Buenos Aires

10°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 74.50

Venta

$ 79.50

Euro

Compra

$ 88.51

Venta

$ 88.93

Real

Compra

$ 13.94

Venta

$ 13.94

Provisto por

Qué es y cuándo llegará el 5G a la Argentina

Miércoles 9 de Septiembre, 2020

El ingeniero en Comunicaciones Marcelo Bruno, gerente de Ingeniería de Globo Group, se refirió al tema en el programa Ser Industria Radio, brindando un detallado informe sobre el funcionamiento y la importancia de esta tecnología.

Explicó que se trata de un tejido de conectividad que atravesará en forma horizontal a todas las cadenas de producción y es un componente fuerte de la Industria 4.0. Sostuvo que en la medida en que se vaya adjudicando espectro, que la macroeconomía tenga inversión sostenida y que la regulación vaya acompañando, van a aparecer las primeras redes en nuestro país. 

Al respecto recordó que el Estado tiene que liberar, atribuir, reasignar bandas, para que los operadores y los que quieran invertir puedan desarrollarlas y que no existe la certeza científica de que las ondas tengan consecuencias dañinas para la salud.

¿Qué es la tecnología 5G?

Esta tecnología no tiene como único objetivo grandes velocidades, ni tiene que ver con nuevos modelos de celulares. Venimos hablando de tecnología 2G, 3G, 4G, muy asociadas al teléfono. Acá tenemos que pensar de una manera mucho más amplia, 5G es un ecosistema tecnológico concebido desde sus orígenes para satisfacer tres grupos apoyada sobre tres grandes pilares. El primero, la banda ancha de rendimiento mejorado o ultra banda ancha. Otro basado en las comunicaciones de ultra baja latencia, ultra fiabilidad y seguridad y por último las comunicaciones masivas de las máquinas y de las cosas. 

¿Qué significa cada uno de estos pilares?

Esto está planteado para imaginarnos un montón de cosas que están empezando a ser escritas. Baja latencia es hablar de comunicaciones con una velocidad de respuesta de un milisegundo, 80 veces más rápido de la actual y da lugar a aplicaciones que hoy no están permitidas. Hablamos de velocidades de 10 gigabytes por segundo como pico o uno por segundo por usuario. Hoy para obtener esas velocidades en forma inalámbrica tenemos que depender si o si de conexiones de fibra óptica. En cuanto a conexiones masivas, nos referimos a multiplicar por 100 la capacidad que tiene hoy la tecnología, un millón de conexiones por kilómetro cuadrado, algo difícil de imaginar. Agregamos a esto movilidad, capacidad para conexiones con lugares a muy alta velocidad. Y un punto que es importante mencionar, es la habilidad que puede tener la infraestructura tecnológica para adaptarse a los casos de uso, pero en forma dinámica, en base a la necesidad que se va a ir teniendo. Se puede decir que 5G es un tejido de conectividad que estará omnipresente, que va a llegar a todas las personas, a todas las cosas y va a estar en todas partes. Es un concepto muy amplio que viene a revolucionar la tecnología.

¿Cómo va a cambiar la vida cotidiana, la actividad comercial y la industria?

Los coches autónomos van a transformarse en una realidad, los hogares inteligentes con los electrodomésticos conectados, heladeras que van a saber que tienen adentro, que productos consumimos y de repente avisar al celular la oferta de lo que nos va a faltar. Asociados a la baja latencia, están los conceptos de cirugía a distancia mediante robots. Por ejemplo, una persona que se encuentre acá podrá ser operada por un experto en Suecia. Será posible gracias a las nuevas características que van a tener las redes. También la realidad virtual ligada a la capacitación dentro de la industria. Imaginate un curso donde un ingeniero alemán esté explicando en 3D cómo se desarma o mantiene un motor, cuales son los tips principales y vos vas a poder interactuar. Todo lo que es ultra alta definición, realidad aumentada, mejora de servicios de todo tipo. Podemos pensar que todos los medidores domiciliarios van a estar en tiempo real para saber el consumo de cada uno. Se mezclan los conceptos de tiempo real y masividad y esto va a permitir producir la energía de modo más eficiente, tarifar de una manera mucho más real, minimizar errores.

