Buenos Aires

14°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 94.50

Venta

$ 100.50

Euro

Compra

$ 113.67

Venta

$ 114.14

Real

Compra

$ 19.19

Venta

$ 19.24

Provisto por

“Esta ley viene a romper con el monopolio y verticalismo del sistema eléctrico nacional”

Jueves 10 de Junio, 2021

La diputada provincial Rosío Antinori habló sobre el proyecto de ley de adhesión a la norma Nacional de Régimen de fomento a la generación distribuida de energía renovable que presentó y que hace unas semanas la cámara baja bonaerense dio media sanción.

La legisladora señaló en Ser Industria Radio los alcances de la iniciativa, sus expectativas de que reciba pronto tratamiento en el Senado y la necesidad que tiene el país de cambiar su matriz energética. 

¿Qué implica la aplicación de esta norma?

Es una ley muy importante. Porque viene a romper con el monopolio y verticalismo que significa nuestro sistema eléctrico nacional, en el cual hoy todos somos agentes totalmente pasivos y no podemos hacer nada. Con esta norma aparece una nueva figura, que es este usuario generador que empieza a tener derechos. Porque vamos a poder, no solamente en nuestras casas, sino también en nuestro comercio, en nuestra PyMe, poner nuestro panel solar o nuestro mini aerogenerador, generar energía renovable para el autoconsumo y eventualmente, si nos sobra, inyectarla en la red. Esto claramente se va a ver después discriminado en la factura, donde va a estar lo que consumí y tomé desde la distribuidora y lo que generé y le vendí a la misma; entonces claramente voy a tener factura mucho más accesible. Esto hace que las PyMes y los comercios, que hoy están pasando por momentos económicos complicados, puedan tener un alivio en la factura y hacer sus productos mucho más competitivos. Además, claramente esta ley va a activar el circuito económico y a generar muchos puestos de trabajo. Ya hay personas que se están capacitando y van a poder empezar a trabajar e instalar los paneles solares, hacerles mantenimiento. Es muy importante que la Provincia empiece a generar propuestas laborales nuevas.

¿La iniciativa también contempla el financiamiento y créditos para adquirir los paneles o elementos necesarios?

Sí, hay un artículo que le pide al Poder Ejecutivo que articule con el Banco Provincia una línea de créditos específicamente para adquirir la tecnología en lo que es generación distribuida. Además, hay un beneficio, me parece importante, que establece una exención impositiva de ingresos brutos, lo cual también va a ayudar a que el usuario nuevo, generador de energía, cuando quiera adquirir la tecnología también piense en que va a encontrar ese beneficio. Buscamos impulsar este plan, que quizá tarde unos años en amortizar, pero después, claramente, se va a pagar mucho menos y se va a empezar a generar la propia energía. De alguna manera se va a independizar del sistema eléctrico nacional y lo más importante es que va a ayudar a cuidar el medioambiente y no va a emitir gases de efecto invernadero, que tanto daño está haciendo el cambio climático.

¿También habrá un desarrollo de energía eólica en la Provincia? 

Sí, sin duda. En lo que son los grandes proyectos de generación de energía renovable, la eólica lidera porque tenemos el recurso, el viento nuestro es buenísimo, incluso me animo a decir que mejor que en la Patagonia porque es mucho más constante, no tan fuerte y eso ayuda a que los molinos generen con mejor calidad. En general, en generación distribuida, como es para un hogar, una PyMe, la tecnología que más se instala son los paneles solares o aerogeneradores más pequeños y a otra escala. La tecnología en lo que es renovables, ha avanzado mucho. Antes necesitábamos mucha radiación solar para generar energía y hoy los paneles generan, aunque esté nublado. Ha cambiado tanto que yo creo que va a seguir surgiendo nueva tecnología para uso hogareño.

En la idea de cambiar la matriz energética hacia lo renovable, ¿el Estado cómo debería actuar para acelerar el proceso?

Este es el gran desafío que tenemos en este siglo XXI, no solamente en el país, también a nivel mundial. En la última reunión de Davos, donde los empresarios del mundo se juntan a debatir distintas cuestiones, salió que una de las preocupaciones más grandes que tienen los empresarios al momento de hacer negocios es el cambio climático. Argentina está muy bajo, un día pico podemos llegar a generar 13% de renovable y la verdad es que los objetivos que tenemos por ley es un 20% al 2025 que esperamos que se cumpla. Además, creo que tenemos que apretar el acelerador y seguir poniendo metas, cumpliendo esos objetivos y avanzar. Para eso tenemos que seguir generando políticas públicas, legislando, seguir abriendo programas que aceleren esta transición energética. La generación distribuida es un pasito más.  Tengo un montón de propuestas presentadas en la Cámara de Diputados que tienen que ver con acelerar y mejorar esta transición energética, para el agro, la industria, distintos sectores que están esperando y quieren ser parte.

¿En la Legislatura avanzan esas propuestas? ¿Hay diálogo con el Poder Ejecutivo?

