Buenos Aires

14°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 94.50

Venta

$ 100.50

Euro

Compra

$ 113.67

Venta

$ 114.14

Real

Compra

$ 19.19

Venta

$ 19.24

Provisto por

“El Canal Magdalena desarrollará la marina mercante y la industria naval”

Martes 18 de Mayo, 2021

A pocas semanas de asumir como presidenta de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN), Sandra Cipolla, CEO de Servicios Portuarios Integrados (SPI) Astilleros, dialogó con Ser Industria Radio.

Además de referirse al Canal de Navegación Magdalena, Cipolla, primera mujer elegida para conducir la ABIN, habló de la importancia que tiene la nueva licitación de la Hidrovía Paraná Paraguay para la industria argentina y la naval en particular.

En otro pasaje de la entrevista, destacó la búsqueda de consensos con el gobierno nacional para impulsar el sector, la propulsión de buques con GNL y la positiva interacción con el Clúster de Energía de Mar del Plata, la UTN y otros entes educativos. 

Por primera vez una mujer conduce la ABIN. ¿Lo vivís como un desafío especial? 

Siento orgullo y una gran responsabilidad por representar a una empresa y algo que queremos tanto, como es la industria naval. Me pone en un lugar donde el corazón se ensancha y frente a mucho trabajo respecto al futuro.

Participaste activamente de las reuniones con el gobierno para reactivar el sector. ¿Cómo va esa actividad?

El año pasado, sobre todo en los últimos meses, porque la pandemia no nos permitió avanzar como queríamos, se hizo un trabajo muy fuerte con el ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, a través de la secretaría y subsecretaría de Industria. Realmente se estableció un vínculo con las distintas Cámaras y nos pidieron lograr un consenso para armar un hilo conductor de la defensa de nuestra industria. Así lo hicimos, nos reunimos, debatimos, buscamos los puntos de encuentro y alcanzamos un consenso que pudimos elevar a la secretaría de Industria en término de lo que entendimos eran los temas primarios para la defensa de la industria naval.

¿Cuáles son esos puntos?

Tienen que ver básicamente con lograr un proyecto para financiar la construcción de embarcaciones, para las transformaciones y ahondar, perfeccionar un tema que está vigente, que es la importación de buques. Hubo una presentación, logramos dejar bases para trabajar y este año, en el que la segunda ola no nos ha permitido empezar todavía, pero ya nos han manifestado desde la Secretaría que vamos a empezar, sobre esos cimientos vamos a comenzar a construir las paredes y lograr algunas cuestiones que la industria necesita para empezar a despegar y lograr el derrame, la cadena de valor, que siempre decimos.

¿Se está fortaleciendo el vínculo entre la industria naval y la marina mercante?

Cuando empezamos a gestar y trabajar sobre este tema en el Congreso, planteamos una sola ley de Marina Mercante e Industria Naval porque es nuestra idea primaria. Entendemos perfectamente que un sector no puede desarrollarse sin el otro. Luego las leyes fueron separadas. Creo que sufrimos las consecuencias de esa separación y hoy tenemos que volver a trabajar para que desde el lugar o las autoridades de aplicación que corresponden, volver a encontrar un hilo conductor que permita el desarrollo de la marina mercante que Argentina necesita presente y no tengo dudas que a partir de ese desarrollo va a ir aparejado el desarrollo de la industria naval.

¿La licitación de la Hidrovía es una posibilidad para el desarrollo del sector?  

Nosotros tenemos una participación activa, hemos tomado la iniciativa junto a la Comisión Directiva. Lo hablamos, decidimos cual es la posición de nuestra Cámara y más allá de tener una posición conceptual, de estar de acuerdo o no en el decreto 949 y de las posiciones antagónicas, de si debe ser privado o estatal, la posición es que la industria naval y la industria argentina tienen que estar presentes por lo menos en la nueva licitación que se está realizando en la vía troncal de navegación, llamada Hidrovía. Hemos presentado ante el Consejo Federal de la Hidrovía una propuesta, sobre todo en función de la ley 27418 que dice claramente que tiene que favorecerse el desarrollo de la industria naval nacional.