Mencionaste al pasar algo relacionado a la salud. ¿Cambiará mucho esta ciencia?

Se está empezando a hablar de los gemelos digitales. Ejemplo, el corazón de una persona a la que haya que operar. ¿Cuál es la mejor técnica para operarlo? Con los gemelos digitales, teniendo como soporte una tecnología 5G, la aplicación permitirá evaluar técnicas de intervención quirúrgica sin tener que probar sobre el corazón del paciente. Y así en muchas cuestiones. Imaginate tener monitoreados a los abuelos en tiempo real para advertir lo que les pueda pasar, los controles… Hay que dar los pasos y plantar las bases para que esto sea posible. Seguramente se comience por un celular más rápido, pero no es a eso a lo que está enfocado todo el planteo. La tecnología 5G viene a atravesar en forma horizontal a todas las cadenas de producción. Es un componente fuerte de la Industria 4.0.

¿Qué países están avanzados y a qué distancia estamos?

A julio de este año, en la Asociación Global de Proveedores de la Industria Móvil había registrados unos 35 operadores en 20 países que ya comenzaron a tener sus primeros sistemas comerciales, aunque muy limitados. Están los más desarrollados, Corea del Sur, Suiza, Emiratos Árabes, Reino Unido, Italia, España, Japón, Alemania, EEUU, Suecia, Bélgica, China, Austria… Estoy dejando afuera las redes de pruebas pilotos, que se hacen en más de 30 países. En Argentina es bastante complicado por el contexto macroeconómico y porque venimos corriendo desde atrás como siempre. 

¿Cuándo podría llegar a nuestro país?

Venimos pensando que recién en el 2025 podríamos tener espectro como para empezar a desarrollar comercialmente. Depende de cómo se vayan dando los pasos. Para que se desarrolle en forma madura tendremos bastante tiempo más, pero de acá a cinco años, en la medida en que se vaya adjudicando espectro, que la macroeconomía tenga inversión sostenida y que la regulación vaya acompañando, van a aparecer las primeras redes.

¿Qué nos falta concretamente?

Uno de los requerimientos fundamentales es la inversión sostenida. No sólo en la red de acceso. Se necesita invertir en distintas partes de las redes. En fibra óptica, sobre todo, en complementación con todo el resto. En esto venimos bastante atrasados. Y todas las cuestiones importantes que tienen que ver con la regulación técnica. Hace falta espectro, autopistas para que las comunicaciones inalámbricas puedan suceder. El espectro no es infinito, es un bien público y la regulación la hace el Estado. Desde que comenzaron a utilizarse las comunicaciones inalámbricas viene asociado a los usos de la radio, la televisión y se fue transformando hacia lo que hoy es un cambio de paradigma completamente. Para implementar estas nuevas tecnologías el Estado tiene que liberar, atribuir, reasignar bandas para que los operadores y los que quieran invertir puedan desarrollarlas.

¿Esta tecnología es peligrosa para la salud humana?

Son ondas de baja frecuencia y forman parte de las radiaciones no ionizantes. Para entenderlo, este concepto es el de los hornos a microondas, las alarmas perimetrales, las lámparas germicidas en la industria, las soldadoras…a este tipo de radiaciones estamos expuestos todo el tiempo. No tienen potencia suficiente para arrancar electrones de los átomos. Frente a todo este tipo de ondas electromagnéticas, rige un principio de precaución, se adoptan medidas protectoras, porque no existe la certeza científica de que tengan consecuencias dañinas para la salud. La Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante estudia decenas de miles de papers. Es un ente independiente. La Organización Mundial de la Salud y otras, hacen su seguimiento. Al día de hoy no hay evidencia de efectos desfavorables para la salud desde estas ondas, que requieren muchísimo tiempo para evaluar. Es una pregunta con final abierto, pero las medidas protectoras que rigen en Argentina, con la resolución 202/95 del Ministerio de Salud, son super exigentes, más que en otros países incluso EEUU. Se miden y controlan de manera que toda la población esté por debajo de los máximos permitidos.