Buenos Aires

12°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 71.75

Venta

$ 76.75

Euro

Compra

$ 85.42

Venta

$ 85.83

Real

Compra

$ 13.37

Venta

$ 13.37

Provisto por

Pymes chaqueñas reclaman la reapertura de actividades y urgentes medidas de apoyo

Lunes 8 de Junio, 2020

Así lo manifestó Horacio Manassi a Ser Industria Radio. También reseñó la marcha de las gestiones que realiza junto a 150 empresarios y comerciantes autoconvocados, ante el gobierno y la Legislatura provincial. 

Asimismo, dijo que solicitarán informes al Banco de Chaco ya que la entidad otorgó créditos por 2150 millones de pesos a tasa preferencial, desconociéndose la identidad de las empresas que recibieron el beneficio. 

Con la suma de 1044 contagios y 62 muertes, Chaco ocupa el tercer lugar entre los distritos argentinos más afectadas por el coronavirus. Consecuentemente, la actividad industrial y comercial se encuentra prácticamente paralizada. La situación podría agravarse con la extensión de la cuarentena hasta el 28 de junio y la proximidad del pago del medio aguinaldo.

Horacio Manassi es un joven empresario de Resistencia, la capital de la Provincia y accedió a una extensa entrevista para describir la crítica situación que atraviesan el comercio, la producción y el empleo.

¿Cómo podés definir lo que está viviendo el empresariado de Chaco?

El comercio lleva 75 días cerrado, las tiendas esenciales no están abriendo sus puertas. Por lo tanto, hay una caída muy fuerte. En algunos casos llega al 100%. Los que venden vía delivery, están entre el 40 y 80%. El sector industrial, ha caído la venta por el bajo consumo de la sociedad, pero sigue con las puertas abiertas.

¿El sector agroindustrial cómo se encuentra? 

La semana pasada estuve hablando con uno de los presidentes de una cámara de comercio del sudoeste. Me comentaba qué tampoco estaban muy bien porque vienen de una recuperación de la inundación y están esperando una sequía, ven un panorama bastante complicado.

¿Cómo soportan esta situación los empresarios y los trabajadores?

HM: Actualmente estamos trabajando con CAME Unida y decidimos buscarle una vuelta a esta crisis. Empezamos a movernos con los poderes Ejecutivo y Legislativo y se armó una mesa Pyme. La idea es crear un fondo con los aportes que hacemos, para generar un resguardo ante nuevas crisis e incentivar para el día después de la pandemia.

¿Pudieron acceder a la línea de créditos al 24% creada por DNU?

En principio fue muy difícil porque la mayoría de los bancos no atendían y cuando comenzaron a hacerlo nos pedían que armemos carpetas nuevas. Para esto habían pasado ya 40 días y el sistema financiero se había quedado con la plata de las Pymes.

Luego observamos que la mayoría de los bancos privados no dan esos créditos, sino a tasas muy superiores, del 40% para arriba. 

¿Y la banca pública?

El Banco del Chaco, disponía del Banco Central, 400 millones de pesos para las Pymes y terminó aportando 2150 millones a tasas preferenciales, beneficiando a 500 Pymes. Esto da un promedio de 4 millones de pesos por cada una de ellas. Pero actualmente hay 2000 que no pueden abrir sus puertas. La mayoría de las Pymes y Mipymes no recibieron créditos. Actualmente estamos pidiendo subsidios, porque no sabemos si podremos pagar créditos.

¿Quiénes se quedaron con los 2150 millones de pesos?

Es lo que nos preguntamos. Por eso estamos trabajando con algunos legisladores para presentar un pedido de informes y saber si fueron para las empresas más necesitadas. Entendemos que los recursos no son ilimitados, que hay escasez. Hoy me informaron de una nueva línea de crédito al 37% y también nos habían comentado desde el ministerio que hubo tasas del 12%, que ahora no existen. Quedaron en 37% y van a ser variables. Esto complica aún más la situación porque el comerciante todavía no puede abrir.  

