“La pandemia por el coronavirus favorece la renegociación de la deuda”

15 junio, 2020

Argentina se encuentra en un laberinto económico y en gran medida podrá salir de él si alcanza un acuerdo con los acreedores. La pandemia del Covid-19 que atraviesa al mundo, para el licenciado en Administración y especialista en Finanzas, Juan Pablo Zambotti, es un factor favorable para obtener un resultado positivo en la renegociación de la deuda externa.

Sin embargo, Zambotti se mostró cauteloso y señaló que medidas como el anuncio de un proceso de expropiación de la empresa agroexportadora Vicentín, son una mala señal para los bonistas extranjeros. “Más allá de que esté bien o mal, se hace en un mal momento”, dijo a Ser Industria Radio.

Además, manifestó en las últimas décadas “Argentina nunca tuvo un programa económico”. En ese sentido, afirmó que es necesario que todos los sectores políticos logren un consenso para planificar el futuro productivo del país. 

¿Cómo resumirías la situación económica presente y futura de Argentina?

La situación es complicada a nivel local pero también a nivel internacional. Somos un país que tienen muchos problemas económicos y nos afecta todo lo que pasa en el resto de un mundo que está en medio de una pandemia mal manejada. Somos un paciente en terapia intensiva y cualquier complicación nos acerca a la muerte. Porque además veníamos de una situación muy mala, no es que el coronavirus nos agarra en un momento de crecimiento. En los últimos dos años del gobierno de Macri veníamos con una caída del PBI. Nos toma en muy mal momento y nos lleva a uno mucho peor porque implica un montón de riesgos que antes de la pandemia estaban latentes y ahora están mucho más cerca. Siempre planteo que Argentina es una Ferrari que va a 400 kilómetros por hora pero que lamentablemente la maneja Chano. Por más bueno que sea el auto, por más bien que frene, indudablemente en algún momento vamos a sufrir consecuencias del mal manejo. Hoy todas las variables macro son absolutamente un desastre. El gobierno, eligió salvar vidas dejando de lado la economía y eso inevitablemente en el corto o mediano plazo se verá reflejado la vida de las personas. La pandemia recién empieza a nivel daño económico.

¿Los programas de créditos y subsidios del gobierno son suficientes?

El paliativo que está dando a las empresas y demás, es muy bajo. Los préstamos y subsidios, son muy poco, teniendo en cuenta el daño que se está generando en la industria. Este sector sufre caídas nunca vistas en tan poco tiempo, porque si bien tuvimos crisis importantes como la del 2001 en ese caso se llegó después de 10 años de atraso cambiario sumado a otras cuestiones, pero a esta crisis llegamos básicamente en uno o dos meses. Ojalá que la salida sea rápida, pero para eso se va a necesitar muy buena para praxis por parte del gobierno, cosa que indudablemente me cuesta creer. En los últimos 20, 25 años, a nuestros gobiernos les ha costado mucho manejar la parte económica del país. En una situación de pandemia y de renegociación de deuda, lo veo aún más complejo y las probabilidades no están a nuestro favor.

¿La pandemia global perjudica o favorece al país para negociar la deuda? 

Favorece totalmente. En ese aspecto vino en un momento ideal. ¿Qué mejor negociar algo que cuando está todo horrible en el mundo? Si todos estuvieran bien, creciendo y demás, los acreedores se plantarían desde otro lugar, porque no les molestaría esperar para cobrar. Pero en esta situación, donde las carteras se destrozaron, donde los bonos en el mundo pagan tasas negativas, ponerse a negociar una reestructuración es ideal. El tema es cómo se negocia. La situación es buena y el negociador, aunque tengo mis reparos, supongamos que estudió toda su vida para eso y que lo está haciendo relativamente bien. Pero después aparecen otras cuestiones que por ahí no tienen que ver con la renegociación de la deuda, pero que ensucian la situación y la complican. 

¿Por ejemplo…?

Esto de la expropiación de Vicentín, que más allá de que esté bien o mal se hace en un horrible momento. Porque si estás negociando una reestructuración de deuda y sale en todos los medios que vas a expropiar una de las empresas exportadoras más grande del país, no te puede ayudar nunca. Esta mala praxis, es semejante a que te den la libertad condicional y lo primero que hacés cuando salís es robar un kiosco. Se podía haber lanzado la misma expropiación dentro de un mes y no hubiera cambiado nada, porque seguramente la renegociación de la deuda ya estaría cerrada. 

