Buenos Aires

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 95.75

Venta

$ 101.75

Euro

Compra

$ 114.52

Venta

$ 115.00

Real

Compra

$ 18.97

Venta

$ 19.02

Provisto por

“Se puede disminuir un 14% el costo total del dragado de la Hidrovía”, afirmó el ingeniero Podetti

Sábado 27 de Marzo, 2021

Raúl Podetti, quien junto a sus colegas Carlos Brañas, Fernando Sánchez Checa y Luciano Cianci, elaboró un profundo trabajo denominado “Dragado inclusivo, sustentable y competitivo” en el que expone su propuesta para la Hidrovía Paraguay – Paraná, dialogó con Ser Industria Radio.

Mientras se avanza en la redacción del pliego para la nueva licitación de la Hidrovía Paraná Paraguay, el profesional de la ingeniería naval, aseguró que se pueden generar 23 mil puestos de trabajo a través de la construcción de los buques necesarios en nuestro país.

Sostuvo además que el uso de GNL permitirá importantísimos ahorros que harán muy competitiva a la segunda autovía fluvial del planeta. 

¿En qué consiste la propuesta?

Proponemos criterios y cláusulas concretas para el diseño de la licitación para la nueva concesión. Como bien dice el título, intenta que la nueva concesión sea inclusiva, es decir, que tenga en cuenta también al impacto social del trabajo que puede generar en la construcción de la enorme cantidad de barcos que requiere este dragado y también es sustentable porque, un trabajo de tal magnitud, no puede ser contaminante a la salud y al ambiente; finalmente proponemos que sea competitivo porque también debe ayudar a reducir el costo del peaje y no a aumentarlo, porque eso impacta en nuestras exportaciones. Apunta a que sea todo más competitivo en la Argentina y fundamentalmente a través de los barcos, por el río de La Plata. Son cláusulas muy estudiadas, trabajos que tienen más de 180 páginas, que han llevado muchas horas de elaboración y toman referencias internacionales. Hablamos de la segunda operación de dragado más importante del mundo, de 5 mil millones de dólares. 

¿Esto no se tiene en cuenta actualmente?

La concesión que está vigente desde 1995, que ha sido renovada en más de una ocasión, nunca tuvo en cuenta, en ninguno de estos 26 años y 7 gobiernos, que estos barcos se pueden construir en Argentina. Ningún gobierno le exigió al concesionario, estas mega empresas globales, que construyan en Argentina, cuando lo podríamos haber hecho con gran competitividad. Tampoco le exigió que el trabajo fuese ecológico y realmente han sido más de 200 mil toneladas de gases nocivos emitidos en estos años y si seguimos con este ritmo, una parte muy importante de las 3 mil muertes que generarían los barcos en esta región por emisiones nocivas serían causa justamente de esta operación de dragado. Así que esto es lo que intentamos nosotros, desde una mirada ambiental pero también, social y económica, proponer formas concretas para que se reduzcan las emisiones en el dragado, haciéndolo más competitivo y generando hasta 23 mil puestos de trabajo en la Industria Naval Argentina.

El tema ecológico es muy importante porque hay muchas comunidades, que toman el agua proveniente de este río…

Por supuesto que sí. Cuando uno habla de temas ambientales en los barcos, el mar, en los ríos, tiene que mirar dos aspectos ambientales distintos: la contaminación del agua, a la que te estás refiriendo, y la atmosférica. Un barco que consume fueloil o gasoil, emite con la combustión de sus motores, gases nocivos a la salud. Esos gases en el río de La Plata, en la zona que estamos hablando, hay una proyección que hasta el final de la concesión va a causar 3 mil muertes. Eso tiene que ver con todos los buques que están operando, de los cuales las dragas, de las que estamos hablando, toman una parte importante. Pero estamos hablando de las emisiones atmosféricas, no del agua, sino del aire.

¿Este aspecto se tuvo en cuenta en las exposiciones o ustedes fueron los únicos que lo plantearon? 

