Buenos Aires

15°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 71.50

Venta

$ 76.50

Euro

Compra

$ 84.92

Venta

$ 85.34

Real

Compra

$ 13.60

Venta

$ 13.60

Provisto por

Avancargo, la startup que nació para modernizar la logística argentina

Gabriel Ríos Malan

Por

Viernes 17 de Julio, 2020

No hay sector productivo ni de servicios que pueda escapar al avance tecnológico, ni siquiera el logístico que todavía hoy en tiempos de Big Data y machine learning muestra cierta resistencia, pero de a poco con el surgimiento de nuevas startup va descubriendo los beneficios de abrirse a los cambios.

Nuevos tiempos en los que la hoja y el lápiz ya no tienen lugar y son reemplazados por novedosas herramientas como Avancargo, una plataforma que en poco más de dos años se transformó en una referencia a la hora de aplicar todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y ya su más de 15 mil usuarios.

Esta startup se convirtió en el primer on-demand B2B de transporte de carga de Argentina, conectando cargas con camiones para la media y larga distancia terrestre. Ahora le suma Avancargo SaS que permite gestionar empresas proveedoras, asignar carga, y gestionar documentación de viajes de manera sencilla.

Para conocer más sobre esta innovadora empresa que tiene como partners entre otros a Globant, Grupo Murchison, el Banco Superville, y utilizan su servicio compañías como Walmart, Cresud, Cargill o Los Grobo, serindustria.com.ar dialogó con Diego Bertezzolo uno de sus fundadores.

¿Cómo definirías a Avancargo?

Avancargo es un proyecto enfocado en la optimización logística en la media y larga distancia, todo lo no sexy de la logística, ahora que está de moda la última milla el delivery urbano, nosotros estamos en el eslabón contrario. Desde fines del 2017 estamos con el proyecto, todos los socios fundadores nos conocimos haciendo un posgrado un posgrado en la Universidad de San Andrés, veníamos relacionados a la logística y coincidimos en que había cosas para hacer porque básicamente la logística sigue operando como hace 50 años, poca información capturada, una industria muy fragmentada, veíamos un montón de cuestiones donde todavía no habían penetrado las tecnologías ya existentes y relativamente sencillas.

¿Cuáles eran los principales problemas que identificaban?

Algo de lo que carece la logística terrestre en la Argentina, en Latinoamérica y en gran parte del mundo, es contar con sistemas transparentes que puedan ayudar a la coordinación. Creo que gran parte de la explicación tiene que ver con el tipo de compañías que prestan servicios, es una industria muy atomizada. Para poner números, estamos hablando de 700 mil camiones repartidos en 250 mil Pymes transportistas sólo en el país. Entre el 35% y el 40% de la capacidad está vacía porque es difícil coordinar eso, terminan siendo 200 mil empresas viendo cómo sobreviven, cómo ganan una carga, pero que no están integradas en ningún sistema mayor que las agrupe y las organicen.

Ante este contexto llegamos a la idea de Avancargo, que originalmente, era la del desarrollo de una plataforma que les diera visibilidad a las partes. Por un lado, darle acceso a dadores de carga a estos múltiples transportistas, entendiendo qué tipo de carga podían mover, dónde estaban, si estaban vacíos y del lado de los transportistas la posibilidad de acceder a cargas de manera de desintermediar, con mejores condiciones y con esta posibilidad de poder organizarse. Las empresas promedio de transporte en Argentina tiene tres o cuatros camiones y les cuesta mucho, fuera de sus clientes regulares, encontrar nuevas oportunidades y con ese espíritu se empezó a construir la plataforma.

¿En cierta forma esta plataforma permite organizar mejor al sector?

Argentina tiene uno de cada tres camiones que se mueven vacíos. ¿Cómo haces para optimizar eso? No es fácil y en parte porque no hay 10 empresas de transporte con la que podrías sentarte y organizarlo, son 250 mil. Empezamos a desarrollar la plataforma que conecta oferta y demanda y busca ser lo más eficiente posible en esto, con lo cual conocemos de todas las empresas registradas por donde se mueven, qué tipo de carga pueden mover, que permisos tienen, que tipo de cargas le interesa y a partir de eso les ofrecemos viajes y viceversa. A los dadores de cargas les ofrecemos flota disponible. Hoy la plataforma tiene más de 15 mil empresas registradas de las cuales 13.500 aproximadamente son transportistas y 1500 dadoras de carga y en el proceso del desarrollo del negocio también nos fuimos dando cuenta que había una oportunidad para desarrollar servicios digitales en torno a lo que era la simple contratación de un camión.

¿Cómo sería eso?

