Buenos Aires


Vaca Muerta: récord de producción de gas

Pese a la falta de reglas claras, al congelamiento de los precios en el combustible, a la baja de subsidios y a la suba de retenciones, el sector energético continúa en creciendo. Según informó la Secretaría de Energía de la Nación, la producción de gas en Vaca Muerta fue la mayor en 14 años. Además ya son 15 los meses en los que Argentina no importa petróleo.

Sábado 7 de Septiembre, 2019

Los datos oficiales reflejan que la producción no convencional de gas creció 34% en julio, en la comparación interanual. Mientras que la de petróleo logró un 53%.

El total del aumento de la producción de gas fue de 9,3% en relación con el mismo mes del año pasado, dando como resultado la más alta en los últimos 14 años, con 144 millones de metros cúbicos diarios.

El gas convencional tuvo una caída en la producción de un 5%, fue compensado por el no convencional gracias al crecimiento interanual de 34%. El shale gas aumentó un 94% con una producción de 35 millones de metros cúbicos diarios.

Mientras que el petróleo alcanzó una producción de 505.000 barriles por días. En comparación con julio del 2018, la producción fue de un 4,4% más. Similar a lo que sucedió con el gas, en el caso del petróleo tuvo una baja de 3% pero fue compensada por un crecimiento del 53% del no convencional.

Pese a que a la interanual refleja que el shale oil creció un 62%, el volumen de producción no convencional todavía se mantiene en los 87 mil barriles diarios.

Con el despegue de Vaca Muerta, Argentina pudo recomponer su balanza comercial energética. A partir del 2018, el Gobierno autorizó la exportación de gas interrumpibles. En el primer semestre, Argentina exportó a Chile, Brasil y Uruguay, un promedio de 5,9 millones de metros cúbicos diarios. En los últimos días se fijaron las condiciones para sumar exportaciones de gas bajo condición firme para los meses que abarcan de septiembre a marzo.

Como consecuencia de la crisis económica y la suba del dólar, sumado al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno se vio obligado a reducir costos fiscales y el sector energético también sufrió estas medidas, como por ejemplo la reducción de beneficios fiscales para los productores de gas no convencional, al modificar la resolución 46 que otorgaba subsidios a las nuevas inversiones en Vaca Muerta.

Ente esto, además del exceso de gas en el mercado, las empresas apuntaron a la producción de crudo dando como resultado que desde hace 15 meses Argentina no importe petróleo.

Sin embargo, las últimas medidas oficiales como el congelamiento del precio del barril y el de fijar el tipo de cambio, generó preocupación en el sector.