Buenos Aires

10°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 122.75

Venta

$ 128.75

Euro

Compra

$ 130.58

Venta

$ 131.11

Real

Compra

$ 23.69

Venta

$ 23.70

Información de Provista por

El Tribunal de Apelaciones de Nueva York corrige a Griesa y a los buitres

Martes 1 de Septiembre, 2015

El Tribunal de Apelaciones por el Segundo Circuito aceptó los argumentos de la República y del BCRA, rechazó los de los fondos buitre y decidió una vez más que los ataques contra el BCRA para extorsionar a la República son ilegales.

De esta manera, la Cámara Apelaciones vuelve a desautorizar al Juez Griesa, tal como lo había hecho semanas atrás. En este caso, el Segundo Circuito dejó sin efecto la insólita decisión del Juez Griesa de permitir que los fondos NML Capital, Ltd. y EM Ltd. iniciaran una acción para que se declarara que el BCRA era el “alter ego” de la República, y de ese modo intentaran embargar los activos del Banco Central en otros países.

En su decisión, el Segundo Circuito rechazó la desinformada afirmación del Juez Griesa, quien había sostenido que el BCRA no actuaba de “manera normal” y que, por lo tanto, los buitres “tenía un caso muy fuerte de alter ego”. La decisión de hoy dejó en evidencia que quien no ha tomado hasta el momento decisiones “normales”, de acuerdo al Segundo Circuito, ha sido el Juez Griesa. En este sentido, luego de explicarle detalladamente al juez cuáles son las funciones que cumplen los Bancos Centrales, el Segundo Circuito concluyó que la mayoría de las acciones que realiza el BCRA son funciones de gobierno llevadas adelante por la mayoría de los Bancos Centrales del mundo.

La decisión representa el tercer fallo del Segundo Circuito que rechaza los ataques de los fondos buitre contra el Banco Central y sus activos. En 2007 y 2011, el Tribunal ya había rechazado el intento de atacar los fondos del BCRA, sosteniendo en cada instancia que dichos activos son inmunes según la Ley de Inmunidades de Soberanos Extranjeros de Estados Unidos.

En esta oportunidad, el Segundo Circuito decidió de modo definitivo que el BCRA no es el “alter ego” de la República Argentina y que, por lo tanto, sus activos no pueden ser atacados con motivo de reclamos que se hagan contra Argentina.