¿Crees que se va a llegar a un acuerdo?

Creo que el tema se viene estirando ya por demás. Estoy convencido de que tiene que terminar bien. La restructuración se tiene que dar porque si no realmente vamos a una situación complejísima, parecida a la de Venezuela. Si por alguna de esas razones, que serían inentendibles no llegamos a poder restructurar la deuda y entramos en default, literalmente al otro día tendremos una corrida cambiaria, una corrida bancaria e hiperinflación en menos de un mes. El mercado descuenta que la deuda ya está cerrada, por lo tanto, un default sería algo que nadie espera. Por eso las consecuencias económicas serían gravísimas porque ahí sí, al no poder conseguir financiamiento externo nos quedarían las reservas nada más, que son nada y la emisión de pesos como única alternativa de financiamiento y ya sabemos cómo termina siempre eso. 

¿El gobierno tiene un programa económico?

No. Ninguno de los últimos gobiernos ha tenido un plan económico. Eso me parece la situación más grave de todas. Sin establecer un rumbo, cualquier camino te deja bien. Uno de los problemas que tiene la Argentina es no plantear objetivos de largo plazo. La única manera de hacerlo es con un programa económico consensuado entre todas las fuerzas políticas para definir un rumbo, gane quien gane, hacia los próximos 20 años, más allá de que se pueda ir por derecha o por izquierda. Tenemos que plantear cuáles son nuestras prioridades y decidir a qué les vamos a dar importancia, si al agro, al software, plantear nuestros potenciales. Los países que logran desarrollarse lo hacen a través de la planificación de 15 o 20 años y acá no se puede planificar ni a 15 meses.

El horizonte es corto…

Indudablemente el corto plazo lleva siempre a estar apagando incendios y lo urgente siempre termina postergando a lo importante. Nunca buscamos cuáles son los focos de los incendios y siempre se producen por las mismas razones. Así vivimos desde hace 40 años. Nunca hubo un plan económico serio, consensuado, porque si lo plantea un gobierno y después el que sigue llega con otra ideología, lo cambia absolutamente. Así no vamos a ningún lado. Si se establece un objetivo, a los acreedores internacionales les podés vender algo a largo plazo. Si no, les estás ofreciendo bonos que venden dentro de 20 años y no les planteás ni siquiera cómo vas a hacer para pagar el año que viene. 

¿Cuál sería la salida razonable para el caso Vicentín?

Como en cualquier país serio donde existe seguridad jurídica, debería ser por medio de la justicia. Dejar que el concurso termine, porque pueden pasar varias cosas. Primero, que termine bien y Vicentín se siente con los acreedores, renegocie y pueda seguir funcionando. Esa es una alternativa legal y válida que tienen las empresas, para restructurar sus pasivos. Meterse en el medio ya es un problema legal importante. Por eso conviene esperar a que termine el concurso de acreedores y ver si hay quiebra o no. Si la hay, uno de los principales acreedores será el Estado por lo tanto se convertirá en el principal actor en la quiebra. Ahí podría hacer valer su posición y en ese momento tomar posesión de la empresa y tratar de rescatarla. Eso se ha hecho con varias empresas, esperar que quiebren y después se arma una cooperativa o alguna estructura para poder manejarla, es lo legal. Y lo bueno de esta situación es que no habría que pagar nada por la empresa, porque al expropiarse hay un costo económico y encima se asumen todas las deudas. 

Queda clara tu posición…

No tiene absolutamente ningún sentido expropiar en esta situación. A parte, permitiendo la quiebra, hay que investigar si hubo un vaciamiento. Eso es clave, porque la quiebra puede ser fraudulenta y entonces ahí también se va por los dueños de la empresa. Pero en una situación de expropiación ellos quedan mucho más cubiertos. El gobierno se está metiendo en problema legal mundial, porque por esto va a tribunales y después los empresarios, si no están de acuerdo con la medida, repiten lo que pasó con YPF. Se pierde el juicio, hay que pagarle a la empresa y asumir todos los pasivos. No entiendo cuál es la ganancia, si pueden dejar que se caiga y comprarlo por dos pesos o nada.

