Buenos Aires

10°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 122.75

Venta

$ 128.75

Euro

Compra

$ 130.58

Venta

$ 131.11

Real

Compra

$ 23.69

Venta

$ 23.70

Información de Provista por

“TANDANOR tiene una infraestructura única en Argentina y América”

Martes 26 de Octubre, 2021

El ingeniero Miguel Tudino, presidente de Talleres Navales Dársena Norte (TANDANOR), se refirió a los distintos proyectos que está llevando adelante y los que planean realizar en ese establecimiento industrial. A su vez, destacó las capacidades productivas y humanas con las que cuenta la empresa de propiedad estatal y de los trabajadores. 

El titular del astillero y taller de reparaciones navales ubicado al sur del Puerto de Buenos Aires, informó que están construyendo remolcadores para la Armada Argentina que de esta manera dejará “de pagar sumas muy importante de dinero por no contar con este tipo de embarcaciones”.

Los trabajos en marcha en Puerto Belgrano, el nuevo buque polar, la actualidad del Fondo para la Defensa, la relación con Astillero Río Santiago y las PyMEs, fueron otros temas que Tudino repasó en diálogo con Ser Industria Radio. 

 Poco después de que usted asumiera en TANDANOR, llegó la pandemia. ¿Cómo transcurrieron en el astillero esos meses tan difíciles para todo el mundo?

El año pasado fue no sólo atípico, sino realmente difícil para todos los emprendimientos. Para un emprendimiento industrial como este astillero y para el complejo industrial naval argentino, es muy difícil tener que llevar adelante todos estos trabajos que tienen tiempos para ser ejecutados y muchos lucros cesantes si no se realizan. TANDANOR pudo trabajar con una dinámica en la que casi no se notó la pandemia gracias al esfuerzo de los trabajadores. Ellos se multiplicaron e hicieron burbujas, pero nunca dejamos de tener todas las cuadrillas y grupos necesarios para terminar los trabajos. 

¿Cómo encontró al astillero?

Lo encontramos de una manera muy rara. Nos parece que la administración anterior no tuvo intenciones de dinamizar la parte de construcciones y de metalmecánica, que es realmente una de las fortalezas más importantes que tiene TANDANOR. El astillero tiene 140 años y una infraestructura única en Argentina y América. Esa infraestructura, sobre todo la principal que refiere al Astillero Storni, estaba cerrada, no tenían ningún trabajo en ejecución. Eso realmente no puede ser, porque Argentina pone en nuestras manos, cuando nos responsabiliza de una actividad como conducir los destinos del astillero, una infraestructura que mueve bloques de hasta 200 toneladas de acero y eso necesita que se genere trabajo, que se continúen los proyectos que existían. Como el Buque Hidrográfico tipo swath que estaba paralizado. También encontramos paralizada la construcción de una Goleta del Bicentenario que, si bien pertenecía a una fundación, pertenecerá en el corto plazo a la Armada Argentina. También tuvimos proyectos y gestiones para recuperar buena parte del capital humano. En los años del macrismo, el astillero perdió 350 personas muy calificadas y entre ellas más de 35 ingenieros navales, ingenieros mecánicos y eso fue un duro golpe. Estamos convencidos de que eso hay que recuperarlo con trabajo.

ARA Robinson.

¿Estos emprendimientos navales están en marcha?

En el transcurso del año pudimos tener la grata noticia de que el Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF), que es una ley que impulsó el ex ministro de Defensa Agustín Rossi y fue puesta en marcha desde TANDANOR, comenzó a dar sus frutos y generó en principio la recuperación de las capacidades de la Armada Argentina y de sus buques. Comenzamos el buque Meko 140 ARA Robinson, luego continuamos con el buque Canal de Beagle, después empezamos a trabajar para la Campaña Antártica de este año que llevarán a cabo varios buques además del Almirante Irízar que este año ingresó en la base naval Puerto Belgrano. Lo van a acompañar dos avisos el “ARA Bahía Agradable” y el “ARA Puerto Argentino”. Esta dinámica que da el FONDEF permite a la Armada proyectar algunos temas plurianuales, que durarán muchos años en su desarrollo. Además, desde TANDANOR realizamos el primer proyecto genuino tanto de ingeniería como de construcción, que comprende una serie de remolcadores. Comenzamos hace más de un mes y vamos a muy buen ritmo con el primero de 12 remolcadores. Serán 7 de 40 toneladas de tiro y 5 de 10 toneladas. Es lo que necesita la Armada para dejar de pagar sumas muy importantes de dinero al carecer de estas embarcaciones y tener que contratarlas. Esto nos va a llevar varios años de trabajo y es lo más importante, porque pusimos al astillero en planes de largo plazo. Esto permite redimensionar todo de manera mucho más adecuada, la infraestructura, el personal… A su vez, incorporamos a las PyMEs al trabajo, porque el astillero no debe crecer indefinidamente, tiene que dar participación al resto de los proveedores.

