Buenos Aires

10°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 70.00

Venta

$ 75.00

Euro

Compra

$ 81.08

Venta

$ 81.49

Real

Compra

$ 13.28

Venta

$ 13.28

Provisto por

“Tenemos el desafío de lograr una entidad Pyme fuerte”

Martes 23 de Junio, 2020

Así lo expresó Mauro González, empresario Pyme textil, presidente del Centro Estratégico para el Crecimiento y Desarrollo Argentino (CECREDA) y coordinador de CAME Unida, en diálogo con Ser Industria Radio.

El dirigente destacó las políticas implementadas por el gobierno nacional para sostener el empleo y la producción durante la pandemia. La coyuntura, el pago de aguinaldos y el caso Vicentin, fueron otros de los temas abordados.

¿Cómo ves la coyuntura del sector Pyme?

Es importante posicionarnos en tiempo y espacio. En los últimos cuatro años, el gobierno de Macri privilegió la fuga de capitales y básicamente la bicicleta financiera. Las Pyme quedamos fuera de juego, no tenemos un rol preponderante cuando no existe una política productiva. Eso no existió y se profundizó en los dos últimos años, con aumento de tarifas, apertura de importaciones. Cuando comenzó el Presidente Fernández nos tomó con las defensas bajas y cambió totalmente la dinámica económica y productiva. Volvimos a pensar en positivo, a producir, generar…pero al encontrarnos con esta pandemia la situación de las Pymes se volvió muy complicada.

Llegó una crisis global…

Apoyamos todas las medidas sanitarias, porque hay que cuidar la salud de la población. Entendimos que era muy importante, se vio en los hechos, no nos comparamos solamente con Chile y Brasil, que son de la región. También con Europa y EEUU, que están mucho mejor posicionados. Nuestro país no es una isla y hay que entenderlo. El impacto económico mundial, la caída del PBI es abrupta y en este momento las Pymes nos encontramos en un momento complejo. 

El estado apoyó a las Pymes…

El gobierno generó una batería de herramientas y políticas para sostener el empleo y la producción con los ATP, créditos. En marzo tuvimos al primer escollo con los bancos, por la línea para pagar salarios y capital de trabajo al 24%. Porque en un escenario donde no había actividad, priorizar si una empresa era solvente para poder tomar un crédito, cuando había que dar una respuesta inmediata, fue una locura. Después vino el tema de los cheques. Con los que vinieron rechazados, hay un problema, estamos hablando de alrededor de 50 mil millones de pesos. Ahora viene la tercera etapa de los ATP. Es cierto que es tanta la demanda que, si nos comparamos con otros países, vemos que las posibilidades productivas aplicadas para el sostenimiento del empleo y la producción del gobierno nacional, son un ejemplo a nivel mundial.

¿Cómo están ante al pago de aguinaldos?

Muchas empresas están complicadas. Entendemos también que el 85% de la actividad del país está en marcha. Lo que está complicado es Chaco, Capital Federal y el área metropolitana, son zonas muy productivas. Hay diferentes propuestas: el pago en cuotas, se ha pedido un ATP…Esta semana tuvimos una reunión con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, donde nos manifestó que no había nada previsto para el aguinaldo. Entendemos que hay que seguir trabajando para ver de qué manera se hace frente a esta situación. Esta crisis va a llevar todo el año, es una economía de guerra. Hay que pensar, lo hablamos con el conjunto con los trabajadores, en una economía de post guerra, con un Consejo Económico y Social e invertir la estrategia. No tiene que ser el gobierno quien convoque y genere el marco. Tenemos que ser nosotros. Empresarios y trabajadores, tenemos que sentarnos a escribir políticas y ver cómo salimos de esta pandemia, sabiendo que será con mas estado. Después de consensuar y presentarle ideas al gobierno nacional para que lo que se defina sea vinculante. 

¿Están trabajando ese eje?

Si. Tenemos que pensar cómo se reactiva la economía con dos variables fundamentales. Las empresas necesitamos capital de trabajo para poner en marcha toda la producción, pero por otro lado es importante que se inyecte dinero al mercado. En este sentido necesitamos que los trabajadores tengan poder adquisitivo. Lamentablemente, algunas Pymes quedarán en el camino.

El diputado nacional Alejandro Rodríguez propuso una ley Sostén para MiPymes. ¿Están de acuerdo con la idea?

