Buenos Aires

19°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 118.25

Venta

$ 124.25

Euro

Compra

$ 127.43

Venta

$ 127.94

Real

Compra

$ 24.80

Venta

$ 24.80

Información de Provista por

“Necesitamos leyes que acompañen el desarrollo tecnológico”

Lunes 9 de Mayo, 2022

El Chief Marketing Officer y co-fundador de Uali Drones, Diego Montesano, consideró que es necesario que las regulaciones acompañen el desarrollo tecnológico y que no se conviertan en un obstáculo.

En diálogo con Ser Industria Radio, el CMO de la startup que brinda servicios principalmente en el sector energético, contó detalles de los trabajos que están realizando en España junto a Grupo Telefónica. También habló sobre los proyectos que van a desarrollar en Reino Unido y con Shell.

Asimismo, el emprendedor se explayó sobre las razones por las cuales ve un futuro optimista y con muchas posibilidades de crecimiento para Argentina pese “a los políticos”.

El año pasado Uali drones fue seleccionada para trabajar en Reino Unido. ¿Cómo fue el proceso y de qué trata el proyecto presentado?

Fuimos la única compañía de Latinoamérica seleccionada. Lógicamente tuvimos que realizar un montón de trabajo interno para presentar un proyecto viable, para que el gobierno nos fondee con un dinero que es no reembolsable y será destinado para hacer la inspección en turbinas eólicas offshore. Esto está en marcha y hay dos personas que dedicadas casi exclusivamente. Uno de ello es Ian Bogado, socio y cofundador de la compañía, se está yendo a vivir allá. Estamos muy contentos porque es una gran oportunidad para nosotros y además por la confianza que brinda a una compañía como la nuestra. Somos una startup. Hace dos años trabajábamos dos personas y ahora somos casi 30.

Los inicios fueron en Vaca Muerta…

Como toda startup nuestro primer mercado es el cual habitamos y empezamos a trabajar en pruebas de concepto. Somos una compañía que combina robótica, inteligencia artificial, IOT para hacer análisis predictivo y preventivo en la industria de la energía. Con la información ya procesada logramos anticiparnos a los problemas. Tenemos objetivos claros. El primero es ahorrarle dinero a la compañía, porque si detectamos una rotura de antemano, se la podemos tratar. Además de anticiparnos a eso, podemos prever el trabajo a realizar para su solución. Otro punto clave es el impacto sobre el medio ambiente porque si nos anticipamos a eso no sólo podemos ser muchos más eficientes con los activos, sino que a su vez vamos a evitar por ejemplo un derramamiento y las multas que tiene que ver con eso. Estos servicios que ofrecemos nos permitieron escalar. Arrancamos en Vaca Muerta y ya estamos metidos en España y en el Reino Unido.

¿Qué están desarrollando en España?

Es bastante particular porque ahí tenemos una alianza con Grupo Telefónica y hace ya año y medio que estamos operando. Estamos trabajando muy fuertemente con el Grupo, básicamente, en proyectos internos porque tienen como abonados a varias compañías de energía y eso permite ir en conjunto. También tenemos algunas iniciativas que no tienen que ver estrictamente con energía, pero si con las tecnologías que trabajamos. Estamos con un proyecto con la Dirección General de Tránsito de España para poder establecer la velocidad de los autos en diferentes lugares donde los drones pueden captar esa información y sin necesidad de cámaras estáticas.

En Argentina se debate la explotación petrolera offshore en las costas bonaerenses. ¿Es una buena oportunidad para Uali?

Sí, pero también hay un tema que es cuánto avanza la tecnología y en qué tiempo, para poder solventar las necesidades que requiere. Nosotros como toda compañía de tecnología acompañamos los crecimientos de proveedores, no somos desarrolladores de drones. Tratamos de encontrar el mejor producto viable y vamos planeando alternativas en el mercado para brindar los servicios que nos piden los clientes. Para realizar trabajos con vientos de 90 y 100 kilómetros por hora, que podemos encontrar tranquilamente en el sur de Argentina, un dron no baja nunca de los 100 mil dólares. Estamos hablando de unidades súper relevantes a nivel operativo, que a nivel costo tienen que tener referencia a esa valía. Los proyectos a elegir en offshore a nivel riesgo-recompensa tienen que ser relevantes para afrontar el desafío. En ese sentido, una compañía nos convocó para buscar alternativas en el sur de nuestro país y es lo mismo o muy parecido a lo que vamos a hacer en Reino Unido en turbinas eólicas, porque los climas son bastantes parecidos. Una startup de este tipo debe ir a pasos muy seguros. Si bien los crecimientos son verticales, el proyecto y el producto tiene que ir sobre ruedas, porque cuando te equivocas es muy probable que no haya una segunda oportunidad. Entonces vamos ejecutando pruebas y avanzando en la medida que la compañía puede y que el mercado lo permite.

En un principio el drone sorprendió con la posibilidad de tomar fotos, transmitir imágenes… ¿Cuál es el “techo”?

La tecnología avanza muy rápido, pero también pasa que las leyes no siguen esa evolución. Por eso necesitamos leyes que acompañen el desarrollo de tecnológico. Muchas veces sucede que no podés operar ciertas cuestiones porque las leyes no te acompañan, pero es algo que también ocurre en otros lados. Tenemos que acomodarnos a cada lugar que vamos y es verdad, siempre hablando de drones industriales, que la evolución que logramos cada seis meses o un año es muy grande.

En China, con la cuarentana actual por otra ola de Covid 19 vemos drones entregando alimentos. ¿Lo ves factible en Argentina?

