlos fuera de sus barcos. Algunos de esos marinos habían trabajado para la compañía durante décadas.

2. Cumplir con las leyes nacionales en los países donde opera e intentar exceder esas leyes cuando sea posible: el director ejecutivo de P&O, Peter Hebblethwaite, admitió en una audiencia de la Cámara de los Comunes el 24 de marzo haber infringido la ley laboral británica al despedir a sus trabajadores sin pasar por el proceso de consulta con los sindicatos requerido por la ley británica. La empresa hizo esto conscientemente, dijo, porque sabía que el sindicato no estaría de acuerdo con su plan de reestructuración. Dos barcos de P&O, tripulados por personal nuevo, han sido detenidos por las autoridades por fallar en las pruebas de seguridad.

3. Crear impactos positivos para las personas, las comunidades y los entornos en los que opera: P&O tiene raíces profundas en muchas ciudades portuarias británicas como Liverpool, Hull y Dover porque ha estado en el negocio de conectar Gran Bretaña con el continente durante 150 años. Dos de sus barcos se llaman “Spirit of Britain” y “Pride of Hull”. La empresa ahora planea utilizar trabajadores extranjeros, contratados por un proveedor externo, a quienes se les puede pagar significativamente menos que el salario mínimo británico.

El único impacto positivo que P&O parece haber creado en Gran Bretaña es unir a todo el país en su contra. El Partido Conservador está tratando de competir con el Laborismo en indignación moral. El secretario de Transporte, Grant Shapps, ha pedido repetidamente la renuncia de Hebblethwaite y le ha dado una fecha límite para volver a contratar a los 800 empleados que despidió. A partir de entonces, hará que sea ilegal emplear trabajadores de transbordadores por menos del salario mínimo. El gobierno del Reino Unido también está revisando sus contratos con P&O, aunque se ve obstaculizado en las negociaciones por el hecho de que DP World administra terminales de envío en Southampton y London Gateway, que han sido elegidos para convertirse en puertos libres y, por lo tanto, buques insignia para la “nivelación” del gobierno. agenda.

El patrón corporativo de DP World es testimonio de dos cosas. La primera es que la última versión de la RSE, con su énfasis en las partes interesadas, el propósito corporativo y la sustentabilidad, se está globalizando. La segunda es que el lenguaje corporativo guarda cada vez menos relación con la realidad. Incluso dejando de lado el escandaloso comportamiento de P&O, existe una lista deprimentemente larga de discrepancias entre la teoría y la realidad. DP World se muestra elocuente sobre la diversidad. Pero es una empresa estatal en una sociedad tradicional del Golfo que podría describirse mejor como una “autocracia tribal” dominada por hombres. Los directores no ejecutivos de la compañía son todos hombres. Para su crédito, Mark Russell, uno de esos directores, renunció en protesta por el comportamiento de P&O.

¿Algo de esto realmente importa? Creo que sí. El mundo sufre una crisis general de confianza en las instituciones que, en el mejor de los casos, conduce al cinismo público y en el peor, alimenta revueltas populistas contra un establecimiento remoto y supuestamente engañoso. Sin embargo, las instituciones sólidas son lo que nos distingue de los estados autoritarios como Rusia o estados fallidos como Afganistán. Las empresas que hablan un idioma que guarda poca relación con la realidad no solo socavan la confianza en sí mismas; socavan la confianza en todo el sistema capitalista.

Por Adrian Wooldridge, periodista especializado.

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

Cómo formar segundas líneas exitosas 

Las segundas líneas son centrales en la vida de las PyMEs. El empresario debe perder el miedo a compartir el poder, porque no hay delegación exitosa sin empoderar a los miembros del equipo.

Hace 19 horas
Por

Un sistema más que un Canal

El Canal Magdalena es fundamental para conectar los puertos fluviales y marítimos argentinos y reconstituir la histórica ruta costera que, conectó a América del Sur por el Estrecho de Magallanes.

Hace 2 días
Por

La Argentina no ejerce soberanía en el Atlántico Sur  

Somos un Estado Marítimo invadido y disputado y no ejercemos en el mar argentino y sus archipiélagos una administración plena.

Hace 2 días
Por

Intercambio de información entre Argentina y Estados Unidos: ¿la mesa está servida?

Martín Litwak analiza el acuerdo anunciado por Sergio Massa durante su último viaja a EEUU y la insistente apelación de los gobiernos argentinos al miedo.

Hace 1 semana
Por