Buenos Aires

23°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 103.00

Venta

$ 109.00

Euro

Compra

$ 117.90

Venta

$ 118.39

Real

Compra

$ 19.14

Venta

$ 19.17

Información de Provista por

Tiempo de definiciones para la exportación de carne vacuna

Foto: argentina.gob.ar

Por

Martes 28 de Diciembre, 2021

En coincidencia con el fin de año, el 31 de diciembre vencen los cupos dispuestos por los ministerios de Agricultura y de Desarrollo Productivo, que limitaron la exportación de carne vacuna. También los específicos vinculados a China, Israel y los siete cortes de consumo popular.

Los rumores más fuertes, indican que estos siete cortes (asado, vacío, tapa de asado, paleta, matambre, falda y cuadrada), seguirán vedados al mercado externo. El foco expectante apunta a la vaca conserva, con destino a China y la carne kosher para Israel.

Mientras tanto, crece el malestar de los productores rurales que desde diversos puntos del país levantan sus voces. Precisamente, tras el impasse motivado por las elecciones de medio término y las fiestas de Navidad y Año Nuevo, el sur de la provincia de Santa Fe será el punto de partida de una sucesión de asambleas de base.

El 8 de enero habrá reuniones en Cañada de Gómez y en Wheelwright, promovidas por grupos de autoconvocados, que buscan delinear definiciones para hacer frente a la presión tributaria y la intervención estatal en los mercados de granos y carne vacuna. En Cañada de Gómez, estarán presentes dirigentes de la Mesa de Enlace, que resolvieron tomar contacto directo con productores de todas las provincias a través de este tipo de encuentros.

Luego de las últimas decisiones oficiales, el sector ganadero enfrenta el doble desafío de aumentar la producción para mejorar los volúmenes de exportación, sin desabastecer el mercado interno, el principal condicionamiento impuesto por el gobierno nacional.

No obstante y pese a la insistencia, hasta el momento, las políticas de control de precios siguen sin dar resultados, como ya sucedió en otras etapas de la historia argentina. Desde mayo, cuando se aplicaron las medidas restrictivas, el valor promedio de la carne tuvo aumentos del 6,7% en junio, 7,7% en julio, 1% en agosto, 2,56% en septiembre, 1,25% en octubre y 3% en noviembre.

A pesar de la apertura parcial de las exportaciones, que incluye a los mercados de Europa, Estados Unidos; Colombia, Chile y las vacas D y E a China, se estima que, en 2021, Argentina perdió más de 100 millones de dólares, en materia de exportación directa. La cifra equivalente a 200.000 TN, considerando un valor de 5600 dólares por TN. Por todo concepto las pérdidas alcanzan a 800 millones de la misma moneda

Desde la producción se afirma que la política piensa sólo en términos de corto plazo, aunque ni siquiera así se recupera el consumo local. Por lo tanto, es una contradicción pretender aumentar la producción bovina en un marco restrictivo.

Subrayan el impacto de la creciente brecha cambiaria, ya que el valor neto que reciben los exportadores es de 92 pesos por dólar, contra los 107 del Banco Central y los 204 del blue. Otro dato saliente, es que la ingesta vacuna en nuestro país alcanza a los 47 kilos per cápita anuales, que son superados por los 50 kilos de pollo. En tanto, el cerdo promedia los 17 kilos.

El gobierno limita al 24% la venta de carne vacuna al exterior, en condición de equilibrio con el mercado interno, local. Llevada a los datos fríos, la producción nacional es de 3 millones de TN de res con hueso. Es decir, que ese porcentaje implica 720.000 TN.

Con cierto resquemor, el empresariado espera que en 2022 esta cifra sea un piso y añora las exportaciones de 2019, cuando se llegó a las 840.000 TN y 2020, con 900.000 TN. Los más optimistas, creen que el año entrante se mantendrá el volumen de 2021, aunque algunos temen que haya una baja del 10%, mientras esperan algún parámetro para cumplir con las 720.000 TN.

No obstante, plantean que se debe trabajar intensamente sobre tres ejes: el peso de faena, podría generar 450.000 TN más; el índice de marcación del ternero (61/ 63% terneros por madre para llegar a un millón de terneros más) y la subnutrición de las vacas, destacando que Argentina tiene 22 millones de madres. Otro punto importante es el tratamiento de áreas marginales y bajos meridionales, que contempla entre 2 y 3 millones de hectáreas, que suelen alquilarse por quintales. 

Acostumbrado a enfrentar dificultades, el sector productivo mantiene su voluntad de crecer. Asegura que se puede crecer hasta un 50% con buenas prácticas, capacidad financiera adecuada y una política exportadora abierta. Considera además que la inversión en ganadería es más segura que la agricultura, ya que ésta se expone a mayores riesgos climáticos, en tanto que la lechería es casi una industria.

La definición de cara al 2022 está a punto de caer y hay más dudas que certezas. Quienes participan de esta actividad, motor de la economía nacional, tienen en claro que no se puede generar riqueza y trabajo si no hay un diálogo abierto que contemple a todos los eslabones de la cadena productiva. 

Continuar la política de negociar fragmentando y tomando decisiones unilaterales con objetivos cortoplacistas, alejará cada vez más las metas de aumentar la producción, generar empleo y llevar alimento de calidad a la mesa de los argentinos.