Buenos Aires

14°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 74.25

Venta

$ 79.25

Euro

Compra

$ 89.04

Venta

$ 89.46

Real

Compra

$ 13.94

Venta

$ 13.94

Provisto por

Preocupa a APYMECO la demora en el pago de certificados de obra

Del Río denunció que luego de las PASO, Vidal recortó más de 4 mil millones de pesos para obra pública

Héctor Darío Ríos

Por

Martes 3 de Diciembre, 2019

Jorge del Río, presidente de la Asociación Pymes de la Construcción de la Provincia de Buenos Aires (APYMECO), aseguró que en agosto se cortaron los pagos. “Sumado a esto, el recambio de autoridades puede generar aún más demoras, comprometiendo seriamente nuestras fuentes laborales”, agregó.

La grave situación económica claramente visible por la caída del consumo, los índices inflacionarios, la devaluación y las altas tasas de interés, golpearon fuerte en la administración bonaerense. Luego de las elecciones PASO el gobierno de María Eugenia Vidal, recortó 4 mil millones de pesos de la obra pública, derivando ese dinero hacia otras áreas. La medida implicó que desde ese mes dejaron de pagarse los certificados de obra a las empresas que están ejecutando diversos tipos de construcciones en el territorio provincial.

“Esta situación de por sí preocupante, puede agravarse por el cambio de autoridades, existiendo la posibilidad de que los pagos se demoren varios meses más. Entendemos que la nueva gestión quiere activar a las Pymes y el mercado interno, pero si no efectúan los pagos, se va a hacer difícil sostener el empleo”, indicó del Río.

APYMECO cuenta con 70 empresas asociadas y se estima que cada una de ellas ocupa entre 30 y 40 trabajadores, más los puestos temporales que se contratan para realizar las obras viales, edificios escolares, hospitales, entre otras, además de construcciones privadas.

SI: ¿Esto es habitual cuando hay cambio de gestión?

JDR: Suele pasar cuando se producen las transiciones y cambios de gobierno. El problema es que desde agosto se dejaron de pagar los certificados de obra. Entonces en algunos casos se pidió bajar el ritmo de obra y en otros en los que los trabajos estaban avanzados o terminados, están sin poder cobrar. Como asociación estamos tratando es que esa transición se cumpla en forma rápida con acuerdos entre los funcionarios entrantes y salientes. No podemos estar nueve o diez meses sin trabajar. Lo mejor sería que el cambio de funcionarios se acelere lo máximo posible, se avance en la redeterminación de precios y se empiecen a pagar los certificados. Va a ser la única forma de mantener las fuentes de trabajo.

SI: ¿Hablaron esto con el gobierno actual?

JDR: Hemos pedido audiencias al ministerio de Obras Públicas, Tesorería, Contaduría, pero no obtuvimos respuesta. Tampoco sabemos aún a quien dirigirnos de la nueva gestión que asume en unos días. Lo que está claro es que no pueden demorar siete meses para resolver.

SI: ¿Cómo absorben ustedes el proceso inflacionario?

ODR: Ese es otro gran problema. El estado pagó bien hasta agosto, aunque venían con atraso las redeterminaciones de precios, porque el aumento de los materiales e insumos, hace que cobrar a valor histórico una obra licitada hace dos años, sea absolutamente insuficiente. Actualmente con las redeterminaciones de precios, las empresas financiamos al estado. 

SI: ¿Ha sufrido mucho el sector los últimos años?

JDR: En materia de puestos de trabajo, en líneas generales se perdió un 50%. Las empresas estamos haciendo un gran esfuerzo para mantener al personal que nos queda. Si la situación se sigue agravando, ante las altísimas cargas impositivas y los altos costos de funcionamiento, nos encontramos con una problemática muy grave. Por eso insisto en que, si realmente se quiere dar una inyección y reactivar la economía con la obra pública, debe regularizarse en forma rápida. De otro modo vamos a tener graves consecuencias.

SI: ¿Igualmente se sigue adelante con las obras?

JDR: En algunos casos se baja el ritmo, pero en otros se van a paralizar. Una de las complicaciones es que, al estirarse el plan de ejecución de la obra, la empresa tiene hacerse cargo de los salarios de los trabajadores por un lapso mayor al pautado. Así no queda otra que reducir personal para que alcancen los recursos presupuestados.

SI: Ya quedan pocos días para que asuma el gobierno Axel Kicillof…

JDR: Falta muy poco, pero los nuevos funcionarios lógicamente demoran un tiempo para resolver, porque cuando ingresan no tienen firma. Durante enero prácticamente queda paralizada la Provincia. Comienza un proceso donde se nombran los directores, pero ninguno de ellos tiene firma; luego empiezan a revisar lo que pasó con los funcionarios anteriores y se generan demoras que llevan a que, con suerte, en marzo o abril se empieza a reactivar. Así, un certificado que debía cobrarse en agosto de 2019, con suerte se cobra en abril de 2020. En un proceso inflacionario como el que estamos viviendo, en un contexto en el que se habla de recuperar el trabajo y las Pymes, nos encontramos frente a un tema gravísimo.

SI: ¿Se pueden empezar nuevas obras con este panorama?

JDR: Ahí vemos otro problema, que tiene que ver con las licitaciones. Porque cuando se tiene aprobado el presupuesto, hay que esperar la asignación de las partidas, que se definan las obras convenientes para ejecutar…luego hay un plazo de publicación, otro para armar los llamados a licitación y para llegar a la adjudicación hay que esperar a junio, julio o agosto.

SI: ¿Han atravesado crisis similares a la actual?

JDR: En 2001 hemos pasado situaciones difíciles. Lo que se repite es que los recortes se producen sobre los recursos de obra pública y la construcción se ve seriamente afectada. El campo y algunas industrias, como la metalúrgica, en algunos momentos recibieron apoyo estatal y subsidios, pero esto no sucede con la construcción, que es la actividad que dinamiza la economía. En muchos casos en el 2001 se paralizaron obras, se firmaron acuerdos dejándolas inconclusas o se reiniciaron con el nuevo gobierno. Lamentablemente estas situaciones representan serias pérdidas para las empresas y el Estado.