Estos proyectos de ley están presentados en Diputados, en tratamiento en distintas comisiones, algunos más avanzados, otros no tanto. La Cámara no está teniendo reuniones de comisión muy seguido, eso hace que salgan mucho más lento los debates y el tratamiento de las leyes. Por otra parte, con el actual Ejecutivo, tuvimos una sola reunión sobre generación distribuida y creo que no hay mucho interés, están preocupados por otras cuestiones. Cuando hablé en el recinto sobre generación distribuida arranqué contando una verdad que duele, que a nivel Nación en el primer trimestre de este año se invirtió el doble en subsidiar la tarifa eléctrica del gas y de la electricidad en el Conurbano de lo que se invirtió en la pandemia en todo el país. Fueron 110 mil millones en tarifa y 58 mil en la pandemia, incluida la compra de vacunas. Hay una mirada muy centrada en el subsidio y en el conurbano. Siguen con esas políticas de subsidios, que del año pasado a este año se incrementaron un 228%, porque las tienen que mantener hasta las elecciones. Sino no se entiende porqué el Estado invierte más en subsidios a la electricidad y al gas que en la pandemia. Quiero acotar, porque me van a decir que la gente necesita estos subsidios, que en el conurbano el 50% de las personas de clases más humildes, no tienen gas natural, usan garrafa que no tiene estos subsidios. Entonces no son políticas para que lleguen a quien más lo necesita, sino generalmente, benefician a los grandes consumidores y justamente no son los sectores más vulnerables. Lo cuento porque me parece que por ahí está hoy el debate político y lo que le importa al Gobierno. Por eso las renovables no avanzan ni se debate todo lo que se deberían debatir en cuestiones energéticas.

Si el gobierno se mantiene, como estás describiendo, indiferente.  ¿Es muy complicado para el sector privado este desarrollo? 

Si, ya vemos como el sector privado ha frenado las inversiones esperando señales y como empiezan a aparecer problemas que tendríamos que estar superando. Teníamos al buque regasificador en el puerto de Bahía Blanca, logramos que se fuera, que abandonara nuestro país y nuevamente está en el puerto de Bahía Blanca. Eso significa que estamos, otra vez, necesitando comprar gas a otros países porque no podemos generar nuestro propio recurso energético. La verdad es que es todo un símbolo y eso hacen las políticas erróneas, las malas decisiones. Creo que nos van a volver a llevar a transitar momentos energéticos difíciles. Igualmente, las renovables llegaron para quedarse, son la opción. A nivel mundial el mundo va a seguir avanzando en tecnología, cada vez se van a volver más competitivas y tenemos que seguir impulsándolas porque van a seguir creciendo, incluso a costa de que el Estado no ayude.

¿El campo también tiene posibilidades de generar renovables para impulsar su actividad?

Por supuesto. El agro tiene una posibilidad de biomasa muy importante para desarrollar, para agregarle valor a la materia prima y empezar a trabajar en nuevas opciones. Tenemos un montón de proyectos que tienen que ver justamente con todo lo que el campo demanda, para empezar a transformar su producción. El campo argentino es el sector que más ha crecido en innovación y tecnología en los últimos años. Necesita que lo acompañemos con políticas públicas, que le sigamos dando las herramientas y posibilitando ese crecimiento. En eso hace mucho que vengo trabajando. Lo mismo para la industria que está pidiendo convertir sus residuos en materia prima para generar energía y que los certifiquen cuando tienen políticas sustentables. Trabajé con los empresarios una ley de educación maravillosa porque me la pidieron ellos, una ley de responsabilidad social y ambiental para las empresas. Los propios empresarios nos dijeron “queremos que nos castiguen y nos premien si nosotros trabajamos en forma sustentable”. Hay muchísimo por hacer y hay que seguir empujando estas iniciáticas que tienen que aparecer porque necesitamos llegar a emisiones cero en los próximos años.

¿De la mano de estos cambios también está el desarrollo de autos eléctricos? 

En el AMBA circula la flota de colectivos más grande de toda Latinoamérica, 18 mil unidades de colectivos. Urgentemente tenemos que empezar a trabajar en vehículos sustentables, híbridos, eléctricos, avanzar en lo que es biocombustible. La verdad es que ahí tenemos un gran desafío que como tal es una gran oportunidad de seguir fabricando, porque ya tenemos y habrán visto algunos pequeños vehículos eléctricos de fabricación nacional, en Morón, Santiago del Estero y Córdoba. ¿Por qué no podemos empezar a fabricar nuestros colectivos? Es un gran desafío porque tenemos que dejar de emitir tantos gases de efecto invernadero pero, también es una oportunidad de negocios, de una cadena de valor para la industria enorme que se abre y que tenemos que empezar a trabajar. Las posibilidades son enormes porque en distintos encuentros que hemos tenido, en el Congreso Nacional se debatió este tema y me he encontrado con referentes de otros países diciéndonos, que salvo en Brasil y México, no hay capacidad de fabricación, ni automotrices en ningún otro país de América Latina. Hay un mercado muy grande y un enorme potencial de generar nuevos negocios. Me parece que tenemos que seguir trabajando en ese tema, tengo varios proyectos trabajados impulsando la movilidad eléctrica en la Provincia, he hecho distintas actividades y creo que es una deuda pendiente a nivel nacional.

¿Para ello es clave bajar impuestos y crear incentivos para que los usuarios?

Sí, las leyes tienen que evaluar distintos regímenes de promoción de acuerdo a dónde van a circular y las posibilidades que tengamos. En provincia de Buenos Aires nuestra legislación trae exenciones impositivas, pero además es un régimen de promoción que tiene que ser mucho más amplio y tenemos que pensar en todo. Dónde van a estar los cargadores, quiénes los van a poner, un montón de cuestiones que hacen a la movilidad eléctrica, que no es solamente bajas impositivas. Sí claramente hoy tiene ventaja en este tema Capital Federal porque allí los vehículos eléctricos no pagan patente, entonces ya se está dando que la gente quiere patentarlos en la CABA para ahorrar este impuesto.