Malas ideas y mayor presión fiscal, un resultado conocido

Por

13 agosto, 2021

Las campañas electorales debieran ser el espacio de propuestas y programas concretos que modifiquen el cuadro de decadencia por el que atraviesa la Argentina presente; Para ello resulta indudable contar con un diagnóstico certero y libre de prejuicios.

La información que circula sobre la propuesta de un aumento de la presión fiscal, muestra el grado de dispersión existente entre la realidad productiva y el afán recaudador de un Gobierno, que cree, que, destruyendo capital, quitando renta y sosteniendo emisión y gasto público, solucionará los gravísimos problemas económicos y sociales que estamos padeciendo.

Aún, las estadísticas más conservadoras, nos muestran que con un grado de presión fiscal de los más altos del mundo se han agravado los problemas de pobreza e indigencia de nuestra sociedad. Ello habiendo pasado en dos décadas, de tener la presión tributaria del 19,3% de PBI al 33,8% en promedio país. En el mismo periodo el gasto público creció de 27 al 47% del PBI.

Asusta que no se tome debida conciencia, que son, el trabajo privado y la educación los motores de desarrollo que se deben incentivar, necesitamos inversión privada, capaz de crear empresas, generar empleos y alimentar el circuito virtuoso de la economía.

No tenemos dólares y cerramos exportaciones, no tenemos inversión privada y proponemos nuevos y más altos impuestos, es tiempo de mirar para atrás y ver hacia dónde nos llevó esa política económica, los índices sociales, cualesquiera de ellos son suficientemente demostrativo, que, ese camino lleva al fracaso, a la pobreza y al estancamiento económico.

Si quienes se postulan a ocupar cargos en el Congreso de la Nación, quieren trabajar en buscar soluciones, escuchen y comprendan al entramado socioeconómico del presente y advertirán que tanto la presión fiscal como el régimen laboral, son las determinantes para que no podamos recuperar la fuerza empresaria que requiere el presente.

Las Pymes se funden, día a día, las empresas más grandes se marchan del país, es tiempo de mirar lo que realmente sucede y no de generar expectativas falsas sobre un futuro que jamás llegará ahogando al sector productivo privado.

Desde Confederaciones Rurales Argentinas, reclamamos conocimiento y responsabilidad al momento de realizar ofertas electorales, destinadas estas, a debilitar, aún más, la débil estructura productiva, que ha resistido a la pandemia, a la voracidad fiscal y a la inoperancia política.

Por Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

La tecnología facilita la producción de motovehículos

La transformación tecnológica abarca todos los sectores y uno de ellos es el del transporte.

Hace 2 días
Por

Cómo formar segundas líneas exitosas 

Las segundas líneas son centrales en la vida de las PyMEs. El empresario debe perder el miedo a compartir el poder, porque no hay delegación exitosa sin empoderar a los miembros del equipo.

Hace 3 días
Por

Un sistema más que un Canal

El Canal Magdalena es fundamental para conectar los puertos fluviales y marítimos argentinos y reconstituir la histórica ruta costera que, conectó a América del Sur por el Estrecho de Magallanes.

Hace 4 días
Por

La Argentina no ejerce soberanía en el Atlántico Sur  

Somos un Estado Marítimo invadido y disputado y no ejercemos en el mar argentino y sus archipiélagos una administración plena.

Hace 4 días
Por

Intercambio de información entre Argentina y Estados Unidos: ¿la mesa está servida?

Martín Litwak analiza el acuerdo anunciado por Sergio Massa durante su último viaja a EEUU y la insistente apelación de los gobiernos argentinos al miedo.

Hace 1 semana
Por