Buenos Aires

24°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 58.00

Venta

$ 63.00

Euro

Compra

$ 65.27

Venta

$ 65.64

Real

Compra

$ 13.85

Venta

$ 13.85

Provisto por

Uali, la empresa de drones argentinos que trabaja en Vaca Muerta

Viernes 18 de Octubre, 2019

En apenas dos años, Uali se consolida en la producción de drones industriales. En poco tiempo la compañía logró su inserción en Vaca Muerta. Actualmente desarrolla drones aéreos y se encuentran en la etapa de testeo sus versiones de uso acuático.

En las últimas décadas la tecnología ha modificado prácticamente a todas las actividades laborales. En el área de la comunicación audiovisual, los drones ocupan un lugar de privilegio, no sólo por lo que permiten registrar sino porque se encuentran en un proceso de permanente perfeccionamiento. Ser Industria Radio, dialogó con Diego Montesano, Chief Marketing Officer y Co-fundador de Uali drones, quien repasó el surgimiento de la empresa y las perspectivas planteadas.

Ser Industria: ¿Cómo es hacer drones en la Argentina?

Diego Montesano: La verdad es que nos encontramos con las mismas complicaciones que se puede enfrentar cualquier tipo de emprendedor o industria. Conceptualmente arrancamos hace prácticamente dos años, mi socio, Ian Bogado, había hecho una pasantía en una compañía de drones europeos. Nos conocimos en ese momento, empezamos a dialogar y vimos la oportunidad. Acá no había desarrollo de drones del tipo industriales y a partir de ahí lo que empezamos a hacer fue investigar. Ocupó más tiempo la investigación que la producción, que comenzamos a hacer hace seis meses. En síntesis, destinamos un año y medio a aprender, probar y testear el producto. La categoría es completamente nueva, hay pocos jugadores y hay menos en lo que es drones industriales.

SI: ¿Estabas relacionado con la fabricación de drones?

DM: Soy publicista y tengo un magister en negocios, nunca había estado en el negocio.

Me interesan las nuevas tecnologías porque vengo del palo, fundé una agencia de desarrollo digitales en el año 2006 que luego se asoció con una compañía más grande. Pero la verdad que en robótica no, tampoco soy ingeniero, no se de sistemas, no programo, básicamente lo mío son los negocios. Me encantó la oportunidad y se dio todo para arrancar. De todas formas, después de ver la posibilidad, uno se empieza a meter y de alguna manera empieza a generar conocimiento. Esta era una start up en una categoría totalmente novedosa apara mí.

SI: ¿Cuáles son los proyectos que están desarrollando en Vaca Muerta?

DM: Hay algunos sobre los que, por cuestiones de confidencialidad, no puedo explayarme. Hoy los yacimientos petrolíferos tienen cuestiones de seguridad a cubrir. El ítem básico que nosotros empezamos a desarrollar y, diría que es nuestro caballito de batalla, es detectar anomalías en los espacios. Hay que tener en cuenta que una cuadrilla para de ir un lugar a otro, recorre distancias son muy largas y además las condiciones climáticas no son las mejores. La cuadrilla va de un pozo a otro para ver si hay un problema. Muchas veces se llega a ese lugar, se detecta un inconveniente, pero no existe la solución. Lo que hacemos con los drones no sólo es llegar antes para avisar que hay un problema, sino que pueden detectar antemano posibles problemas que vayan a generarse. Esto es así porque entrenamos al dron, le incorporamos muchísimas imágenes, fotografías para que vaya aprendiendo. Con esto no hacemos que trabaje menos gente, ni vamos a sacarle recursos a las compañías para que ahorren dinero. Lo que vamos a hacer es optimizar las cuadrillas, que en lugar de ir un lugar a otro a ver si hay un problema, directamente vayan a solucionarlo o se anticipan al problema.

