/Frías reclamó seguridad para los pescadores embarcados

Frías reclamó seguridad para los pescadores embarcados

El secretario general de la Asociación de Capitanes y Patrones de Pesca, Capitán y Piloto de Pesca, Jorge Frías, aseguró que el Decreto para renovar la flota pesquera “no resuelve la muerte de los tripulantes de hoy”. Afirmó que las autoridades de éste y de los gobiernos anteriores saben que se desperdicia más de 30 mil toneladas de pescados.

También habló sobre la concentración pesquera en Mar del Plata. Y puntualizó que para mejorar la productividad es necesario “mejor equipamiento para las capturas y mejor educación del tripulante”.

Pregunta: ¿Cómo marcha la promocionada renovación de la flota pesquera?

Respuesta: Si bien el Ejecutivo Nacional recientemente dictó el Decreto de Necesidad y Urgencia 145/19 “Lineamientos para la modernización de la flota pesquera”, que establece que los buques pesqueros no podrán exceder los 40 años de antigüedad, a la vez reconoce que más del 50% de la flota pesquera tiene una antigüedad superior a los estándares internacionales, y fija un plazo de cumplimiento hasta 2040; sin dudas esta medida generará trabajo en astilleros y permitirá a las empresas acceder a financiación para renovar sus buques, pero es claro que no atiende la urgente necesidad de dar mayor seguridad a los tripulantes pesqueros, por lo tanto, y como lo hemos expresado en una carta abierta al presidente Mauricio Macri, este DNU no resuelve la muerte de los tripulantes de hoy.

P: ¿Se ha avanzado en materia de la seguridad de los trabajadores embarcados?

R: Las tareas desarrolladas el año pasado por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien escuchó a los sectores involucrados, y a quien conjuntamente esta Asociación de Capitanes de Pesca, con la CAPeCA y Prefectura, han sido provechosas, pero esto hace al equipamiento y capacitación para actuar ante la emergencia; es necesaria la renovación de la flota, que los buques posean los medios y la disposición acorde a los lineamientos trazados por la OMI y la ITF, y que como afirmaba anteriormente, no se avizora el pronto reemplazo de los buques más vetustos y obsoletos que hoy operan en el mar argentino.

P: ¿Hay concentración empresaria de la pesca en Mar del Plata?

R: Mar del Plata es la localidad que cuenta con mayor concentración, hay grandes empresas pesqueras que cuentan con flota mixta, congeladores y fresqueros, y muchas pequeñas dedicadas a la pesca fresquera de altura y costera. En los últimos años, muchas han extendido su operatoria a las aguas patagónicas a la pesca del langostino.

P: ¿Los gobiernos nacional y provincial, toman medidas para evitar la concentración?

R: Los gobiernos pueden dar facilidades para la radicación de empresas, ello redundaría en mayor mano de obra ocupada y movimiento de divisas en la región, por ello no creo que quieran evitar el emplazamiento empresario. En nuestro caso, que trabajamos a bordo de los buques, las facilidades se aplicarían a la operatoria portuaria, puesto que la concentración de buques se vincula a la cercanía del caladero, y en épocas de veda de la especie objetivo esos buques regresan a su puerto de asiento o son direccionados a astilleros para tareas mantenimiento o reparaciones.

P: ¿Llegaron inversiones extranjeras a la actividad?

R: En la actividad hay empresas de capitales extranjeros desde sus orígenes, los rusos, en los ’90 españoles, luego italianos, canadienses y chinos, entre otros.

P: ¿Hay que dividir la actividad del sector entre los que se dedican a la pesca de langostinos y los que van tras otras especies?

R: Las principales especies que se pescan en el mar argentino, por su importancia económica son la merluza común, el calamar y el langostino. Para cada una de esas especies se utilizan artes de pesca diferentes, en ese aspecto las actividades están divididas de hecho.

P: ¿El boom del langostino llega a los bolsillos de los trabajadores de la pesca?

R: Los trabajadores pesqueros capitanes, oficiales de puente, de máquinas y marinería, por convenio laboral tienen su salario atado a la producción, por lo tanto la abundancia del langostino ha beneficiado a las empresas y a los tripulantes

P: ¿Hoy en Argentina se le agrega valor al pescado o se lo exporta para que se realicen procesos productivos?

R: En nuestro país hay diferentes tipos de plantas de procesamiento, algunas de corte con diferentes grados de elaboración, y conserveras. En algunas especies, como anchoíta y langostino se ha exportado a granel para ser procesada en otras latitudes, por ejemplo Perú; sobre esta cuestión el presidente hizo hincapié en la última reunión de la Mesa de la Pesca, donde pidió a los empresarios que se procesen las especies en territorio nacional.

P: ¿Qué medidas hacen falta para mejorar la productividad y generar fuentes de trabajo?

R: La productividad se mejorará con mejor equipamiento para las capturas y mejor educación del tripulante, las fuentes de trabajo a bordo se limitan a la cantidad de buques autorizados a la pesca.

En planta de procesamiento y en la cadena de comercialización y logística sí se puede y se debe emplear más mano de obra, esto será posible con sólo traer todo lo pescado a puerto. Hoy en el mar argentino se descartan 30 mil toneladas de pescado, alimento que se tira al mar, se desperdicia, y las autoridades de este y de los anteriores gobiernos lo saben.

Todos conocemos la importancia que tiene el pescado en la alimentación de grandes y chicos, los beneficios que aporta a la salud, y que en nuestro país la tasa de consumo es muy baja si se compara con lo recomendado por la FAO. Excusas hay muchas, que no cuenta con mucha difusión, que el  elevado precio, que no se consigue. Pero estoy convencido que esto se puede y debe revertir, es por eso que desde hace años esta Asociación de Capitanes de Pesca impulsa la aplicación del Descarte Cero, incluso hemos producido un film sobre el tema que puede ver nuestra web. En la actualidad, la provincia del Chubut impulsa un proyecto con la flota costera que tiene asiento en Rawson para promover la comercialización del pescado no tan comercial, ya sea por su talla o especie de escaso valor, en la sociedad. Es importante destacarlo, y estoy convencido de que se puede aplicar en todos los puertos.

Por Darío Ríos.