Buenos Aires

23°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 58.00

Venta

$ 63.00

Euro

Compra

$ 65.27

Venta

$ 65.64

Real

Compra

$ 13.85

Venta

$ 13.85

Provisto por

Los símbolos ideológicos de la desigualdad social*

Lunes 11 de Noviembre, 2019

Estamos próximos a ingresar al 2020. En latinoamérica, los países atraviesan el desafío de construir sociedades tecnológicas marcadas por el descontento de quienes resisten, reclaman y gritan. El malhumor social va en ascenso. Los próximos años serán difíciles, sino se encuentra el rumbo quedará fuera parte de esa sociedad.

La primera Exposición Universal de Londres en 1851, inauguró la plataforma ciencia y tecnología. El magnífico Crystal Palace fue una auténtica síntesis arquitectónica de la Revolución Industrial, símbolo de la mirada del hombre hacia el progreso y la modernidad. Se destruyó en un incendio en 1936.

La proclama por la “fe en el conocimiento científico” dio lugar a todo tipo de discusiones y enfrentamientos entre ciencia, fe y razón. Sin embargo, la ciencia progresó mucho más rápidamente que la compresión de su entendimiento y su alcance.

Podemos mencionar otras como la exposición Universal de París en 1889, la estructura de la Tour Eiffel es hoy símbolo de esa Nación. Los acontecimientos fueron marcando la diferencia entre el grupo “primer mundo” versus otros que después serían países en “vías de desarrollo”. Siglos más tarde, estas naciones, no supusieron tener que enfrentar rebeliones de chalecos amarillos, declaraciones de “emergencia económica y social” ni mucho menos conflictos por el referendo del brexit.

Otro capítulo de la historia

En octubre del año próximo, se llevará a cabo Dubai 2020 “Connecting minds, creating the future” primera exposición en un país de Medio Oriente. La “otra” Exposición Universal pretende celebrar el espíritu de colaboración, innovación, desarrollo y otros conceptos como sostenibilidad y movilidad.

Al finalizar el evento, la mayoría de las estructuras serán destinadas a la creación de un centro universitario de investigación de vanguardia, equipado con un centro de conferencias, museos y salas de exposiciones, además de numerosos servicios innovadores dirigidos a los estudiantes e investigadores. Su logotipo, formado por anillos que convergen en un anillo central hace referencia a la “unidad de los pueblos”. Los organizadores no imaginaron el evento en un contexto donde resuenan los disturbios del otro mundo. Porque hablando de unidad, en un mundo global todos estamos conectados.

Del otro lado del mundo

En ediciones anteriores mencionamos la riqueza latinoamericana, una región con infinidad de recursos propios. Pareciera que las sucesivas administraciones de estos países no han sido eficientes, han malgastado los recursos y por ende la chispa de la discordia estalló en pleno avance tecnológico.

Y ahora..Cuál sería la solución a estos desequilibrios? La unidad de la región es un tema pendiente. Las distintas caras de la crisis económica y social en países como Argentina, Bolivia, Chile, Venezuela, Ecuador y Colombia remiten a pensar en los personajes de la historia San Martín, Bolívar, O’Higgins, Santander, Sucre los héroes de la independencia que lucharon demasiado por los ideales como para dilapidar el capital obtenido.

Pero, hasta qué punto estamos dispuestos a repensar nuevas modalidades en la gestión de las instituciones? Esa es la gran incógnita que tenemos que debatir profundamente si queremos entrar al “primer mundo”.

El lado B

El liderazgo se construye sobre la base de la confianza y el respeto a las instituciones, una premisa que debe ser comprendida para poner en funcionamiento el sistema productivo. Ese liderazgo público debe estar al servicio del pueblo que es en definitiva quien ejerce el poder. Poder de producción de divisas genuinas en países donde las leyes tienen que cumplir rigurosamente con la letra de la Constitución.
Eso es lo que exige la sociedad “revuelta” de hoy. Las declaraciones de “emergencia” no son más que el reflejo del deterioro de la calidad de vida. Los países en “vias de desarrollo” ya no admiten que organismos externos intervengan en decisiones internas. Otro desafío que debe ser analizado con seriedad. Sigue pendiente un gran reto en relación con el desarrollo. La sociedad, exige una respuesta.

*Por Lic. Silvia Ladino. Director Pyempresa. Vocal Cámara de Comercio Argentina-Paraguay.Consultor en el área de Comercio, Industria y Comercio Exterior de la CAME.