¿Cuál es el costo social cuando la justicia generalmente tarda una eternidad en resolver, en un país que no puede perder ni un puesto de trabajo?

Igual los puestos de trabajo se van a perder, no podés tapar el sol con la mano. Por la pandemia se está emitiendo a diestra y siniestra y eso da luz verde para pagar sueldos o subsidios hasta que la situación de Vicentín se normalice o indemnizar si es necesario. Como Estado se puede hacer y nadie va a estar en contra. Si bien la justicia es lenta y horrible, hay que respetarla. La situación que están planteando por salvar los puestos de trabajo, a la larga termina costando el doble, porque después si se expropia y se pierde el juicio hay que pagar en dólares, algo que se puede resolver emitiendo pesos. Me dedico a las finanzas, miro los números. Si el Estado se mete, va a tener un costo, pero al menos que sea el menor posible y en la moneda que emite. La justicia es lenta, pero en algún momento va a tener que fallar. Mientras tanto puede actuar el interventor, eso sí me parece lógico, puede arreglar algunas cuestiones. Hay caminos intermedios antes de expropiar.

Cuando te referís a un programa de largo plazo, advierto que hay una gran crisis de credibilidad en la dirigencia. ¿Ves una salida a pesar de ello?

Es lo mismo que hablamos del tema de la planificación. Literalmente creo que somos una Ferrari. La situación de Argentina es increíble. Tenemos recursos para ser potencia mundial, lo fuimos en algún momento. No tenemos problemas climáticos, más allá de alguna sequía, ni tornados, ni maremotos, nos sobran recursos. Lo que pasa es que obviamente es un país mal administrado desde hace muchísimos años y hasta que eso no cambie vamos a seguir siendo una Ferrari toda chocada que la van a seguir chocando. Pero este no es un problema meramente el Estado. Los políticos no están ahí porque son extraterrestres llegados desde otra galaxia. Alguien los votó y se sintió identificado con ellos y los empresarios argentinos no son los suizos y ni hablar de los dirigentes gremiales. El problema es más bien todo, que una cosa en particular. Echarle la culpa solamente a los políticos me parece algo infantil. Todo el mundo tendría que sentarse y ver su responsabilidad en esto como país, por qué llegamos a esta situación, en donde las personas o digamos los gobiernos que ganan, son los mismos que ya nos metieron en esta misma situación. Es como pegarse un tiro en el pie todo el tiempo, como si la gente no leyera historia y no supiera lo que pasó. Hace 30 años seguimos discutiendo el dólar, si exportamos o no, si el agro, si el tipo de cambio, si el dólar blue. ¿Cómo puede ser que no avancemos? Es un problema que tiene que ver con cómo somos como país. Culpar a los políticos me parece una actitud simplista y que nos saca la responsabilidad. 

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

Continúa el conflicto entre AGP y Asociación Argentina de Pesca

La Asociación Civil sin fines de lucro sostiene que la AGP los quiere desalojar de su histórico predio.

Hace 2 días
Por

“Argentina es un socio muy importante para Japón”

Lo afirmó en La Plata, uno de los asesores especiales de la Agencia de Cooperación Internacional de ese país.

Hace 2 días
Por

Vuelve el “dólar soja” para auxiliar las reservas del Central

Desde el próximo lunes 28 de noviembre y hasta el 31 de diciembre el gobierno pagará 230 pesos a los exportadores.

Hace 2 días
Por

La actividad económica creció 2,4% interanual en octubre

Respecto de septiembre la suba fue de 0,2%. Para el cierre del año y los primeros meses de 2023 no se advierten señales que permitan anticipar una salida del estancamiento.

Hace 2 días
Por

Anuncian alivio fiscal para las exportaciones del sector automotriz

El ministro de Economía dijo que en 2023 todo el incremental de exportaciones del sector automotriz y autopartista no va a pagar retenciones.

Hace 3 días
Por

El Gobierno quiere implementar la SUBE como único medio de pago en el transporte fluvial

Los ministros de Transporte de Nación y de la Provincia de Buenos Aires avanzaron en la conformación de una mesa de trabajo conjunta con el fin de que la tarjeta SUBE comience a ser usada en las lanchas colectivas que transportan pasajeros.

Hace 3 días
Por