La verdad es que drones y delivery suena como un matrimonio fantástico. Ahora bien, frente a eso hay una cuestión muy relevante que es cómo evoluciona la tecnología. Pensemos los drones volando en una ciudad, la cantidad de incidencias alrededor que tiene para poder ejecutar su trayecto de A, a punto B sin problemas, cables, pájaros, viento, lo que fuese. Después tenés la relación del humano con el drone. Si vemos un auto que viene por la calle, sabemos que no hay que cruzar. El ser humano normal todavía desconoce las posibilidades de movimiento que tiene un drone a la hora que se posa en el piso. Las leyes deberían acompañar también. Otro tema es la estructura. Seguramente ninguno tiene un helipuerto en la casa para que llegue un drone y lo mismo pasa en muchas partes del mundo, con lo cual esa evolución que suena muy natural diría que va a llevar un proceso de tiempo bastante largo. Además, hay un ítem clave, que es el costo. Es muchísimo más costoso llevar un producto con un drone que hacerlo con el delivery tradicional que nos lleva un café en una moto y vale el 1% del drone. Hay que pensar en qué categoría y en qué momento necesitamos eso. Enviar medicamentos o dispositivos en algún lugar donde no llegamos por incidencia del viento o porque hay un advenimiento de un camino, sí me parece que tienen sentido. Pero hoy creo que para lo que es delivery, como nosotros lo pensamos, más allá de que sea una alternativa de marketing, realmente falta mucho y hay las leyes también son un tema, más allá de los costos estructuras. De todas formas, va a llegar, pero falta.

En la corta vida de Uali drones hay empresas IBM, Microsoft, INTEL YPF, ahora se suma Shell. ¿Qué podés adelantar sobre este proyecto?

Las primeras compañías que nombraste nos han acompañado ni bien arrancamos, cuando Uali era un sueño que teníamos con mi socio. Un power point, ideas y un drone dando vueltas, después se convirtió en algo más sólido. En una ronda semilla recibimos la inversión de Globant y eso permitió que de dos personas pasemos a 25. Ahora estamos por abrir ronda de inversión Serie A, que nos permitirá crecer fuertemente a nivel regional y en toma de recursos humanos. Es algo muy importante porque no dejamos de dar empleo en el país. Gracias al crecimiento que tuvimos, las compañías depositaron sus ojos en nuestro servicio este año y una de ellas es Shell con quien estamos trabajando en detección de gas de efecto invernadero con una cámara que es una de las pocas en la región, porque además de detectar lo que hacemos, cuantificamos las emisiones, emitimos datos súper concretos y precisos. Esto nos permitirá escalar el servicio en otros países. En principio, si todo sale como queremos, estaremos desplegando esta solución en 10 países y si Dios y el mercado quieren, sería en los próximos 18 o 24 meses. No es fácil escalar para una compañía y menos cuando estás con tecnologías tan emergentes como las que trabajamos nosotros. Pero es un desafío que estamos haciendo muy bien y lleva a que empresas de primer nivel estén conformes con lo que hacemos.

¿Qué podés decirles a los jóvenes que, con sus motivos personales quieren emigrar y a aquellos que ni siquiera aún tienen esa expectativa?

Tal vez mi opinión resulte rara, pero además de ser emprendedor soy analista técnico de mercados. Como hobby, operó mercados, no soy asesor ni mucho menos. Para mí, hoy es momento de comprar Argentina. El país acaba de salir en los últimos dos tres meses del piso histórico y va para arriba. Las acciones de las compañías ya hicieron piso y a partir de ahora todo es mejorar, independiente de lo que hagan o dejen de hacer el Gobierno que, por supuesto, podría ayudar. Entiendo a los que se van y entiendo a los que ven todo mal, pero en los mercados los mejores momentos para meterse y apostar, es cuando se hace piso, Argentina ya lo hizo. Hay un montón de startups trabajando, creando empleo, haciendo cosas fabulosas que como emprendedor, me encantan.

¿Lo viven desde Uali?

Este año vamos a duplicar la cantidad de empleados. Para 2023 pensamos tener una planta de entre 80 y 100 empleados en Argentina. Creo que vamos a llegar a 50 para fin de 2022. Mi mensaje para los jóvenes es capacitarse, desarrollarse y arrancar. Entiendo y comprendo la frustración, pero para mí, Argentina sale en alza y en 10 años, es mucho tiempo por supuesto, veremos un país completamente diferente. Esto no es una posición política, olvídate de los políticos. A pesar de los políticos, no importa quien esté, Argentina va para arriba. Hay un axioma de los mercados que dice que cuando abundan las malas noticias es el momento en que uno tiene que comprar. Cuando el taxista, cuando doña Rosa, te empieza a hablar de un activo o de una compañía que no conocía nadie y de repente es mainstream, es el momento de vender.  Este es momento de compra al 100% Argentina. Sin duda sale al alza siendo un país súper creativo, muy trabajador a pesar de ciertas cuestiones que tienen que ver con ponerse de un lado u otro de las grietas. Es una opinión personal, a pesar de todo lo que sucede políticamente. De hecho, creo que ese sector ni siquiera entiende como leer el mercado y como suceden las cosas. Acá hay muchísimo talento, a veces tomamos entrevistas y es muy complicado seleccionar personal porque realmente tenemos muchísima capacidad. Eso me da la pauta que el recurso humano en Argentina es súper relevante y además muchísimos chicos muy jóvenes están creando compañías y desarrollos. Por eso el futuro es súper prometedor.