Buenos Aires

15°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 71.50

Venta

$ 76.50

Euro

Compra

$ 84.92

Venta

$ 85.34

Real

Compra

$ 13.60

Venta

$ 13.60

Provisto por

“El Presidente de la Nación debería juntarse con las Pymes”

Martes 14 de Julio, 2020

Lo aseguró Silvio Zurzolo, presidente de la Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires (ADIBA). Al analizar la crítica situación productiva y laboral que vive Argentina, opinó que Alberto Fernández está cometiendo un error estratégico al no reunirse con las entidades Pymes más representativas. 

En una entrevista concedida a Ser Industria Radio, el titular de la entidad que recientemente celebró su 42 aniversario, sostuvo que muchos políticos desconocen la realidad de la industria y del comercio, por eso toman medidas que no aportan soluciones. 

También puso énfasis en la necesidad de lograr la unidad entre las entidades gremiales empresarias y en ese sentido destacó que desde hace tres años están trabajando con la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA).

Miles de Pymes cierran y el desempleo sigue creciendo tras más de 100 días de cuarentena. ¿Qué análisis hace de la situación en la provincia de Buenos Aires?

La industria argentina en general viene de un proceso muy largo de contracción. Son casi ocho años con números no buenos y además 24 meses antes de la pandemia con caídas. Estamos hablando que en marzo de 2018 teníamos una caída y en marzo del 2019 una caída sobre esa caída. Cuando pensábamos que en el 2019 la situación no iba a ser tan dramática, porque veníamos de un 2018 en caída, seguimos cayendo y así nos agarró la pandemia, muy mal parados. Ahora tenemos el AMBA y algunas localidades en el interior en fase 1, pero el resto en fase 3, 4 y 5. Eso genera varios problemas. El primero es que la empresa que puede producir, tiene la mitad de los comercios abiertos donde puede vender sus productos. El segundo es que la pandemia y las decisiones de los intendentes y del Estado hacen que las industrias que fabrican lo mismo, en una localidad puede abrir y en otra no. Eso hace que la fábrica que está cerrada pierda clientes. Entonces a través de un DNU se está haciendo que una industria sobreviva y otra muera. Esto no es una crítica, es un análisis de lo que está pasando, es concreto y real. Además, hay que sumarle todo el pago de impuestos que algunos intendentes lo han prorrogado, pero hay que pagarlos igual. Es como que nos están poniendo el respirador, sabiendo que vas a morir. Se hace muy difícil pagar los impuestos, aguinaldos, sueldos, alquiler, cuando no producís. Las industrias que están abiertas en su mayoría están en una venta muy inferior a la del 2019 y ya veníamos de 24 meses de bajas.

¿Esta situación tan dramática se expande por toda la cadena de la economía?

A veces tomamos decisiones o pensamos solamente lo que pasa en el AMBA y el país es muy grande, hay distintas necesidades y distintas formas de convivir. A lo mejor en el AMBA para una empresa es mucho más fácil despedir una persona que en el interior. Buenos Aires es una Provincia muy difícil, porque son comunidades chicas, donde los hijos van al mismo club, comparten la vida diaria, se conocen. Seguramente lo que va a hacer esa Pyme es no despedir a ningún empleado y un día cerrará sus puertas. Eso es mucho más grave porque no sólo se van perder los puestos de trabajo de todos, también se hace muy difícil recuperar una industria cerrada.

¿Esa situación desigual entre los municipios se plantea a nivel provincial? 

El diálogo es muy fluido. Tenemos una mesa de crisis, nos juntamos con el ministro Costa todas las semanas y ahí vamos viendo agenda. El ministro va acercando a los actores que necesitamos. La verdad que es un vínculo muy fluido y nosotros explicamos cuál es nuestra postura, por qué necesitamos tal cosa y ellos nos dicen lo que pueden dar y lo que no. La semana pasada el Gobernador hizo varios anuncios que realmente van en línea con lo que nosotros pedimos. Obviamente que no alcanza, pero si entendemos que es un gran gesto y estamos convencidos que es la forma de trabajar. Es un gran cambio con respecto a los últimos años, no hablo solamente del último gobierno, sino desde que estoy en la gremial empresaria nunca hubo una mesa de diálogo concreta y seria como esta.

¿En esa mesa se ha planteado la necesidad de una ley Pyme?

Sí, por supuesto. Hemos planteado una ley Pyme, hemos planteado el hecho de que haya un gran cambio con respecto a los impuestos, hemos planteado el tema de las

tasas municipales. Hoy hay municipios que están creando tasas nuevas, aunque parezca mentira. Trenque Lauquen ha creado una tasa de emergencia. A veces uno ve que hay determinada clase política que lo único que le importa es recaudar tanta plata para poder pagar todo e inventa una tasa cuando en su localidad el comercio y la industria están cerrando. Todos estos temas han sido hablados. El tema de créditos a tasa cero en su momento, que cuando salió la tasa a 24% decíamos que no alcanzaba, que en ningún país del mundo se puede dar una tasa a 24% para pagar sueldos, esa es una tasa que deberíamos tener para comprar máquinas y para crecer.

Cuando surgen estos créditos con tasas al 24% para pagar sueldos. ¿Los funcionarios no advierten que no son una solución ni un paliativo?

Sinceramente creo que el político se sienta en un escritorio, ve que hay una inflación del 40% y piensan que una tasa del 24% está por debajo de la inflación. Pero no recorren la Provincia para entender la problemática, ese es el gran problema que tenemos desde siempre en este país El Presidente sentado en un escritorio no tiene conocimiento de la industria ni del comercio. Creo que esta bueno tener abogados y economistas, pero no te alcanza para tomar decisiones importantes cuando tienen que ser para producción. Ahí tenés que tener a gente de la producción y eso falta a los gobiernos.