Gracias a Dios y con mucha sorpresa, prácticamente todos los gobernadores hicieron mención a nuestra propuesta de tener en cuenta la reducción de las emisiones atmosféricas. Nunca antes, esto lo quiero recalcar, se había hablado en forma explícita sobre estos temas.

El mundo se está dando cuenta de que, así como vamos, no solamente estamos arruinando el planeta para nosotros sino, lo más grave, lo estamos haciendo imposible para nuestros chicos, nuestros nietos, las futuras generaciones. Por eso es tan importante que los políticos, como empieza a ocurrir en Argentina, por lo menos hablen de esto. Lo que nosotros intentamos es que tomen acciones concretas, y eso se hace a través de acciones conducentes. Por ejemplo, limitar la cantidad de emisiones nocivas que vamos a permitir a estos barcos sigan haciendo y premiando a aquellos que ofrezcan flotas más ecológicas. La tecnología está disponible. En Argentina podemos construir estos barcos, hemos hecho en nuestro estudio un análisis de costos de construir estos barcos. Son un 40% menores que los de Europa y un 4% menores que los de Chile, usando la misma tecnología y teniendo calidades y plazos de entrega equivalentes. Así que no hay ninguna razón para que el tema ecológico no sea tenido en cuenta en esta licitación y mucho menos el impacto social.

En este particular momento… ¿Está la industria naval argentina para realizarlas?

Nuestra industria naval ha construido 89 barcos para el servicio de balizamiento y dragado entre los años ‘70 y ‘80, hasta principios de los ‘90. Cuando en los ‘90 cambia la política económica y la visión de que la Argentina no va a producir más barcos ni muchas otras cosas en sus industrias, se corta toda posibilidad porque se favorece la importación de barcos usados sin impuestos con los cuales ninguna industria del mundo podría competir. Desde entonces dejamos de construir excepto algunas excepciones, pero de los 17 astilleros que hay en el país, de los cuales 14 son privados, podemos usar solamente el 22% de las capacidades actuales para construir toda esta flota entre 5 y 6 años. Lo más importante de esto es que los astilleros más competitivos dentro de este grupo lo pueden hacer a costos y plazos menores que cualquiera en el mundo y un 4% menos de lo que cuestan en Chile. Gran parte del estudio se enfoca, en demostrar la competitividad de la industria naval argentina y desterrar para siempre que podemos construir barcos competitivamente.

Los 23 mil empleos, que mencionabas, ¿se vinculan a la Industria naval o también a otras actividades?

La Industria naval, es una madre de industrias, promueve a otras. Aproximadamente, lo que se llama el factor multiplicador, el empleo de un obrero naval trabajando en forma directa en la construcción de un barco genera otros tres empleos indirectos dentro del astillero y otras industrias concurrentes. Por ejemplo, las que le proveen insumos y servicios, equipos y materiales. Por eso aproximadamente los 7.200 puestos de trabajo que se generan dentro de los astilleros, son un factor multiplicador de otras actividades concurrentes que llega a los 23 mil, esto es tomando todo el plazo de construcción. Pero esto, además, pone en marcha a una industria que al demostrar su competitividad porque le permiten trabajar, va a poder seguir ofreciendo sus equipos y sus servicios en otras industrias, más allá de las del dragado, además de poder exportar barcos como hicimos también hasta principios de los ‘90.

¿Esto repercutiría en Vaca Muerta?.

Por supuesto, porque proponemos barcos ecológicos. Son tecnologías absolutamente probadas en el mundo. Se construyen cantidades de ellos a gas, en vez de usar diesel o fuel oil, parecido al gasoil que cargan los camiones, que es muy contaminante. Planteamos el uso de tecnologías limpias y de esas la más barata y disponible en forma amplia es el gas. En particular para el uso naval es el Gas Natural Licuado (GNL) y Vaca Muerta es el reservorio más importante que tenemos. Pero no necesitamos esperar a una gran producción. Desde hace más de 10 años, en Buenos Aires, en Buquebus, el buque Papa Francisco va y viene a Montevideo, a Colonia, todos los días usando gas. Este fue uno de los primeros barcos en el mundo de alta velocidad y alto consumo en usarlo y para eso la empresa armó su propia planta de licuefacción en San Vicente donde toma un gasoducto y convierte en GNL.

