Buenos Aires

25°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 80.25

Venta

$ 86.25

Euro

Compra

$ 96.59

Venta

$ 97.04

Real

Compra

$ 15.16

Venta

$ 15.16

Provisto por

Garantizan empleo por más de diez años en Astillero Río Santiago

Lunes 21 de Abril, 2014

El presidente del Astillero,  Héctor Scavuzzo, aseguró que tiene compromisos firmados para la construcción de 23 buques, 5 de ellos de la Armada.

Héctor Scavuzzo es el presidente del ente administrativo Astillero Río Santiago, dependiente del ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología bonaerense  y se refirió extensamente sobre la actualidad y el futuro del establecimiento situado en Ensenada, provincia de Buenos Aires.

Hace poco se difundió que el astillero tiene garantizado el trabajo hasta después de 2025. Hay tres proyectos de ley, en plena discusión en el Congreso Nacional, que tienen que ver con la reactivación de la industria naval. ¿Cuál es su apreciación sobre estas iniciativas?

Es necesaria la recreación de un fondo de la Marina Mercante, que lógicamente este financiando la industria naval, porque hoy se carece absolutamente de financiamiento. Apoyamos esa iniciativa.  Astillero Rio Santiago viene de la época de la disolución del AFNE (Astilleros y Fábricas Navales del Estado). En aquel momento pasó a depender de la provincia de Buenos Aires, y también se convirtió en un ente administrador, que tiene algunas características de autárquico. En referencia a las iniciativas parlamentarias, lo poco que se haga va a ser más que lo que tenemos. Vamos en dirección a lograr el fondo de financiamiento.

 El astillero, en la década del ‘90,  sufrió los embates de la ola privatizadora, porque los estudios “economicistas” que se hicieron en ese momento recomendaban desprenderse de la masa salarial. Eran las épocas de “achicamiento del estado”. Esa política era totalmente opuesta a la de la época en que se creó. Este astillero nació a los efectos de producir barcos para la defensa del territorio y la soberanía nacional. De repente, cuando hay un cambio de política y el Estado deja de ser el que tiene que manejar absolutamente todo  y  “todo” pasa a la esfera privada para que el “mercado” se haga cargo, el astillero cayó en la volteada y  paso por momentos muy difíciles. De tener ocho mil empleados, paso a setecientos. El decreto 1010, del año 2004, y la visita de los presidentes Néstor Kirchner y de Hugo Chávez, significó el “principio del fin del calvario” para el astillero Rio Santiago  y produjo su reactivación.

¿Qué logros resaltaría de su gestión?

Nosotros llegamos en el 2012, en la gestión de Daniel Scioli, arribamos con el ministro de Producción Cristian Breitenstein. Me convocó para que me haga cargo del Astillero, que tenía un sólo barco, el Eva Perón, que es producto de la visita de los presidentes que mencioné. Su  botadura  fue un símbolo, un punto de inflexión, porque se trataba de un barco con la última tecnología que exigían las leyes internacionales  y  lo botábamos después de 30 años.  Es un barco de doble casco, productero, de 47000 toneladas de porte, 182 metros de eslora y 30 de manga. Celebramos el contrato de Pedevesa, pero no queríamos ser  “Pedevesa dependientes”. Entonces, se trazaron otros objetivos;  salimos a buscar armadores nacionales para construir barcos de bandera nacional, que van a llevar tripulación y mercadería argentina.  Y no solo conseguimos tres armadores más, sino que también conseguimos un importante número de barcos. Fue un trabajo arduo que nos llevó dos años. La premisa del Gobernador  es que haya desarrollo naval e industrial, pero con previsibilidad laboral, para que la gente tenga garantizada la fuente de trabajo. Tuvimos que convencer a armadores para que inviertan en barcos construidos por el Estado, con todos los prejuicios que esto tiene aparejado. Vamos a comenzar con la fabricación, además, de cinco buques para la Armada Nacional, encargados por el Ministerio de Defensa: dos remolcadores grandes,  dos chicos, y un aviso. Por lo tanto, podemos afirmar que estamos construyendo veintitrés barcos, o sea que Astillero Rio Santiago garantiza el trabajo hasta el 2025. Por primera vez, vamos a tener las tres gradas ocupadas y trabajando a full.  Firmamos contratos con distintas empresas.  Lo más importante es que dejamos de ser dependientes de Pedevesa, y  tenemos cuatro bocas de auxilio económico. Ya no se parará la producción si un armador se atrasa en el pago.

¿Cuáles fueron las articulaciones que hicieron posible este cambio?

Tenemos una forma diferente de ver la gestión. Por ejemplo, yo estoy encima de la apertura de la caja de crédito en los bancos.  Personalmente fui a hablar con los armadores; los fui a convencer de que Astillero es un buen negocio. No es que hago un “yoismo”, sino que quiero explicar que nos cargamos el astillero al hombro. El techo del Estadio Único de La Plata fue realizado con las manos de los trabajadores del Astillero. Vamos hacia la diversificación del trabajo, no queremos encasillarnos solamente en la construcción de barcos. Los ejes y los alabes de los rotores eólicos para Imsa, que se están instalando en Venezuela para la empresa Tocoma, fueron construidos aquí. También logramos un acuerdo con la Universidad de La Plata, para la construcción de molinos eólicos productores de electricidad, en una co-gestión público privada con la empresa Calviño S.A., y ya tenemos toda la maquinaria para empezar a desarrollar los rotores, de manera que excepto las aspas -que se fabrican solamente en tres lugares en el mundo-, estaríamos fabricando el setenta por ciento de la producción total de los molinos; construimos las columnas y los rotores. Esta es una industria de futuro.

Este Astillero fue uno de los últimos productores de locomotoras. ¿Es posible que Río Santiago vuelva a participar de la industria ferroviaria?

Por supuesto que la capacidad técnica está, pero depende de muchas condiciones: una es el financiamiento, otra es saber que necesidades hay que cubrir.  Podríamos fabricar los esqueletos de los vagones, pero esto depende de un análisis profundo de la unidad de negocios.

¿Qué capacidad operativa recuperó  el Astillero y cuánto falta recuperar?

Para recuperar la capacidad  total, calculo unos seis meses más. Si contamos con los recursos necesarios, creo que en ese tiempo la grada 3 va a estar disponible. Ya terminamos con la grada 2.  Aspiramos a que a fin de año podamos sacar la foto en la que estemos todos trabajando a pleno. Antes, los trabajadores comían en condiciones higiénicas espantosas. Dotamos al Astillero de las condiciones mínimas para que puedan hacer sus actividades, hemos inaugurado un comedor. También lo dotamos de un jardín maternal, ya que los trabajadores no tenían donde dejar a sus chicos  y esto ampliaba el ausentismo. Hay otros lugares que se están reacondicionando, como son los baños y  vestuarios. Gracias a la ministra de Educación de la Provincia, Nora De Lucia, nos habilitaron el curso para Técnico Constructor Naval. Somos el único Astillero en Latinoamérica que cuenta con una escuela lo suficientemente importante donde van egresar este año Técnicos en Construcción Naval. Astillero Rio Santiago le garantiza empleo a sus trabajadores por más de diez años. Esto nos diferencia del resto, ya que  no hay empresa en el territorio nacional que le pueda garantizar a su gente trabajo por esa cantidad de tiempo.