Básicamente productores de bienes que requieren camiones para que les lleven la materia prima y necesitan camiones para sacar el producto terminado. Cualquiera de estos dadores de carga tiene sus requisitos técnicos, cuestiones de seguridad y legales y es en esto donde más tiempo se pierde. Lo que aprendimos en el armado de Avancargo  es que no era tan difícil encontrar el camión, ni la carga, pero se perdían muchísimos viajes en el proceso de validación de los requisitos de los documentos. Tanto que hay empresas con las que no podíamos operar porque demoran 48 horas en validar una documentación y en ese proceso el camión se conseguía otra carga o se volvía sin carga. Entonces, a partir de esas experiencias, comenzamos a ofrecer a los clientes un administrador de transporte. Hoy por ejemplo un productor de chapa galvanizada podría usar la plataforma no sólo para registrarse para pedir un camión y mover producto, sino también para gestionar su flota actual de proveedores.

¿Todo va en el sentido de automatizar procesos?

Absolutamente. Por eso empezamos como un marketplace y hoy ya somos un sistema de gestión donde se puede pedir un camión o gestionar un viaje de manera digital con tus proveedores actuales y también es un sistema muy potente de fiscalización. Con esto me refiero a que antes, para validar un camión que entraba a una planta, le pedían los documentos escaneados y con Avancargo todo eso lo valida únicamente ingresando la patente.

¿Esto sirve para mejorar la competitividad de un sector que siempre es señalado?

Sí, genera ahorros y bien entendidos, porque a veces se malinterpreta esto como bajarle las tarifas al transporte. Es lograr que el transporte se mueva menos, volverlo más eficientes, es el win win win gana el transportista, gana el dador de carga y gana el cliente.

¿Cómo fue recibido Avancargo en el sector logístico?

En general la recepción es buena. Nosotros teníamos miedo porque es un sector tradicional, poco acostumbrado a la innovación, pero la verdad es que hemos tenido una buena recepción con niveles de adopción lentos. Las empresas más grandes al principio lo miraron medio de costado hasta que entraron a probarlo.

¿Existe la posibilidad de llevar la plataforma a otros países?

Sí. De hecho, es parte de nuestro plan estratégico de mediano plazo. Lo que tienen estas plataformas, sobre todo en lo que es en logística a larga distancia es que hay muchas particularidades locales al momento de operar que lo que implica es que no es tan fácil salir, no es que agarramos la plataforma la ponemos en Chile y funciona igual. Hay otro ambiente regulatorio, otra forma de contratar el flete. No es tan fácil la expansión, pero esto no quita la posibilidad de regionalizar.

Están trabajando con Cargill, Bunge, Los Grobo. ¿El agro es el sector que mejor se adoptó a Avancargo?

Es el sector donde más rápido sucedió y tiene que ver los volúmenes que mueve el agro son muy grandes. Nosotros también enfocamos hacia allá el producto originalmente. También en sectores industriales o cargas generales estamos trabajando, pero el agro es el sector más fuerte.

¿Cómo los encontró la pandemia?

Operativamente no nos complica tanto porque al ser una empresa de tecnología teníamos procesos y una forma de operar que siguió igual cada uno desde su casa. A nivel operaciones hubo una caída. Se está hablando de que en marzo hasta ahora los volúmenes generales de carga cayeron un 40%, hubo una merma fuerte pero también, tenemos una pata fuerte en el agro y ese sector no paró. Diría que somos unos de los pocos privilegiados de esta pandemia.

¿En la logística se aprovechan herramientas como Big Data?

Para hacer Big Data, analítica y demás, se necesitan datos estructurados, ordenados y limpios, todo lo que le falta a este sector. Ahora, tras dos años, estamos empezando a sacarle el jugo a los algoritmos de búsqueda y están empezando a funcionar, pero estuvimos todo ese tiempo juntando información.

Es todo un cambio hasta en lo social…

Absolutamente, en la segunda etapa con este software de administración el objetivo es empezar a llevar a que el usuario, contrate o no el camión a través de nuestra empresa, a un entorno digital y que esa información pueda ser capturada.

Por último, ¿cómo es emprender en Argentina?

Es una montaña rusa. Sin ir más lejos cuando empezamos a buscar fondos fue a finales del 2017, para febrero teníamos más o menos cerrada la ronda y en marzo de 2018 se vino la primera devaluación. Se nos cayeron todos los inversores, volvimos a armarla a principios del 2019 y a mediados de ese año otra devaluación destrozó todos los números. Sólo por la macroeconomía es complicado. Somos un proyecto que nació y se está desarrollando en recesión con caída de ventas y de volúmenes transportados, con empresas que quiebran, no es fácil. Después excepto que estés en Estados Unidos o Europa, imagino que Latinoamérica debe tener complejidades similares. Pero tratar de desarrollar cosas en esta economía, con falta de capital, con pocas herramientas financieras es muy complicado, porque el financiamiento es clave para crecer. Por eso diría que es difícil pero divertido.