“La industria naval es estratégica para el desarrollo del país”

El secretario de Industria de la Nación, Fernando Grasso, calificó a la industria naval como un “sector estratégico”. Repasó algunas de las medidas impulsadas durante su gestión y reconoció que el principal problema es la falta de financiación.

12 septiembre, 2019

En el marco del Día de la Industria Naval, Grasso remarcó que desde “el Ministerio de Producción de la Nación y particularmente desde la Secretaría de Industria, venimos trabajando en el sector porque creemos que hay una gran oportunidad para el país”.

El funcionario indicó que “la industria naval es estratégica para el desarrollo del país. Es una actividad muy importante desde el punto de vista regional por la zona donde está instalada, porque hay una capacidad empresaria con mucha tradición, hay un capital humano que no hay que perderlo. En la Argentina con todo el lecho marítimo que tenemos, las hidrovías y la capacidad de los astilleros, están todas las condiciones para poder capitalizar esta oportunidad y sería una picardía que no tengamos una industria naval consolidada”.

“Tradicionalmente, la Argentina supo tener una industria naval y una flota muy importante. Hoy no solamente se conservan astilleros con capacidades industriales muy importantes, sino que lo más valorable es el capital humano con el que cuenta. El conocimiento de construir un barco es crucial y en Argentina eso está intacto y lo tenemos que aprovechar”, explicó el economista.

Entre las medidas impulsadas para darle mayor competitividad al sector, Grasso puntualizó que “se logró aprobar la ley de Industria Naval. Además permitimos a los astilleros que todo lo que son las partes y piezas para la construcción de buques que son importadas, porque no hay fabricación local, lo puedan hacer sin pagar aranceles. A su vez le dimos continuidad al régimen del bono fiscal”.

También señaló el DNU que el Presidente Mauricio Macri firmó a principio del 2019, donde se establece un cronograma para la renovación de la flota pesquera.

Asimismo, sostuvo que en el marco de la ley de Marina Mercante hay una oportunidad para impulsar al sector. En ese sentido destacó que la Hidrovía Paraná-Paraguay es una oportunidad logística para el país. “Si bien los avances no pudieron ser del todo contundentes fuimos dando algunos primeros pasos. El objetivo central es poder consolidar a la Argentina con la oferta de barcazas y remolcadores para la hidrovía, que es un negocio que se perdió en las últimas décadas”.

Sin embargo aclaró que “todavía queda mucho por trabajar principalmente con lo que tiene que ver con el financiamiento. Hicimos algunos avances, como mejorar la calificación de lo que es la hipoteca naval. También con el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) otorgamos una línea de financiamiento para la compra de buques donde nosotros ponemos la garantía como Ministerio de la Producción, eso es el algo a baja escala.  En este año que estuvo la línea vigente y pudimos concretar tres operaciones, hay otra dos en estudio, obviamente esto deberíamos tenerlo a un nivel más grande”.

Al respecto, agregó que “como muchos sectores productivos en la Argentina, la carga impositiva es un punto en el que tenemos que trabajar. Queda mucho por hacer desde el punto de vista de las contribuciones patronales, tenemos que bajar la carga impositiva sobre lo que es la agregación de valor.

“En el mundo, los armadores o transportistas que compran buques lo hacen financiados, esa posibilidad de financiamiento es clave y a nosotros nos falta esa herramienta. No es fácil porque con el sistema financiero argentino actual,  básicamente tienen que hipotecar algo que no existe, porque el buque que se hipoteca se va a construir después y tampoco el astillero tiene garantías para poder respaldar esa operación porque se da la particularidad en esta industria que en realidad lo que más vale para esa industria no es la planta industrial o su equipamiento que tiene sino lo que va a construir”, explicó Grasso.

Ante eso, afirmó que “la hipoteca naval hoy en el sistema financiero no es un instrumento suficiente para poder garantizar financiamiento, entonces esa ingeniería financiera es lo que tenemos que lograr. Por eso el mayor desafío que tenemos en el corto plazo es poder generar un fondeo competitivo y finalmente llegue a los astilleros y a sus clientes para poder construir los buques”.

En el caso de los astilleros publicos, Grasso resaltó que “tienen un rol importante como complemento de lo que es la actividad privada. Hay que mantener cierto criterio, no es bueno que el sector publico desplace al privado. Es necesario que se complementen. Cuando las ventajas competitivas que tiene el sector público es utilizada para insertarse en negocios que tradicionalmente son desarrollados por iniciativas privadas no es positivo”.

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

En 25 años Argentina perdió 7,6 millones de hectáreas de vegetación natural

Es el resultado de la colección 1 de mapas anuales de cobertura y uso del suelo entre 1998 y 2022 generado por MapBiomas.

Hace 12 horas
Por

En abril el consumo sufrió una caída interanual del 4,5%

El dato surge de la CAC, que también registró un incremento del 0,6% frente a marzo.

Hace 2 días
Por

Desde 2012 casi no se crea empleo asalariado privado en Argentina

Creció apenas 4,9% mientras la Población Económicamente Activa aumentó 21,1%, en el mismo lapso.

Hace 4 días
Por

Caputo aseguró que en mayo seguirá el superávit financiero y frena aumento de energía

Lo afirmó el ministro de Economia, en el 41° Congreso Anual del IAEF.

Hace 5 días
Por

Empresarios expresaron acuerdos y diferencias con la modernización laboral

El presidente de CAME se reunió con el secretario de Trabajo de la Nación.

Hace 5 días
Por

Amplían el programa Cuota Simple y lo extienden hasta fin de año

La medida suma planes de 9 y 12 cuotas e incorpora rubros solicitados al secretario de Industria y Comercio.

Hace 1 semana
Por