¿A nivel provincial, los empresarios Pyme pueden tener mayor protagonismo a la hora de tomar medidas de reactivación económica?

La verdad que hay una división en el ministerio de Producción bonaerense. Está Ariel Aguilar que viene de la gremial empresaria, una persona que conoce y creo que está articulando lo que estoy hablando. Tiene mucho que ver con nuestra introducción a esa mesa del ministerio. A nivel nacional, la foto del 9 de julio, si bien soy miembro de la UIA y creo que es la entidad la más importante, no se vio a ningún Pyme. Estaba la Sociedad Rural, la CAC… Me parece que el Presidente, si quiere defender a las Pymes y piensa que el país sale con las Pymes como lo dice y estoy convencido de que lo piensa, debería juntarse con las pequeñas y medianas empresas, porque si no, está tomando decisiones en defensa de las Pymes sin haberse juntado con ellos.

¿Respecto a esto también es necesario trabajar en la unidad de la gremial empresaria Pyme para que no haya tantas entidades?

Hace tres años que venimos hablando de que tiene que haber una unidad empresarial y estamos trabajando con UIPBA en ese sentido.  Qué país que tenemos que en la provincia de Buenos Aires hay dos entidades industriales, que nacieron el mismo mes hace 42 años, porque no se pusieron de acuerdo y estuvieron casi 39 años peleándose y consiguiendo muy poco. Nosotros hace tres que estamos trabajando juntos. No digo que hemos conseguido mucho, pero sí estoy seguro que logramos muchísimo más que en esos 39 años y creo que esa es la clave. Unificar las entidades y que sean representativas, no individuales. Es un proceso. Como todas las entidades en nuestro país, fueron dirigidas por monarcas durante muchos años que se pensaban que eran dueños. Gracias a Dios en la gremial empresaria eso está cambiando y es un gran un gran comienzo.

Si las Pymes son el motor de la economía. ¿Por qué cree que no los convoca el Presidente?

Creo que ahí hay un error estratégico del Presidente. Que entienda que uno lo dice de buena forma, es una crítica constructiva para que salgamos adelante como país. Debería estar sentada la Pyme ahí, pero debería haber un trabajo cotidiano de relaciones y también con el sindicato porque hay un gran tema para trabajar que es dejar de vernos de reojo y trabajar juntos. Si a una Pyme le va bien, seguramente va a tomar más empleados, va a poder pagar mejores sueldos. Tenemos que sentarnos en una mesa para conocernos y generar confianza. Con el sindicalismo nos reunimos una vez por año para discutir paritarias, justamente creo que es el único tema en la cual vamos a discutir. El resto vamos a estar de acuerdo y sin embargo nos juntamos en el único tema que es más difícil ponerse de acuerdo y generamos broncas y un montón de cosas que le hacen mal al país y a la producción.

¿Este escenario genera las condiciones para debatir una reforma laboral?

Creo que la reforma laboral hay que debatirla. Lo que pasa es que a veces se malinterpreta. La reforma laboral hay que trabajarla porque el mundo cambió, el mundo laboral cambio, la transformación digital está dando pasos agigantados, ya está en nuestro país hace rato y se necesitan nuevas leyes y nuevas reglas de juego. A veces el sindicalismo empieza a pensar que uno lo que quiere es sacarle los privilegios que tienen y acá estamos hablando de cosas totalmente distintas, estamos hablando de adecuarnos al mundo porque si no el país no va a poder venderle al mundo lo que produce.

 ¿Cuál es el camino de salida en esta gran encrucijada para las Pymes?

Es una pregunta compleja. Hace ya tres años que venimos haciendo un Congreso de 4.0 porque creo que la transformación digital al revés de lo que muchos piensan, es una gran oportunidad para las Pymes argentinas. Primero porque es mucho más fácil que una empresa chica logre la transformación digital. Para una empresa grande de 500, 600 empleados es más difícil cambiar el chip a todos, le cuesta muchísimo más que a una de 15 o 20 empleados. Eso nos pondría en iguales condiciones a cualquier empresa del mundo a nivel tecnología y ahí creo que tenemos una capacidad de recurso humano y una capacidad de movernos por nuestra historia de país que nos posiciona muchísimo mejor que cualquier otra nación. Sería el gran avance que tendríamos que hacer para para poder salir.

Es un camino largo, hay que arrancar con infraestructura. Hoy hacés 100 kilómetros de Capital Federal y lo teléfonos te andan mal, no hay red de fibra, una autopista, para trabajar los datos digitales. Ahí estamos perdiendo tiempo. Necesitamos un gobierno y una oposición que sean inteligentes, que hagan leyes rápidamente y que podamos generar las plataformas para subirnos a esa transformación que ya está y que en Argentina hay muchas empresas que lo están haciendo. Pero como siempre, lo estamos haciendo medio atado con alambre y empiezan a surgir los problemas. Tiene que haber un Estado que de créditos blandos para comprar maquinaria, un Estado presente para que no haya monopolios como los hay, para que las grandes empresas que no le vendan a las Pymes argentinas en dólares más caros que lo que lo hacen en el mundo como por ejemplo ACINDAR. Me parece que ahí tenemos que enfocarnos.

También te puede interesar:

“Si se hacen bien las cosas, emitir no implicará hiperinflación”, afirmó Gabriel Rubinstein

“Expropiar Vicentin no es una buena decisión”