Es lógico porque aún, cuando termine la cuarentena, no habrá mucho dinero circulando…

Exacto y también hay que agregar que el consumo cambió, la gente tiene otras prioridades y los índices económicos tampoco están muy quietos. El dólar subió, la mercadería aumenta, aquellos comerciantes que venden al consumidor ya empezaron a vaciar sus stocks y no saben a qué precio va a tener la reposición de sus productos.

¿Tuvieron alguna respuesta para enfrentar este panorama tan crítico?

La semana pasada en una reunión de la Legislatura, nos comunicaron desde el ministerio que no hay más créditos disponibles. Tampoco subsidios. Pero con la mesa legislativa elaboramos un pedido de emergencia para las Pymes y elevaron a la Nación los requerimientos para Chaco. No es lo mismo la ciudad de Resistencia, que proporcionalmente junto a CABA y Buenos Aires tiene un alto porcentaje de contagios, que la provincia de Formosa o Misiones que ya hizo la apertura de sus comercios.

¿Qué pasa con las tasas municipales y los impuestos provinciales? ¿Las tienen que abonar como si la actividad se mantuviera con normalidad?

Es así, pero el comerciante no está pagando. La mayoría no piensa en los impuestos porque la prioridad es pagar los sueldos y el alquiler, a lo que se suma el mes que viene el aguinaldo. 

La preocupación por el medio aguinaldo, es generalizada, porque en todas las provincias, faltan recursos para pagarlos… 

Nosotros pedimos en un proyecto de Ley que no nos cobren los impuestos municipales, provinciales y se hagan gestiones ante la Nación, para pagar recién cuando que los comencemos a pagar al abrir las tiendas.

¿Están en buena comunicación con el cuerpo legislativo? 

Tuvimos buena recepción allí y esperamos esta semana avanzar con los ejecutivos provincial y municipal. Les vamos a solicitar lo mismo y la apertura urgente de los comercios, para ver si se puede vender algo.

¿Esta apertura puede ser riesgosa, evaluaron la situación sanitaria? 

Lo que se planteó es comprensible, porque permitiría evitar una mayor circulación. Además, estamos compitiendo en una situación de desventaja, porque los grandes centros comerciales y supermercados iban a vender alimentos, pero están vendiendo todo. Hay acumulación de gente esperando y circulando allí. Inclusive son empresas extranjeras que absorben y aspiran el circulante de la Provincia y lo giran a sus filiales. 

Además de alimentos. ¿Qué ofrecen estos comercios?

Venden indumentaria, herramientas, son multiproductos. Nosotros entendemos que los comercios se deben abrir, se pueden tomar medidas de control sanitario, porque está el dueño, para aplicar el protocolo. Se puede atender con menos personal y hacer un cuidado más intensivo que en las grandes superficies.

¿Les han otorgado subsidios de crisis en las tarifas eléctricas y de gas? 

En la mesa de trabajo Pyme solicitamos que se contemple el servicio eléctrico y el consumo de agua, que suministran empresas provinciales. Respecto al gas, en el NEA tenemos una gran desventaja competitiva, ya que están las instalaciones, pero un porcentaje mínimo tiene gas natural, se debe recurrir al gas envasado. Es muy caro porque una garrafa de 10 kilos cuesta 400 pesos, no se puede comparar con el metro cúbico de gas natural. Nos hemos juntado para hacer estos reclamos porque no los han formulado la Cámara de Comercio ni la Federación Económica, ellos sólo pidieron la apertura.

¿En sus reclamos contemplan el trabajo artesanal de los pueblos originarios? 

Hay una producción y exposición constante que el turismo compra mucho, que se ve también golpeado. Los pueblos originarios están integrados a nosotros, desde la capital hacia el interior. Ellos defienden ancestralmente su lugar, han recuperado parte de sus tierras y deben ser siempre respetados y contemplados. Deben ser respetados, porque en Chaco el hombre blanco no pudo extinguirlos ni cambiar su forma de ser. Tienen un pensamiento totalmente diferente, no están detrás del dinero. También una cultura muy importante de respeto a su comunidad y su familia. En Chaco, Formosa y las provincias del Norte tienen fuerte presencia. Hay que reconocer sus derechos