Buenos Aires

16°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 76.75

Venta

$ 82.75

Euro

Compra

$ 91.58

Venta

$ 92.01

Real

Compra

$ 13.82

Venta

$ 13.82

Provisto por

“Los chinos están ávidos de comprar nuestros productos”

Martes 6 de Agosto, 2019

Ernesto Fernández Taboada, director ejecutivo de la Cámara de la Producción, Industria y Comercio Argentino – China, analizó la actividad comercial entre ambos países. Además puntualizó la importancia de la generación denominada “Millennials” del país asiático y cómo puede impactar positivamente en nuestro país. 

El empresario sostuvo en declaraciones al programa radial Ser Industria que se emite por Radio Rocha AM 1570 que “el comercio entre Argentina y China está creciendo” pero que en los últimos tres años es “fuertemente negativo para nosotros”.

“Compramos más productos a China de lo que le vendemos. Lo que le compramos son un 80, 85% o bienes de capital o bienes intermedios y hay un 15% de productos de consumo. Al ser bienes de capital tienen un gran valor unitario mientras que nosotros les estamos vendiendo fundamentalmente materias primas agrícolas o ganadera que tienen un valor menor. Tenemos un déficit de alrededor de 7 mil millones de dólares anuales que estamos tratando de bajarlo porque todos los años se incorporan uno o dos productos nuevos que exportamos”, manifestó Fernández Taboada.

El especialista explicó que si bien la población del país asiático es de 1400 millones de habitantes, los grandes consumidores son las personas que pertenecen a la clase media y estos son alrededor de 350 millones, el equivalente a la población de Estados Unidos.

“Estas personas quieren comprar y consumir más cantidad de productos, les gusta lo importado, quieren comer más diversificado, divertirse, vestirse, hacer turismo de forma diferente. Tenemos que tener en cuenta que desde 1990 han nacido unos 350 millones de personas que los podemos clasificar como “Millennials”, sus gustos difieren de los tradicionales de los chinos, ahorran menos, les interesa vivir bien, consumir, gozar de la vida y a diferencia de sus antecesores son menos conservadores”, dijo el dirigente de la Cámara Argentino-China.

Al respecto, aseguró que esta generación es clave para que las empresas argentinas puedan ingresar nuevos productos a la nación de Asia Oriental. De hecho explicó que “cada año estamos ampliando la gama de productos. Hace algunos años a China no exportábamos nada de langostinos, ni de camarones congelados porque son productos caros para nosotros y para los chinos, ahora los Millennials chinos están ávidos de consumirlos, porque tienen el poder adquisitivo para hacerlo y les gustan mucho estos productos”.

En ese sentido, contó que “hay tres empresas argentinas que están exportando cantidades crecientes de camarones y langostinos congelados a china y es un producto caro pero el mercado chino lo está absorbiendo”.

Asimismo, este año China tuvo un problema muy grande con la peste africana en los cerdos, una enfermedad que no tiene remedio, por lo cual tuvieron que sacrificar 120 millones de cerdos. Ante este contexto, Fernández Taboada confirmó que “estamos empezando a vender carne porcina”. 

El directivo detalló algunos productos argentinos que se están vendiendo a China. “La soja tiene una exportación sostenida. Hemos exportado 120 mil toneladas de aceite de soja, que hacía mucho que no lo hacíamos. También carcazas de pollo. Más del 50% de nuestras exportaciones de carne vacuna están yendo para allá. China se está convirtiendo en un cliente muy importante en lo que son los vinos tintos, hace pocos años consumían 250 cc per cápita, hoy están consumiendo un litro. Les estamos vendiendo maderas duras, a ellos les gusta mucho el Palo Santo. Otro producto es la lana de ovejas y ahora se a abierto el mercado para carne de oveja proveniente de la Patagonia. Estamos comercializando alfalfa. Sin embargo deberíamos ver la posibilidad de venderle más productos con mayor valor agregado, por ejemplo ropa de mujer de alta calidad y de buenas telas. Según un estudio español hay 72 millones de mujeres chinas gustosas de comprar ropa y productos importados”. 

Ante la consulta de si la guerra comercial entre Estados Unidos y China brinda beneficios a Argentina, explicó que “de alguna manera nos favoreció, también a Brasil, porque crea una demanda adicional a la que teníamos tradicionalmente. La economía china está creciendo alrededor de un 6,5% por año y ellos ya no dependen tanto de las exportaciones, se están asentando en su gran mercado interno”.

Fernández Taboada también habló sobre cómo pese al desarrollo tecnológico que tienen la industria china, esto no ha causado mayor desempleo. “Ellos tienen en forma crónica una desocupación del 4%, que confiesan que es muy difícil bajar. Ese número está compuesto por gente discapacitada que no puede trabajar, por los presos y como dicen los propios chinos por ’vagos crónicos’ que no les gusta trabajar”, y agregó que para llegar a esos números mudaron campesinos de las zonas rurales a las zonas urbanas y los fueron insertando en el mercado de servicios. “Gente sin preparación, sin una adecuada cultura los han puesto a  trabajar como mozos, en tarea de limpieza. Esto tiene un doble efecto para China: primero que le dan buenos salarios a la gente de campo que está ingresando a las ciudades a trabajar, ganan más en las ciudades que en la pequeña parcela que tenían en el campo y segundo que le quedan más porciones libres de campo con lo cual les permite tecnificar el agro porque una unidad agrícola (media hectárea) no tiene la misma eficiencia que una unidad de cien hectáreas. Hoy una tonelada de soja argentina puesta en el puerto chino es más barata que una tonelada de soja producida en China”, concluyó.