“Los productos argentinos son buenos, caen bien en el mundo cuando uno los muestra”

Por

1 marzo, 2022

Lo aseguró Gabriel Salomón, socio gerente de Jidoka, compañía de servicios de logística y comercio exterior, a Ser Industria. El empresario sostuvo además que se debe alentar a las empresas a que salgan del país a buscar clientes y utilicen las representaciones diplomáticas argentinas, que colaboran brindando listas de posibles clientes.

En el mismo sentido destacó que en 2022 las exportaciones serán claves para la economía argentina, aunque advirtió que la negociación con el FMI será determinante. Expresó que si el país cumple las obligaciones que se acuerden “va a dar un poco de confianza en los mercados, en el resto del mundo”.

También se refirió a los avances de la Resolución 669/2021 de la secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, que expande las posibilidades de exportación de las industrias dentro del Mercosur y sus efectos sobre la actividad de las Zonas Francas.

¿Qué cambió desde la publicación de la Resolución 669/2021?

Desde octubre del año pasado se reglamentó la Decisión 33/15 del Mercosur y está operativa en forma parcial. Esto significa que puede ingresar a la zona franca Argentina mercadería del Mercosur con su correspondiente certificado de origen. Pero todavía no están operativos los certificados de origen derivados o las emisiones de nuevos certificados de origen arriba del certificado madre. Por ahora, la mercadería que ingresa a la zona franca por el plazo de vigencia que tenga el certificado de origen original, 90 días para el Mercosur, puede permanecer allí. Y al momento de liberarla, se pueden usar los beneficios del Mercosur que son no pagar arancel.

¿Podrías ampliar sobre el impacto de los beneficios?

Sirve financieramente para aquellas empresas que quieren comprar mercadería. Quizás puedan tener un poco más de stock dentro de la zona franca, siempre con la precaución de que no se venza el certificado de origen y poder destinar antes del vencimiento. Están trabajando la Aduana y la cámara certificadora de origen, que va a estar dentro de la zona franca, va a pertenecer al Concesionario. Los certificados de origen se van a emitir ahí. Serán los certificados “hijo” de los “madres”, para prolongar su vigencia, la estadía, poder revender a otros países del Mercosur. Creemos que todo está alineado en ese sentido, para que en el segundo semestre del año podamos tenerlo en forma completa.

¿Esto ya genera el acercamiento de nuevos interesados?

Se capta un nicho muy chico que justamente son aquellas empresas que tienen posibilidades de comprar para stockear 90 días. Nosotros estamos trayendo carga de Brasil en forma terrestre de la empresa Aqualaf, que produce todo lo que tiene que ver con griferías. Aquí desconsolida y utiliza ahí los días de certificado para liberar productos a medida que va necesitando.

En estos meses ¿cuáles son las mayores complicaciones que enfrenta el importador?

Son varias cosas que se deben sortear, está complejo. Previamente a una compra de mercadería en el exterior, hay que analizar varios puntos. Primero, una vez que tenés clasificada la mercadería arancelariamente, a través del nomenclador se determina cuánto hay que tributar y sobre todo, que tipo de intervenciones tenés. En Argentina están vigentes las licencias que otorgan las autorizaciones de importación a través de la SIMI, de la secretaría de Industria y pueden ser automáticas o no automáticas, dependiendo del producto. Es importante analizarlo, porque si es una licencia no automática, es preferible que esté previamente aprobado antes de comprar la mercadería. Si no, uno puede comprar y una vez que la mercadería está en viaje o arribada y carece de esta autorización, puede tener extra costos e incluso perderse. Es un primer análisis muy importante para hacer previamente. Después, están las restricciones del Banco Central por el tema del giro al exterior y la escasez de dólares.

¿El problema de los dólares se agravó?

Está controlado con más energía. Se fueron bajando los cupos de puntos que tienen las compañías. El año pasado se podía girar un millón de dólares en forma anticipada para la compra de mercadería. Ahora se bajó a 250.000 dólares. Hay algunas excepciones, como lo relacionado a bienes de capital que, por lo general, son maquinarias que generan empleo y se necesitan para la producción. En ese caso te dejan girar un 30% anticipado, un 50% contra el embarque y el 20% después de la importación. Pero el cupo sigue y lo que hace el mercado, si el volumen de importación es mucho más grande que el cupo que te da el Banco Central, es buscar algún instrumento bancario, alguna herramienta como una carta de crédito o negociar con los proveedores del exterior para cambiar la condición de venta y diferirla, aunque no siempre se logra. Y recientemente, se estableció muy fuerte el tema del CEF, que es un coeficiente financiero que da la AFIP, se reajustó. Tiene que ver con todas las declaraciones contables que hacen los importadores a nivel local y es el monto que permiten para importar mensualmente.