Desde CAME Unida venimos tomando contacto con funcionarios y legisladores. Con Rodríguez dialogamos hace aproximadamente 45 días y nos mencionó que iba a presentar este proyecto. Es una herramienta necesaria, porque si las Pymes no tenemos financiamiento, en este caso particular sería a tasa cero para el capital de trabajo y reactivar la economía, va a ser muy complejo dinamizar el país. Esta semana tenemos una nueva reunión con él para analizar punto por punto la iniciativa, pero naturalmente apoyaremos.

La iniciativa implica acciones puntuales del estado y del sistema bancario…

Así es. Después tenemos que pensar en una reforma financiera y priorizar la producción. Siempre decimos que la banca en bonanza o en épocas de crisis, gana con una rentabilidad millonaria. Tendría que ser materia de estudio de los eruditos ver de qué manera la banca cohabita con la sociedad y tiene una relación directa con lo que pasa en la economía real.

Paso al tema Vicentín porque allí hay Pymes y cooperativas involucradas…

Vicentin tiene que ser un caso testigo. El tema de fondo es analizar cómo se llegó a esta situación. Cuando uno como Pyme, escucha, ve que a una empresa se le otorgan 18 mil millones de pesos, estando en cesación de pagos, sin cumplir la regulación del Banco Central para obtener esos créditos, sin los requisitos que el mismo Banco Nación exige a nuestras Pymes…Nuestro sentido común nos dice: ¿cuántas de la 25 mil Pymes que cerraron en los últimos 4 años hubiéramos salvado con esa plata? Por otro lado, uno escucha, que la empresa aportó dinero a la campaña de Macri, cuando se investiga si hubo fuga de divisas…ese es el escenario del fondo. Es lo que tenemos que empezar a pensar, porque lo que sucedió con Vicentin, ocurrió siempre con otras empresas y otros gobiernos y se tiene que terminar. Porque cuando una Pyme va a la banca pública o privada, le piden los máximos requisitos y tiene que demostrar que el crédito que va a tomar lo puede pagar dos o tres veces más y aún así, no sabés si te lo otorgan. Entonces imagínate como te sentís cuando a una de estas empresas, como si nada, le dan dinero que además no va a la producción. Hay un montón de pequeños productores y Pymes que están en el listado de acreedores con deudas que no llegan al millón de pesos. Tienen que ser los primeros que cobren, hay gente que vive de esto.

El caso se convirtió en una polémica nacional…

Cuando el tema se politiza, entramos en una discusión sobre la propiedad privada, la empresa, si es legal, si es constitucional. El tema de fondo es el rescate de una empresa y entender cómo se llegó a esta situación. Vicentin tiene que ser un caso testigo, en Argentina nunca más debe darse esta modalidad de financiamiento a grandes empresas. No es el primer caso, pero realmente las Pymes tenemos decir basta. Debe rescatarse la agroexportadora, que genera miles de puestos de trabajo. Tiene que ser un caso emblemático para mostrar a la sociedad que se puede funcionar, hacer frente a sus obligaciones y generar más empleo, más producción.

Sería bueno que, en los organismos públicos, como el Banco Nación, haya representantes de las Pymes, los sindicatos, la oposición, para que estas cosas no se descubran cuando cambia el gobierno…

En ese sentido también tenemos responsabilidad las Pymes. Nuestra representación está muy disgregada, hay luchas gremiales, mucho personalismo. Me parece que la representación terminó con José Ber Gelbard. Después hubo un rebrote de representatividad Pyme hasta 2017, con Cornide en la CAME. A la vista está lo que sucedió en los últimos años de Macri donde destruían pequeñas y medianas empresas y ninguna entidad salía, salvo un grupo emblemático, “Ni una Pyme menos”, que hoy está en la Mesa de Unidad Pyme. Levantaron la voz en ese momento, se pidió una ley de emergencia para el sector, se trabajó fuertemente… Tenemos el desafío de lograr una entidad Pyme fuerte donde podamos confluir todos los sectores para tener una verdadera representación ante el gobierno nacional. Es un gran desafío. De hecho, en la última reunión que mantuvo el Presidente en Olivos con sindicalistas y empresarios, estaban la CACS y la UIA, pero no hubo representación de nuestro sector. Luego de lograr esa representatividad debemos ir por espacios preponderantes en ciertos lugares estratégicos para ser veedores en los ámbitos que tengan que ver con lo productivo.

También te puede interesar:

“Vivimos un momento límite en la economía de Argentina”

“Argentina es una Ferrari, pero la maneja Chano”