Pedimos entonces que se incorpore en el pliego licitatorio que la industria nacional y en particular la naval, tengan un desarrollo en función de ese nodo de negocios que se va a desarrollar a través de la licitación.

¿Y respecto al Canal Magdalena?

Nosotros lo apoyamos desde siempre. Recordemos que al socio fundador de SPI y también de ABIN, donde incluso fue presidente, Horacio Tettamanti, nosotros lo acompañamos en su proyecto original del Canal Magdalena. Seguimos apoyando por convicción y por entender que el Canal Magdalena desarrollará la marina mercante y la industria naval. En la audiencia pública era muy particular el tema del impacto ambiental. Eso también lo hablamos en la Comisión Directiva y definimos que debía ser estudiada toda la documentación presentada, por nuestros especialistas de la Cámara, ingenieros en polución y medio ambiente. Tras los análisis, se presentaron en la audiencia pública, con posiciones técnicas que le dieron fortaleza a nuestra posición más allá de nuestro apoyo político.  

La ABIN y en particular SPI, tienen mucha conexión con la UTN. ¿Contribuye la universidad a la elaboración de estos informes?

Siempre trabajamos en forma mancomunada con la UTN, porque es el lugar donde nosotros nos sentimos cómodos. Asimismo, con todos los entes educativos, también la Universidad de Mar del Plata. Pero la UTN está dentro del ejido del puerto. Entonces se hace una relación más fraterna. Hemos venido trabajando con ellos, han apoyado nuestras iniciativas, nos sentimos respaldados. Al momento de hablar profesionalmente, acá lo importante no es solamente la calidad, la convicción o la seguridad que uno tenga, de cómo se genera empleo o se trabaja el nodo productivo, sino de sustentarlo profesionalmente. Para ello tenemos profesionales en nuestra Cámara y además, como soporte técnico, a la UTN.

¿Cómo está la industria naval en la búsqueda de buques más ecológicos y eficientes?

La industria naval viene preparándose hace ya unos cuantos años. Recordá la época de los remolcadores de empuje en la Hidrovía. Lamentablemente por una cuestión de falta de políticas y cambio de gobierno, todo esto quedó truncado, pero se venía trabajando. Nosotros habíamos diseñado un remolcador de empuje con sistema dual, de doble combustión, porque tenés que ir preparando toda la logística fluvial para trabajar con GNL, era todo un desarrollo que no solo involucraba a la industria naval. Lo estamos trabajando ahora para darle un nuevo enfoque.

Por otro lado, tanto desde SPI como a través de ABIN, estamos participando del Clúster de Energía de Mar del Plata. Con ellos empezamos a hacer un proyecto muy interesante para el transporte de GNL por barcazas. La capacidad y la ingeniería para pensar todos estos proyectos están puestos a disposición de la industria naval, pero tenemos los tiempos de la Argentina. Hay que atender el futuro y el presente y ahí vamos trabajándolo, entusiasmados. Son temas innovadores que a los jóvenes profesionales les interesa y eso hace que el aporte sea genuino y real.

¿Cómo marcha la renovación de la flota pesquera?

Marcha bien. Creo que, por una voluntad de los armadores, de nuestros clientes, que han tenido buenos resultados con la zafra y están dispuestos a realizar cambios.

Después tenemos otro segmento que realmente quiere hacer el cambio, renovar la flota, pero está faltando una pata que es indiscutible y necesaria: la financiación, algo que estamos trabajando desde la secretaría de Industria. Para que la rueda no sea corta, para que podamos tener cinco años vista en términos de la construcción en la pesca, hace falta ese elemento esencial.

Quizás el empuje de esta nueva gestión en la ABIN lo haga posible…

Ojalá. Es una responsabilidad muy grande que he asumido, porque entiendo que es posible, que están dadas las condiciones. El mundo está atravesado por la pandemia y la Argentina no sólo por eso, sino además por un tema económico. Fácil no la tenemos. Pero nuestra voluntad está y hay una voluntad de escucha, de incentivar, de promover a nuestra industria por parte del gobierno, de la secretaría de Industria.

Abogo, trabajo y trabajaré para que, como suele decirse, se alineen los planetas y logremos las herramientas que necesita la industria naval para sostenerse a lo largo del tiempo.