¿Qué está pasando con las exportaciones?

Creo que, si bien están planchadas, la Argentina tiene mucho por delante. Esto no tiene que ser coyuntural. Un proyecto de exportación se tiene que tomar en forma seria. Más allá del momento económico, el producto argentino queda barato. Con un buen desarrollo, un buen análisis de mercado de adónde ir, tipo de producto y cómo llevarlo, de ahora en adelante puede ser muy propicio. Hay que alentar a las empresas a que salgan a buscar clientes y utilicen las representaciones argentinas en el exterior, que colaboran brindando listas de posibles clientes.

¿Qué se puede mejorar a nivel logístico?

Para mejorar la improductividad que realmente hay, tienen que activarse las inversiones en infraestructura vial, descentralizar la logística, optimizar las vías internas del país. Hoy se maneja mucho por camión. Aunque parezca mentira, van a Tierra del Fuego y salen al exterior. La incidencia del transporte es muy elevada. Los costos de la logística son bastantes incidentes, no sólo a nivel local, por todo lo que está pasando en el mundo. Hay menos buques, mayores tarifas, más demanda. Antes, el envío de un contenedor a Oriente rondaba los 2000, 3000 dólares y ahora estamos hablando de 10.000, 12.000. Es un problema mundial, pero Argentina a nivel país podría mejorarlo tratando de unir con un esquema intermodal, vía férrea y trasporte fluvial, para llegar a los puertos base que son los de salida al exterior.

¿Cómo pensás que va a ser este año?

Hay un tema que no es menor, la negociación con el FMI. Va a ser relevante, importante, dependiendo de los cumplimientos, vencimientos y de cómo responda el país a esas obligaciones. Porque es lo que va a dar un poco de confianza en los mercados en el resto del mundo. La exportación también va a ser clave. Los productos argentinos son buenos, caen bien en el mundo cuando uno los muestra. Si logramos ser competitivos, aprovechando el inicio a través de un tipo de cambio propicio, que estimo irá aumentando y llegamos a una balanza de comercio exterior favorable, podemos colaborar a nivel país y decantar hacia abajo. En materia de importaciones, creo que van a seguir las restricciones, van a estar frenadas. Quizás haya que pensar en productos que puedan tener un cierto ensamble, no traer terminados, tratar de darle un valor agregado en el país, para que eso pueda ser la vía de inserción.

¿Es posible agregar valor y marcar la diferencia en el exterior?

Creo que sí. La industria metalúrgica está bien, igual la del calzado…En esos rubros tenemos clientes y lo notamos día a día. Antes una moto se traía totalmente terminada, para revender y hoy se traen totalmente desarmadas, incluso incompletas, porque hay una ley de integración que exige complementar con partes nacionales. Hacia allí va el resto de los productos, más allá de la calidad o el gusto del consumidor. Quien está acostumbrado a un producto de alta gama, seguramente se verá más perjudicado que aquél que consume algo para “toda la gente”, que es mucho más fácil de producir y no lleva mucha complejidad.

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

“Tenemos un gasto público infinanciable y un sistema impositivo impagable”, afirmó Enrique Szewach

El especialista expuso en la “Conferencia Industrial 2022”, organizada por la Unión Industrial del Gran La Plata (UIGLP), donde repasó la actualidad de la economía argentina.

Hace 17 horas
Por

Incautan 4.560 toneladas de granos, valuados en más de $160 millones

Estaban destinados al consumo animal y no contaban con la documentación respaldatoria correspondiente.

Hace 18 horas
Por

“Cuando el Estado necesita fondos, inventa un nuevo impuesto”, dijo el presidente de la UIGLP

Bajo la denominación de “Conferencia Industrial 2022”, la UIGLP celebró sus 25 años en el Hotel AMAU de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Hace 2 días
Por

La inversión real creció 15,3% interanual en agosto

El sector de la Construcción continúa mostrando cifras intermensuales positivas. Maquinaria y equipo lleva cuatro meses de contracciones.

Hace 2 días
Por

Massa presentó el Presupuesto 2023 que proyecta 60% de inflación

La iniciativa contempla un gasto total de casi 29 billones de pesos, un crecimiento de la economía del 2% y la reducción del déficit fiscal del 2,5 al 1,9%.

Hace 2 días
Por

El BCRA prorrogó la línea de financiamiento para la Inversión Productiva

La línea tiene tasas subsidiadas para adquirir bienes de capital, para la construcción de instalaciones, para producir bienes o servicios, entre otros.

Hace 3 días
Por