También estamos trabajando en otros desarrollos. Lógicamente el delivery es una de ellos, me refiero a enviar elementos de un lugar a otro que, por alguna circunstancia, ya sea climática o de otra índole no se pueda realizar de forma tradicional. Implica ahorrar tiempo, que en estas industrias es dinero muy fuerte que pierden las compañías.

SI: ¿Los drones de Uali se fabrican totalmente en Argentina?  

DM: Generalmente cuando se piensa en drones, lo primero que viene a la mente es el producto físico y se imagina únicamente la actividad aérea. Hay que tener en cuenta que los drones pueden ser de determinados tipos. Los tres más básicos son: el aéreo, el terrestre y el acuático. Nosotros estamos experimentando hoy en dos terrenos. El aéreo, que es el que ya tenemos operativo y en el que estamos ya metidos en el mercado. Y nos encontramos desarrollando el acuático. Recién estamos testeando. Básicamente por un tema de mercado. El desarrollo nuestro del software es local. Lo empezamos a trabajar con los desarrolladores que mi socio tenía en España, luego fue mutando. También tenemos la posibilidad de ejecutar un diseño de carcazas propio. Los motores son externos y por ejemplo hay elementos que son de alguna manera commodities, como una hélice, un rotor, una luz… Ese tipo de cosas o las compramos acá si existen, o las importamos. Pero el software y el diseño de producto son completamente propios.

SI: Cuando comienzan a desarrollar los drones, ¿tienen una proyección específica respecto a su utilidad?

DM:  Los drones que nosotros desarrollamos no son recreativos, no son para una familia, son industriales. Cumplen funciones de trabajo operativas en condiciones difíciles.

Los utilizan las empresas, por las prestaciones y los costos. Nuestra performance cuando planteábamos la compañía era desarrollar este tipo de drones para la venta y el mercado nos fue llevando al servicio. Fuimos aprendiendo, las mismas nos iban diciendo que estaba buenísimo pero que necesitaban el servicio.

SI: Respecto a los datos que obtienen a través de los drones, ¿ustedes los procesan o hay algún tipo de aplicación o de programa que se puede utilizar?

DM: El dron en sí no deja de ser una unidad que ejecuta una función de traslado de un punto a otro, con lo cual sino le brindamos inteligencia a ese dron no deja de ser simplemente eso, con lo cual la función que puede dar es muy limitada. Estamos apalancados por la plataforma de inteligencia artificial Watson de IBM. A partir de ahí lo que hacemos es tomar información en base a modelos predictivos. Por ejemplo, estamos comparando situaciones en yacimientos petrolíferos. El dron se basa en modelos de predicción, imágenes del pasado. Lo que hacen las plataformas es comparar y disparar información si encuentra una anomalía. Nosotros brindamos información para que a partir de ellas se tomen decisiones. Un dron podría hacer un delivery y en ese caso no requiere información. De todas formas, si la requiriera, por ejemplo, a qué hora salió el dron, con que carga, cuanto recorrió, la información la pueden ver desde tableros que brindamos nosotros o integramos dentro de su plataforma.

SI: En disciplinas como la arqueología, la geología y en países como España, los drones se utilizan para crear modelos 3D de planos de sitios y espacios geográficos. Que se produzca en Argentina es muy importante para que se desarrollen otras actividades…

DM: Pensemos en una unidad a la que tenemos que agregar valor para que nos sirva para las funciones que nosotros queramos. Hace poco una compañía Argentina desarrolló un modelo que lo que hace es ver en emplazamientos constructivos. Si los operarios están con el casco puesto, si tienen las chaquetas colocadas, si el suministro de arena es el requerido para ese día. La verdad es que el dron en definitiva no termina siendo más que una herramienta que soporta una plataforma que chequea información para dar un dato. Nuestros drones tienen una autonomía de 120 minutos que realmente es una locura si uno lo compara con lo que era hace muy poco y con lo que la competencia ofrece. Esos son agregados pero la verdadera inteligencia en sí es la que soporta la información.