¿Será posible que se haga el llamado a licitación en el tiempo planteado?

El final de la concesión en algún momento iba a llegar. Fue más porque después se prorrogó. Es una crítica a nuestro sistema que estemos corriendo cuando sabemos que algo va a ocurrir, hace rato que lo sabemos… La concesión termina a fin de abril y en el pliego se está trabajando a toda máquina. Me consta que con gran preocupación se están haciendo los mayores esfuerzos para llegar esa fecha. Lo cual significa que se va a lanzar la licitación, con el final de la actual concesión, pero no se va a otorgar al nuevo concesionario hasta principios del año que viene, porque hay todo un proceso. Es una obra pública de dragado de las más importantes del mundo. No van a llamar a licitación, abrir los sobres y una semana después adjudicar. En la primera reunión del Consejo, se habló de, por lo menos, enero del año que viene. Es absolutamente lógico y te diría, con suerte, si no hay impugnaciones como suele haber en este tipo de situaciones. 

¿Qué va a pasar entre abril y que el nuevo concesionario tome la licitación? 

Va a haber una transición, pero esto no puede dejar de darse en el dragado porque si no, no podemos sacar nuestros granos y nuestras exportaciones, tampoco que entren las importaciones. Tiene que encontrarse un método por el cual se dé continuidad al servicio. Quiero mencionar respecto a hacer rápido este proceso, que indudablemente es algo importante, pero hacerlo rápido no significa hacerlo mal. Es preferible que tarden una semana más pero que lo hagan bien. No sería lógico decir “es más rápido, más fácil, no poner esta cláusula ambiental”. No, si nos lleva una semana más para discutir cómo debe ser la cláusula ambiental, discutámosla. Porque no puede que por algo que estuvo durante 26 años mal hecho, se pretenda solucionar una semana antes para seguir haciéndolo mal, es muy importante que se incluyan lo criterios ambientales atmosféricos y sociales. 

¿En qué se centra el concepto de competitividad? 

El GNL, en comparación con el diesel oil o el fueloil, permite que el costo del combustible del dragado sea la mitad. Esto tiene un impacto enorme y sumado al costo ambiental que se dejaría de tener, bajaría un 14% el costo total del dragado. Es algo mayúsculo lograr en estos mega proyectos logísticos una mejora de 1%. Acá proponemos una mejora del 14%, que sólo depende de incluir estas cláusulas en un pliego. Lo más importante además es que, todo esto se logra sin que el Estado ponga un peso, solamente tiene que gastar tinta en las cláusulas ambientales e industriales del estilo que nosotros proponemos y va a ahorrar casi 500 millones de dólares de gasto público.

¿Adoptarán las empresas el combustible limpio? 

Uno de los aspectos de la propuesta de la cláusula ambiental es que el enorme costo del daño que generan los barcos contaminantes a diesel oil y el fueloil, que actualmente pagamos entre todos nosotros con nuestros impuestos, en adelante lo pague quien lo genera. Así se está haciendo en el mundo en este momento. Y cuando tenés que pagar por algo, dejás de usarlo de una forma negativa. Si vos tenés que pagar por la contaminación te aseguro que vas a dejar de contaminar. Por eso es tan importante incluir también este sistema de la garantía del compromiso ambiental porque eso afecta al bolsillo de estas mega empresas dragadoras, que de esta forma se van a sentir incentivadas económicamente a tener operaciones ecológicas que van a redundar en nuestra salud y en nuestra economía porque vamos a dejar de pagar, con nuestros impuestos, la contaminación que ellos producen.