¿Cómo se trabaja en complementación con las PyMEs?

Siempre tuvimos muy buena relación con las Cámaras de la industria naval. Hemos tenido muchos encuentros y desarrollos. Hace unos días, por invitación de Pedro Wasiejko, presidente del Astillero Río Santiago (ARS), fuimos convocados a un encuentro que nos pareció muy interesante y contó con más de 100 personas, entre ellas empresarios PyMEs con los que recorrimos el ARS. En esa reunión nos comprometimos con la Confederación General Económica para trabajar en conjunto. La próxima reunión será en TANDANOR. Hemos desarrollado el primer capítulo y nos comprometimos fundamentalmente en líneas que tienen que ver con la industria naval pero también con la metalmecánica, porque estamos desarrollando gran volumen de obras en ese sector y con APYME hemos acordado el mes próximo reunirnos también en TANDANOR para el armado de mesas de trabajo específicas para poder compartir estos proyectos.

¿El Buque Polar comenzará a construirse el año próximo?

En estos días cerramos el contrato con el astillero finlandés Aker, que va a acompañar en la primera etapa del proyecto. En el 2014, Agustín Rossi desde el ministerio de Defensa, fue el primer eslabón del proyecto. Trabajamos con la Armada sobre las necesidades que tiene el Irizar para ser complementado con otro tipo de buque que sea más logístico y surgió esta definición que al rompehielos lo acompañe un buque de las características del Polar que estamos proyectando. El ministro Jorge Taiana nos autorizó a continuar con la contratación de la ingeniería básica. La ingeniería de detalle la haremos en Argentina. En esa ingeniería que va a desarrollar Aker también vamos a tener participación con profesionales argentinos que viajarán a Finlandia y se van a sumar a ese equipo de trabajo para conocer la tecnología, para que luego nosotros podamos comenzar la construcción. El proyecto de ingeniería tiene un plazo de un año aproximadamente y a partir de ahí comenzaremos la construcción en el astillero.

¿También están construyendo para el ferrocarril?

Sí. La relación que establecimos con Trenes Argentinos a partir de su presidente Martín Marinucci y de sus gerentes, que realmente se han puesto a la cabeza de dinamizar esta sinergia que podemos establecer dos empresas del estado, permitieron que la ingeniería que tenía desarrollada TANDANOR fuera propuesta para construir puentes, salvar los cruces a nivel de la vía del tren Sarmiento. Comenzamos con estos proyectos. Luego desarrollamos otras ingenierías que también dieron en la tecla con lo que necesitaba Trenes. La primera etapa fue de 4700 metros de puentes y la semana pasada firmamos por 12 mil metros lineales más. En el camino, ellos necesitaban rever unos vagones de doble piso, de muy buena prestación, que fueron utilizados y que ya tienen más de 15 años de haber sido construidos en Argentina. Por una razón de seguridad, una situación que no verifica bajo una norma europea que deben verificar, los sacaron de la línea, después vandalizados. Hoy hemos emprendido un estudio sobre la normativa para hacer las reformas estructurales a los vagones para que cumplan con esa situación. Estamos haciendo ensayos de hasta 80 toneladas que simulan el efecto de un impacto y a partir de eso vamos a lograr que entre dos vagones no haya la posibilidad de sobremontarse. Ese era uno de los elementos que habían sido objetados en su funcionamiento. Para eso TANDANOR va a desarrollar una serie de elementos sobre la base de una ingeniería que hemos estudiado, que existe en Europa, sobre la solución y la respuesta a estos problemas. Cuando tengamos ese prototipo terminado hablaremos con la gente de Trenes para ver si también podemos estar presentes en la recuperación de más unidades que tienen disponibles y transitaban en la línea del Sarmiento y tenían wifi, pantallas, eran muy interesantes esos coches.

