La Industria Naval y sus protagonistas: Enrique Godoy

14 agosto, 2018

TecnoPesca Argentina S.A., es una empresa con más de 23 años de historia en la ciudad de Mar del Plata, en cuyo Puerto se inició en el rubro de servicios de calderería para buques pesqueros en un pequeño taller, en el año 1994. Con mucho trabajo y buenos resultados, logró posicionarse como un referente para la realización de trabajos de montajes industriales.

En 2005, incorpora un taller de mecanizados en el macrocentro marplatense, dónde comenzó con la realización de trabajos de mecánica y reparaciones integrales de motores lentos y semilentos, cajas reductoras, bombas, cromado y mecanizado de piezas, y demás trabajos conexos. Durante 2007 se realiza la botadura del primer buque construido en sus instalaciones, “B/P Vencedor”, un pesquero arrastrero de 16 metros de eslora.

Para el año 2014, TPA logra dar un salto de magnitud en sus trabajos cuando le es adjudicada la Parcela “28-A” del puerto de Mar del Plata, incorporando un varadero con una capacidad de halaje de buques de hasta 650 Toneladas.

La puesta en valor de este espacio para estar operativo demoró 6 meses y entre 2015 y 2017, dio pie a la construcción de una nave de 1000 metros cuadrados para la instalación del taller de mecanizados, construcción de oficinas nuevas para la administración de la compañía y oficinas técnicas tanto para el varadero como para el taller de mecanizados.

El presidente de TPA, Enrique Godoy, quien además es vocal titular de la Federación de la Industria Naval Argentina (FINA), dialogó con SerIndustria.com.ar sobre su compromiso con la actividad y su visión general del momento que atraviesa la industria naval argentina.

Pregunta: ¿Enrique, en qué año se fundó TPA?

Respuesta: TecnoPesca S.R.L., inicia sus actividades en mayo de 1993 y en el año 2015 se transforma en TecnoPesca Argentina S.A.

P: ¿Cuánto tiempo lleva dedicado a la industria naval?

R: Mi vinculación con la actividad naval se inició en agosto de 1977 como aprendiz de máquinas en un buque pesquero. La actividad puntual en la industria naval la inicié al dejar de navegar como Jefe de Máquinas, en febrero de 1993.  El primer taller era un pequeño galpón de 100 metros cuadrados. Años después TecnoPesca logró adquirir un edificio mas grande donde nos dedicamos fundamentalmente a la rectificación de motores grandes y desde hace cuatro años la empresa trabaja en un predio de 13.000 metros cuadrados, con varadero incluido, concesionado por el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata.  Al momento llevo 41 años de trabajo con embarcaciones.

P: ¿Cuántos trabajadores cuenta actualmente TPA?

R: La empresa presenta una planta con 59 empleos directos. De forma indirecta participan de la producción por lo menos igual cantidad de personas.

P: ¿Qué infraestructura ofrece el astillero para reparaciones y construcciones?

R: Nuestro astillero cuenta con un varadero de 550 Tn de capacidad máxima de halaje, aproximadamente buques de 40 m de eslora, y una platea de 3.500 metros cuadrados, donde se ubican las embarcaciones para hacer reparaciones. Un edificio de 575 metros cuadrados alberga las nuevas oficinas, vestuario, baños, pañol y comedor del personal de planta permanente. También contamos con un edificio de 1200 metros cuadrados, recientemente inaugurado, donde se realizan las tareas de mecanizado y también las de rectificación de motores. En este punto decimos con orgullo que este taller de reparación de motores es uno de los mas modernos y mejor equipados de Argentina. En el rubro astillero somos en esencia reparadores. No obstante, también contamos en nuestro haber con la construcción de cuatro buques pesqueros y una lancha para apoyo de embarcaciones y servicio de prácticos. Hoy estamos trabajando en un nuevo diseño de pesquero mediano.

P: ¿Cuentan con algún tipo de certificaciones de calidad?

R: Al momento estamos transitando el camino de certificación de la Norma ISO 9001.

P: ¿A qué Cámaras están asociados?

R: TPA, se encuentra afiliada a la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata, que integra a su vez la FINA.

P: ¿Desarrollan programas de capacitación de personal?

R: Si, la capacitación es una constante en la empresa. Se trabaja mucho en la instrucción en Seguridad e Higiene, tan es así que hemos logrado reducir los accidentes laborales un 75 % en cuatro años. En lo que hace a la formación técnica, el personal de nuestra empresa ha realizado cursos de capacitación en diferentes actividades, incluyendo viajes de Oficiales Mecánicos, Técnicos e Ingenieros a Italia, Bélgica y España para tomar cursos de actualización en motores, cajas reductoras y también para entrenarse en la operación y mantenimiento de máquinas herramientas adquiridas por la empresa.

