Buenos Aires

18°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 133.00

Venta

$ 141.00

Euro

Compra

$ 137.79

Venta

$ 138.33

Real

Compra

$ 26.51

Venta

$ 26.53

Información de Provista por

“La resolución del juez Griesa es una extorsión imposible de aceptar”

Télam Buenos Aires 13/01/2014 El ministro de Economía, Axel Kicillof, junto al ministro de Agricultura , Carlos Casamiquela, brindó una conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda, donde realizó anuncios para el sector agropecuario. Foto: Tito La Penna/Télam/ef

Miércoles 27 de Agosto, 2014

El ministro advirtió hoy que si el Parlamento “no hace nada, ratifica la sentencia de Griesa”. Lo hizo al comenzar a exponer en un plenario de Comisiones del Senado sobre el proyecto de ley de pago soberano.

El Gobierno defendió hoy en el Senado el proyecto de ley de Pago Soberano de la deuda externa, al tiempo que acusó a los fondos buitre de “atacar a la Argentina y a su moneda” y advirtió que cumplir la sentencia de pago del juez estadounidense Thomas Griesa podría implicar un retorno a la crisis de 2001 debido a que pone en peligro el proceso de reestructuración llevado adelante en 2005 y 2010.

El ministro de Economía, Axel Kicillof; el secretario Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zanini; y la titular de la Procuración del Tesoro, Angelina Abbona, fueron los encargados de exponer el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo ante un plenario de las comisiones Presupuesto y Hacienda y de Relaciones Exteriores del Senado.

Kicillof aseguró que existe un plan de parte de los fondos buitre para “atacar a la Argentina y a su moneda”, e instó al Parlamento a tomar posición para no convertirse “en una escribanía” del juez Griesa.

El ministro consideró que la resolución del juez estadounidense “es una extorsión imposible de aceptar” y que fue escrita “por los fondos buitre”.

Enfatizó que el magistrado en su fallo sostiene que “se debe pagar el 100 por ciento de la deuda que se defaulteó en 2001” y que si esto sucede, “obviamente todos los demás (bonistas con títulos reestructurados) tienen derecho a reclamar lo mismo”.

“Este es un asunto político y hay un plan de los buitres para la Argentina”, subrayó el ministro, y detalló que dentro de los objetivos de ese sector figuran “la devaluación, pegarle al país, no dejarle pagar en otro lado y no dejarle acceder al sistema financiero internacional”.

Durante un plenario de comisiones del Senado en el que se buscará esta tarde dar dictamen favorable al proyecto de Ley de Pago Soberano, Kicillof dijo que existe “una coyuntura que no admite la abstención, que requiere una posición positiva y alternativa que le permita a Argentina seguir honrando sus compromisos externos ante la amenaza de Griesa de bloquear fondos de nuestra deuda, con el solo propósito que es que un uno por ciento reciba una ganancia usuraria”.

Zanini, por su parte, afirmó que si Argentina acataba la orden judicial estadounidense de pago de la deuda a los fondos buitres “volvería automáticamente a 2001”, y consideró que el juez, con su fallo, “ha tomado de rehén a los tenedores de bonos para obligar a la Argentina a crear otra vez un gigantesco default”.

El funcionario enfatizó que la ley de pago soberano de la deuda a los bonistas “no es una ley para evadir ninguna sentencia sino que busca cumplir con sus obligaciones”.

“En este texto de ley, básicamente, se dispone no el canje de la deuda sino el pago soberano local. Es un capítulo más para que nadie diga que Argentina no cumple con sus obligaciones”, explicó Zannini.

Indicó que “hay una sentencia imposible de ser observada y Argentina busca el mecanismo para poder cumplir con sus acreedores, no solo con los que aceptaron las reestructuraciones, sino también con los que no aceptaron y quieran recibir su pago”.

El funcionario reiteró que la nueva ley “no obliga a los bonistas” a elegir a la Argentina como lugar de pago, tras lo cual reconoció que “esto no invalida a los que quieran quedarse en otras jurisdicciones, pero lleva el camino a modificar toda la deuda argentina a jurisdicción argentina”.

Zanini dijo además que “es mentira” que el Gobierno sea “duro negociando con el futuro del país. Se negocia para solucionar el problema, no para trasladarselo a otros gobiernos”.

Al término de la exposición de Zannini, la Procuradora del Tesoro, Angelina Abbona calificó como “un artilugio y una estrategia judicial” la resolución del juez Griesa y consideró que “intenta perjudicar la reestructuración” efectuada por Argentina en 2005 y 2010.

Abbona sostuvo que lo que estaba en juego era “la inmunidad soberana” del país y consideró que los bonistas “son rehenes” del magistrado, que determinó que los fondos que Argentina depositó en las cuentas del Bank of New York queden bloqueados y por lo tanto impidió el cobro a los tenedores de deuda reestructurada.