La industria mantuvo alta productividad laboral, pero cayó en valores monetarios

14 julio, 2016

Así surge de un análisis del Instituto de Estudios Laborales y Sociales de la UCES de los datos de la última Encuesta Mensual Industrial.

La falta de productividad en valores monetarios fue contrarrestada con la mejora de los precios internacionales de las manufacturas (IDELAS – UCES).

Sobre 21 sectores de actividad 19 han logrado en los últimos 20 años diferentes grados de mejora de la eficiencia de sus sistemas de producción por obrero, con un agregado que virtualmente se duplicó. E incluso, el último dato a mediados de 2015, encontró a 9 grandes ramas con índices récord y otros 5 fueron frenados por el cepo cambiario.

Sin embargo, “en valores ajustados por los precios de la economía y salarios de cada industria muy pocos superan los índices de 1997. A partir de ahí surgen las recurrentes demandas de un tipo de cambio alto que posibilite disimular esa falencia, pero se ignora el contrapeso que ejerce el nivel de precios de internacional de los productos que elaboran las manufacturas locales”, explica un análisis del Idelas–UCES.

El informe de la casa de altos estudios considera que “es muy común atribuir la baja presencia de la producción manufacturera no agropecuaria en el mercado mundial a la baja productividad de las plantas fabriles, por la supuesta falta de vocación de los empresarios a invertir en moderna tecnología y desarrollos de vanguardia”. No obstante, a partir de los datos del Indec de la Encuesta Industrial Mensual sobre volumen físico de producción, intensidad laboral, determinada por la cantidad de horas trabajadas por obrero ocupado y el índice de salarios de cada rama de actividad, surgió que a lo largo de los últimos 19 años fueron muy pocas las actividades que no lograron una sostenida mejora de la productividad laboral física, definida por el cociente entre el volumen de producción y la intensidad laboral, respecto del nivel de 1997. Fueron los casos de las refinerías de petróleo (consideradas en conjunto) y de los fabricantes de equipos de transporte especiales.

La mayor parte de las ramas industriales lograron obtener más producción por trabajador ocupado.

Pero el escenario cambia sustancialmente cuando se relacionan los índices de productividad laboral con el índice de costo salarial real, deflactado por el índice general de precios al por mayor de las manufacturas industriales, porque en la mayoría de los casos se han verificado retrocesos respecto de 1997, y más aún en comparación con los picos que habían alcanzado en 2003. No obstante, cuando se contempla el repunte de los precios internacionales de las manufacturas industriales se advierte que el sector perdió exportaciones más por efecto del cepo cambiario que rigió entre fines de 2011 y casi todo 2015, que por su baja productividad física.

Nula contribución a la generación de empleos 

Idelas considera que “la industria mantiene una gran asignatura pendiente que es la de contribuir a la generación de empleos, habida cuenta de que de la estadística oficial surge una singular incapacidad para aumentar la dotación en términos absolutos en 20 años, al menos acorde al crecimiento vegetativo de la población”.

El trabajo, destaca que “la razón de un retroceso real cercano a 4% y de casi 15% en las horas obrero trabajadas se explica en la resistencia de la dirigencia política a impulsar una reforma laboral que incentive el empleo y la inversión productiva, porque implicaría una cambio del régimen de financiamiento al sistema previsional con aportes de las empresas y obras sociales, a los que se agregan diversas normas preventivas de despidos y accidentes laborales, o bien del sistema tributario, a través de posibilitar que esos sobrecostos puedan ser computados a cuenta de IVA y anticipo de Ganancias, porque, en ese caso afectaría el reparto de impuestos con las provincias”.

El trabajo no se queda en las relaciones físicas de producción y cantidad de personas empleadas, sino que avanza con “el ajuste del índice de productividad laboral física con la variación del índice de salarios y el promedio general de precios al por mayor de los productos manufacturados, así determinó que sólo 4 sectores lograran al cierre del primer semestre de 2015 superar el nivel de 19 años antes; fueron los casos de los fabricantes de productos de cuero 145%; de papel y derivados 66%; productos del tabaco 42% e instrumentos médicos y de precisión 34 por ciento”.

En el otro extremo se ubicaron las ramas fabricante de equipos especiales de transporte con baja de 83%; refinería de petróleo 65%; la fabricante de indumentaria 47; maquinaria y equipo 45%; muebles y colchones 42%; sustancias y productos químicos 27%; productos del caucho y plástico 14%; metales comunes 9%; metálicos excepto máquinas 8%; radio y televisión y materiales para la construcción sendos 6%; e imprentas y editoriales 4 por ciento.

Fuente: infobae.com

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

El SPN registró superávit financiero por tercer mes consecutivo: $276.638 millones

Suma tres meses consecutivos de excedente financiero por primera vez desde el 2008.

Hace 6 horas
Por

“El 9 de mayo no sólo pararán los trabajadores, todos la estamos pasando mal”

Lo afirmó el dirigente sindical Mauro Coronel en Ser Industria Radio.

Hace 16 horas
Por

“Si Milei cumple con su promesa de campaña, levantar el cepo debería ser el siguiente paso”

Estiman que la economía no se recuperará hasta el último trimestre.

Hace 17 horas
Por

Un sector empresario insta a la “pronta aprobación” del paquete fiscal

Considera que, de no implementarse, peligra la continuidad de muchas PyMEs y puestos de trabajo.

Hace 3 días
Por

Marzo registró una fuerte caída interanual del consumo de carne: 18,5%

Desde CICCRA afirman que es la peor estadística de la historia.

Hace 4 días
Por

Más del 86% de las empresas tienen dificultades para atraer y retener talentos

La AHK Argentina y la Bolsa de Comercio de Córdoba presentan un informe sobre “Perspectivas 2030: Talento, Empleo e Innovación".

Hace 5 días
Por