P: ¿Tienen proyectos de inversión a corto, mediano o largo plazo? ¿En qué consisten?

R: Sí, los proyectos de inversión los tenemos para todos los plazos de la consulta. Consisten en mas equipos y máquinas herramientas para aumentar nuestra posibilidad actual y en un mediano y largo plazo, la ampliación de la capacidad de halaje por reemplazo del sistema varadero por uno mas moderno.

P: ¿Cuáles son las principales necesidades y debilidades que tienen los astilleros argentinos?

R: Aprecio que las principales necesidades pasan por lo financiero. Ampliar el crédito y perfeccionar las condiciones de financiamiento para nuestros clientes, los armadores, es una obligación que debe ser atendida. Igual requerimiento es necesario para atender las inversiones en infraestructura y maquinaria de los astilleros.  Con la modernización de los procesos productivos se logra mayor competitividad internacional. Más que debilidad veo como falencia nuestra, los actores del sector, no haber logrado instalar en los gobiernos de los últimos 30 años, la idea de lo importante y provechoso que es para el país una industria naval fuerte y competitiva.

P: ¿Y las principales ventajas y fortalezas?

R: Una ventaja que tiene la industria naval argentina, es la existencia de demanda local, la actividad pesquera tiene un aire de renovación que esperamos se afiance ya que la flota lo necesita.  A su vez el Estado como armador, Seguridad, Defensa, Investigación, si toma la decisión soberana de proveerse con la industria local, pueden transformar esta suave mejoría actual en perdurable.  Por otro lado, desde la industria debemos acompañar con evolución propia ya que no deseamos ser carga para el Estado. Esta última mención pretende dejar bien claro que no procuramos privilegios de ningún tipo, solo deseamos ser invitados a competir, cuando se deban cubrir necesidades del Estado, en igualdad de condiciones que los oferentes extranjeros. De no ser así, la prelación por demanda nacional se pierde y continuará como hasta el momento, siendo atendida en su mayoría por astilleros extranjeros. Una gran fortaleza del sector es el capital humano, cinco facultades nacionales de Ingeniería Naval forman jóvenes profesionales con excelentes estándares. No menos importante es la voluntad de calificarse, en los oficios de la actividad, que se encuentra en jóvenes trabajadores.

P: Por último, le pedimos una reflexión sobre el momento actual y las perspectivas de la industria naval argentina.

R: Si bien tenemos divergencias con el gobierno en el tratamiento de algunos temas, reconocemos desde el sector el trabajo del ministerio de la Producción en la sanción de la ley de Industria Naval, un avance importante.  En los últimos treinta años esta industria había desaparecido de la agenda de los gobiernos que se fueron sucediendo. También nos mostramos conformes con la sanción del decreto 1205/16, que al regular el ingreso al país de bienes de capital usados, limita firmemente una desleal competencia que afecta directamente a la industria naval, la importación de buques pesqueros usados. Mi visión sobre las perspectivas futuras y en todos los quehaceres esta ligada a la formación de nuestros jóvenes y en especial en las Escuelas Técnicas secundarias. Tanto el Estado como la actividad privada tenemos un deber ineludible para con este punto. Una persona calificada elige donde desarrollarse, una persona sin calificación ve limitada su posibilidad de elección del trabajo y eso inhibe su perspectiva de crecimiento personal. No voy a ser original diciendo que los países del mundo que tienen crecimiento sostenido lo logran dando absoluta prioridad a la inversión en Educación. Ahora bien, siendo las empresas las directas beneficiarias del trabajo de personas bien formadas, nos genera esto una obligación para con la sustentabilidad sistema educativo.

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

Alertan que en el sector PyME 600 empresas dejaron de exportar

Lo afirmó Daniel Rosato, presidente de Industriales PyMEs Argentinos (IPA).

Hace 23 horas
Por

Un frigorífico argentino instaló un biodigestor y genera su propia energía

Con este emprendimiento Gorina consolida su posición de liderazgo.

Hace 2 días
Por

Denuncian que las empresas eléctricas “facturan con errores” y se exceden de lo legal

Estiman que en algunos casos se cobró hasta un 50% más de lo debido.

Hace 2 días
Por

Una empresa argentina lidera la Eficiencia Energética y la Ciberseguridad en la industria naval

Un equipo de expertos desarrolla estrategias personalizadas en colaboración con las navieras.

Hace 3 días
Por

Comenzaron las visitas técnicas a fraccionadoras que se suman al Sello “Miel de Tandil”

Este proceso marca el inicio de una transformación hacia estándares de calidad superiores.

Hace 3 días
Por

“Lo que estamos haciendo en el Astillero Río Santiago no se trata de discursos y palabras”

Kicillof participó del acto donde se entregaron dos lanchas de instrucción a la Armada y una compuerta para la base naval de Puerto Belgrano.

Hace 4 días
Por