Buenos Aires

11°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 93.00

Venta

$ 99.00

Euro

Compra

$ 113.84

Venta

$ 114.32

Real

Compra

$ 17.96

Venta

$ 17.96

Provisto por

La inflación de este año podría rondar “entre 45 y 52%”

Miércoles 28 de Abril, 2021

La estimación fue formulada por Miguel Calvete, presidente del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM) y vicepresidente de la Confederación de Comercio y Servicios de la República Argentina, en diálogo con Ser Industria Radio.

Asimismo, el especialista sostuvo que “la capacidad de compra del salario real sufre una caída de 19 o 20 puntos” y que “a partir del tercer trimestre puede haber una recuperación del consumo”. 

Al referirse a la inflación, señaló que “las experiencias que tenemos en Argentina respecto de controles de precios, no son positivas” y que el Estado “también es formador de precios” indicando que en algunos productos de consumo masivo la carga tributaria “tiene una incidencia de entre el 45 y hasta 60%”.

¿Cayó el consumo de productos de prevención sanitaria ante la segunda ola de la pandemia?

Hay una situación que desde INDECOM hemos medido en el primer trimestre, pero sobre todo en marzo y la primera quincena de abril, respecto del mismo período de 2020. Comparativamente vemos una caída en los productos de higiene personal, sanitarios y limpieza, de entre 27 y 40 puntos. Obviamente el año pasado, ante el anuncio del confinamiento total, la gente generó una sobre compra o stockeo de muchos de estos productos. Hubo una concientización que lamentablemente no la está teniendo ahora la ciudadanía. 

¿Hay menor poder de consumo?

Sumado un poco al relajamiento de la gente respecto de estos productos, tenemos la caída de 19 o 20 puntos de la capacidad de compra del salario real y una inflación que llegó prácticamente al 50% interanual y en algunos alimentos la ha superado. Más allá de las expectativas del gobierno, que propone en su presupuesto un 29% de inflación, el primer trimestre holgadamente la ha superado. Los volúmenes de compra cayeron mucho. No así los volúmenes de facturación porque la inflación los empujó hacia arriba.

¿La baja de compra de los productos de pandemia tiene que ver sólo con un relajamiento del tema o es que se consumen otros bienes?

La caída de la capacidad de consumo, refleja que la gente destina más dinero en cubrir los aumentos de alquileres, otros bienes y servicios y es directamente proporcional la caída de su capacidad de compra.

¿Los controles de precios dan buenos resultados?

Lamentablemente las experiencias que tenemos en Argentina respecto de controles de precios, no son positivas. El Estado tiene que tener una intervención y monitoreo de precios de bienes esenciales, pero no tanto en el punto de venta, sino en distribuidores, mayoristas, grandes cadenas de supermercados, que tienen capacidad de cartelización. Se tiene que impulsar el análisis de los valores de toda la cadena de comercialización, desde el proveedor de insumos de la industria. Eso es fundamental porque genera un efecto cascada. Por otro lado, el gobierno tiene que intervenir porque también es formador de precios. Cuando compramos un producto, estamos pagando un 50% de impuestos, una carga tributaria que en sí misma es distorsiva. Ingresos Brutos, que depende de cada provincia, incide entre un 5 y 8% en el precio final. A ellos se suman impuestos nacionales, tasas municipales, que generan una responsabilidad por parte del gobierno. Hay productos en los que la carga tributaria tiene una incidencia de entre el 45 y hasta 60% sobre el precio que paga el consumidor.

¿Está concentrada la producción de bienes de consumo básico?

Prácticamente el 50% de los productos que consumimos, ya sea alimentos, higiene personal, limpieza del hogar, los producen 32 compañías multinacionales y dos de origen argentino. El otro 50% es producido por más de 9000 PyMEs. El desafío por parte del Estado es revertir esa situación, impulsar a las pequeñas y medianas empresas para que puedan participar. Programas como Precios Cuidados o Precios Máximos, deben regionalizarse para darle la posibilidad a quienes producen a escala local de entrega, para que puedan posicionar sus productos. No es disparatado porque hay una ley de Góndolas, que lamentablemente es muy difícil de instrumentar.

¿Por qué es difícil aplicar esta legislación?

Porque justamente se tiene que trabajar en la reglamentación en forma más profunda para que las grandes cadenas de supermercados, grandes compradores y grandes mayoristas no se cartelicen. Por otro lado, esta ley exige que no puede haber una participación de más de un 30% de una compañía. Pero algunas tienen mucha más participación. Por eso es importante que las PyMEs se incorporen, se regionalicen y federalicen. Si se hace eso, se puede ejecutar bien la ley de Góndolas. Si no, va a ser muy complicado.

¿Hay interés desde el Estado en aplicar rigurosamente la ley?

Las intenciones tal vez estén. Hay mucho lobby por parte de algunas empresas, pero además de la intención pasa por la decisión política y la capacidad de ejecución. Son tres cosas que tienen que coincidir. Obviamente la capacidad de ejecución hoy no se ve y la decisión política es intermedia.

Tenemos un Estado grande y hay poca gente abocada a este tema. ¿El recurso humano está mal administrado?

Hay un Estado deficiente, lo vemos a diario y obviamente es uno de los problemas más grandes de la Argentina desde hace ya muchas décadas.

¿Qué puede suceder con la inflación y el consumo este mes y en mayo?

Respecto a la inflación, en abril vamos a estar en el 4,2%. La proyección del consumo depende mucho de la pandemia y las medidas que se tomen, porque influyen en forma directa. Entendemos que la inflación va a rondar entre 45 y 52%, anual. No podemos hacer futurología, pero estimamos que a partir del tercer trimestre del año puede haber una recuperación de consumo. Esto dependerá de que la gente esté vacunada, haya inmunidad de rebaño y se vaya recuperando la actividad económica.