¿TANDANOR necesita incorporar tecnología para desarrollar su producción?

Sería muy importante. Tenemos que empezar a recuperar la estructura. Por ejemplo, de muelles y golfines. También el dragado de nuestros syncrolift, que es una herramienta fundamental que tiene el Astillero, una especie de elevador de buques que los retira del agua. Es una herramienta muy ágil, muy dinámica, muy importante y es la más grande de Sudamérica. Hicimos un gran trabajo de relevamiento, análisis técnicos, químicos, para evaluar la situación para el dragado y lograr nuevamente la capacidad de calado que estaba perdiendo el syncrolift. Eso también es una inversión muy importante. El calado está a punto de ser aprobado por Medio Ambiente y por la subsecretaría de Puertos y Vías Navegables. Hay que invertir en eso, pero también en equipamiento. En este momento con el desarrollo de proveedores estamos trabajando sobre la incorporación de dos nuevos tornos que son muy necesarios porque en la construcción de embarcaciones necesitamos inmediatamente tener nuevos equipamientos con control numérico. Para los puentes que son metálicos y para que no exista un alto mantenimiento por parte de Trenes Argentinos, van a ser galvanizados. Ese galvanizado tiene una duración mínima de 50 años por cantidad de micrones que se le agrega al sumergirlo en caliente para ser galvanizado. Todo eso hace que necesitemos incorporar equipos. A su vez, hemos comprado camiones, autoelevadores de gran porte para manejar todas estas cargas. Hay un programa de modernización que llevar a cabo, pero vamos siempre dosificando de acuerdo a la inversión posible.

¿Están trabajando en Puerto Belgrano?

Este proyecto lo llamaría “Puesta en valor del Dique 2 Base Naval Puerto Belgrano”. Al Dique 2 lo fuimos a analizar porque hay embarcaciones que no pueden ingresar aquí en Buenos Aires y tienen que tener un dique de las características de Puerto Belgrano. Hablamos con la Armada y encontramos ventanas que nos permiten trabajar. La comunidad de Bahía Blanca, Punta Alta, también nos recibió bien porque nosotros no llevamos proveedores de aquí, ni trabajadores de TANDANOR. Simplemente enviaremos trabajos al Dique 2 de nuestros propios clientes que tienen buques petroleros y de características que aquí ya no los podemos atender. Cuando fuimos a analizar Puerto Belgrano vimos que la compuerta externa del Dique 2 ya no podía ser utilizada. Sabíamos que Río Santiago tenía un proyecto de ingeniería hecho en el momento en que eso fue puesto en seco y entonces pudieron tomar las medidas, hacer la ingeniería precisa de esa compuerta y para no despreciar ese estudio muy bien hecho, planteamos trabajar en conjunto. También estamos con un proyecto que hicimos en forma mancomunada con IMPSA, que ahora es una empresa con participación estatal mayoritaria. Acordamos, conjuntamente con la Armada, para construir nuevas grúas de gran porte. Estamos haciendo los dos proyectos eléctricos que necesita el Dique porque la sala de bombas ya no podía ser utilizada con el recurso energético que tenía, ya que tomaba toda la energía a la base. Es más, el hospital se queda sin energía cuando empieza a funcionar la bomba del Dique. Estos proyectos también los vamos a hacer desde TANDANOR en alianza con la Armada Argentina. Hemos desarrollado un gran trabajo en equipo con ellos, porque son quienes planifican la recuperación de sus equipos, de sus buques, que es el objetivo final del FONDEF. Primero la recuperación de los equipos que tienen las Fuerzas, después va a venir la etapa de la compra o de la construcción de equipos nuevos. También estamos estudiando los equipos que a futuro la Armada puede llegar a necesitar para anticiparnos a esa situación.