Buenos Aires

19°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 118.25

Venta

$ 124.25

Euro

Compra

$ 127.43

Venta

$ 127.94

Real

Compra

$ 24.80

Venta

$ 24.80

Información de Provista por

Crece el rechazo de ambientalistas a la explotación offshore

Sábado 1 de Enero, 2022

En el cierre del año pasado, el decreto 900/2021, firmado por el Presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, otorgó la concesión de explotación del área CAN 100, habilitando la prospección offshore frente a la costa de Mar del Plata, en un área de 15.000 kilómetros cuadrados.

El bloque CAN 100 se encuentra a 300 km de la costa de Mar del Plata. Allí trabajará el consorcio integrado por las empresas Equinor, de origen noruego, que cuenta con el 35% de la sociedad, al igual que YPF. El 30% restante corresponde a Shell. Es una zona marina de más de 1500 metros de profundidad, nunca explorada ni perforada. 

La medida, publicada en el Boletín Oficial, permite el estudio 2D, 3D y 4D para hallar hidrocarburos de los bloques de la Cuenca Norte del Mar Argentino y establece que las empresas abonarán 6% durante los primeros diez años de la concesión de explotación, 9% durante los siguientes diez y 12% durante los últimos diez.

Previamente, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, declaró concluida la suspensión de plazos del procedimiento de evaluación de impacto ambiental del proyecto denominado “Campaña de Adquisición Sísmica Offshore Argentina; Cuenca Argentina Norte”. Además de aprobar la realización del proyecto presentado por Equinor Argentina, resolvió que la compañía “deberá dar estricto cumplimiento a los términos del Plan de Gestión Ambiental (…) que forma parte del Estudio de Impacto Ambiental presentado”.

La publicación del decreto despertó la reacción de ambientalistas y de las asambleas de las ciudades costeras, tanto en Mar del Plata como en otras comunidades. 

Cabe recordar que, a mediados de 2021, la Secretaría de Cambio Climático, realizó una Audiencia Pública que duró tres días, sobre la prospección marina y la posible actividad offshore. Durante esas jornadas expresaron su desacuerdo la totalidad de los sectores económicos claves, como el turismo y la pesca. 

En las últimas horas, las organizaciones ecologistas criticaron también el artículo 9 de la autorización. Allí dice textualmente que “el control y fiscalización del cumplimiento de la presente Declaración de Impacto Ambiental y su correspondiente Plan de Gestión Ambiental será realizado por la secretaría de Energía del ministerio de Economía”. 

Al respecto, objetan que, de acuerdo al mismo, “el ministerio de Ambiente deja en claro que ni el estado de la fauna marina, que será altamente perjudicada, ni de las emisiones de efecto invernadero que resulten de esta actividad, le incumben”. 

Por su parte la Coordinadora de la Campaña por la protección del Mar Argentino de Greenpeace, Luisina Vueso, había advertido que si bien la Audiencia Pública no era vinculante “muchísima gente se expresó y el resultado fue contundente contra del avance de éstos proyectos. De las 400 personas que expusieron sólo 12 estaban a favor”. Consignó además que “mientras muchos países le pusieron fecha de caducidad a las licencias existentes del offshore y han dicho que no van a dar nuevas, en Argentina estamos abriendo una nueva frontera petrolera en una zona donde no tiene presencia, frente a la provincia Buenos Aires”. 

“Las prospecciones sísmicas contradicen los compromisos internacionales que asumió Argentina y reafirmó el Presidente Fernández antes de presentar la ley de Hidrocarburos, ante los jefes de Estado latinoamericanos, al hablar sobre el compromiso que tienen para la lucha contra cambio climático. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), también lanzó su reporte en el que fue muy claro. Dijo que no se debe abrir ningún nuevo campo de explotación de combustibles fósiles y que todos los esfuerzos deben ser puestos en el desarrollo de energías limpias”. 

En similar tenor se expresó el ingeniero naval Jorge Tarnovsky, asesor del Centro de Estudios Superiores del Mar (CESMAr). Sobre la prospección sostuvo que “se trata de la inclusión de un buque madre que, a través de dos fuentes de aire comprimido de alta potencia, genera ondas sonoras en el Océano que van hasta tocar fondo y superarlo. En función del tiempo que tarda la señal en ir y volver, los geólogos tratan de recomponer la geografía o fisionomía de los fondos marinos y pueden detectar en su expertise si hay o no petróleo y gas”. 

Recordó que “en 2009 en el Golfo San Jorge, frente a las costas de Caleta Olivia, ya se había hecho una prospección sísmica. Después de once años, sigue un juicio que realizan los pescadores artesanales de la zona, que no pudieron pescar más merluza. El impacto provoca el alejamiento de los cardúmenes de la zona de prospección. La ubicación genera desplazamiento temporal o permanente de la vida marina de las áreas adyacentes a la plataforma, potencialmente mayor si la misma está situada cerca de la zona de desove”.

La expansión de la frontera hidrocarburífera, disminuye las chances de detener el calentamiento global y potencia los peores efectos del cambio climático, cuyos efectos se sienten intensamente en Argentina, con incendios forestales y una sequía que se profundiza.