Los tres elementos simbióticos del futuro del trabajo: qué, quiénes, dónde

Por

2 julio, 2021

Las personas han luchado por predecir el futuro del trabajo desde los albores de la Revolución Industrial. Las preocupaciones de que las máquinas reemplacen a los humanos con el tiempo se convirtieron en preocupaciones sobre los robots y la inteligencia artificial (IA). Pero hasta la pandemia, pocas organizaciones habían considerado el tema en profundidad. Hacerlo ahora promete abrir una gran cantidad de oportunidades para que las organizaciones entreguen mejor su propuesta de valor a todas las partes interesadas, desarrollen competencias de talento competitivas y se adapten a la naturaleza cambiante del trabajo.

A medida que las instituciones exploran las tendencias y el futuro del mundo laboral post Covid-19, es relevante analizarlo como una combinación de tres elementos simbióticos que dan forma a las organizaciones: el trabajo (qué), la fuerza laboral (quiénes) y el lugar de trabajo (dónde).

Articular la naturaleza del trabajo. Ésta se basa en dos cuestiones principales que las instituciones deben coordinar claramente. La primera pregunta es “¿Cómo ganamos dinero?” Esto se reduce a la agenda de valor de una empresa y cómo cumplirla. Algunas acciones, como una mejor adquisición o una gestión ajustada, se centran en mantener el valor central del negocio. Otros se centran en nuevas formas de generar valor, como la construcción de una plataforma de comercio electrónico.

La segunda pregunta gira en torno a cómo se realiza el trabajo”. Esto requiere que las organizaciones sean muy precisas sobre cómo “manejan el lugar” para cumplir con su agenda de valor. Esto incluye invertir capital (financiero, humano y tecnológico); implementar eficiencias de procesos; y adoptar la habilitación tecnológica del trabajo a través de la automatización, la digitalización o la inteligencia artificial. Tener una clara estrella del norte permite a las empresas ser estratégicas con sus inversiones.

A medida que las empresas comiencen a vincular las respuestas a estas dos preguntas con un valor en pesos, es decir, inversiones y retornos, surgirá un conjunto claro de prioridades organizativas y facilitadores para ayudar a cumplir la visión estratégica del futuro.

Construyendo la fuerza laboral del futuro. La guerra actual por el talento subraya que las personas son el activo (entendido en sentido humano) más valioso de una organización. Las preguntas clave aquí son “¿A quién tienes (equipo actual)?” y “¿A quién necesitas (demanda: equipo futuro)?”. Comprender la oferta comienza con hacer un balance del talento actual y sus habilidades (hard, soft, digital & power). Para comprender la demanda, las organizaciones primero deben establecer un vínculo claro entre el talento, su agenda de valores y propósito. La comparación de la oferta y la demanda de talentos revelará claramente los grupos de habilidades en los que son expertos y novatos. Las implicaciones competitivas son profundas. Las organizaciones que esperan beneficiarse de la transformación digital o de una nueva estrategia prometedora no llegarán muy lejos si carecen de las personas y los equipos para hacer realidad los planes y proyectos. Lo que hoy podría parecer una irritante brecha de talentos podría resultar una fatal responsabilidad competitiva en un futuro cercano.

Reimaginando el lugar de trabajo: ¿dónde?. El lugar de trabajo es una combinación de ubicación física y las normas y formas de producción de una organización. Existen principalmente dos enfoques: llevar a las personas al trabajo o llevar el trabajo a la gente. Desde el inicio de la industrialización, el primer enfoque ha sido la regla, lo que ha generado la creación de fábricas masivas y centros industriales donde los equipos se reúne para realizar sus tareas y desempeñar sus roles.

Sin embargo, en las últimas décadas, impulsadas por los avances tecnológicos, se ha producido un cambio constante, aunque modesto, en llevar el trabajo a las personas. Y una vez que la pandemia limitó gravemente la capacidad de las empresas para incorporar personas al trabajo, casi de la noche a la mañana se produjo un cambio radical hacia el trabajo remoto y los horarios flexibles. Este será un legado perdurable de la pandemia, no sólo en los espacios de trabajo físicos y las huellas, sino también en las normas y formas de producción, incluidos los modelos remotos a largo plazo; mayor atención a los beneficios, el bienestar y la inclusión de los empleados; y productividad. Implica una transformación desde el diseño conceptual del mundo del trabajo.

Para prepararse adecuadamente para el futuro del trabajo, las organizaciones deben comprender profundamente la naturaleza del trabajo que realizan, quién se necesita para realizarlo y dónde se realiza. Hacer esto bien determinará los ganadores en el mundo posterior a la pandemia.

Las investigaciones actuales y futuras de esta serie de 3 elementos: qué, quién, dónde, explorarán más a fondo cada una de estas tres facetas y los desafíos y oportunidades que brindan a las organizaciones en su búsqueda de navegar por un futuro incierto.

Conceptos esenciales que tomaron fuerza y serán imprescindibles y relevantes incorporar en un constante aprendizaje y rediseño: propósito, aprendizaje continuo (long life learning), habilidades transversales y poderosas (power skills). Las organizaciones que trasciendan serán las que antes prioricen estos aspectos y los amalgamen en su cultura como elementos fundantes y distintivos. 

Por Claudia Martínez, licenciada y magister en Administración de Empresas y consultora de Recursos Humanos

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

Silencio de ley de Bases y derivaciones de ellas

La cámara de Diputados puede rechazar las modificaciones que convalidó el Senado| Por Fabián Medina.

Hace 2 días
Por

Bonos en pesos CER o bonos en dólares

El BCRA debería explicitar cuál será su política monetaria y cambiaria a futuro para correr el velo de lo que puede suceder en materia de inversiones| Por Salvador Di Stéfano.

Hace 2 días
Por

La base está

Las sociedades votan liderazgos que tengan poder. De nada sirven las buenas intenciones si no se logran objetivos| Por Carlos Fara.

Hace 6 días
Por

Erradicar el trabajo infantil: otra deuda pendiente

Cada 12 de junio invita a la reflexión y sensibilización global sobre este tema. ¿Por qué es importante visibilizar esta violación de los derechos humanos?| Por Lucía Buratovich.

Hace 1 semana
Por

Las dos caras del plan del gobierno

El gobierno puede lograr un éxito en el Congreso y conseguir dólares para incrementar las reservas. Si esto se frustra, más inflación y brecha será el camino| Por Salvador Di Stéfano.

Hace 1 semana
Por

MERCOSUR- Unión Europea: mucho más que un acuerdo de libre comercio

Este entendimiento cobra especial relevancia para nuestra estrategia de inserción internacional. La oportunidad es ahora y debe ser aprovechada.| Por Juan Maximiliano Moreno.

Hace 1 semana
Por