Buenos Aires

25°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 80.25

Venta

$ 86.25

Euro

Compra

$ 96.59

Venta

$ 97.04

Real

Compra

$ 15.16

Venta

$ 15.16

Provisto por

“El coronavirus cambiará el mercado global”

Martes 17 de Marzo, 2020

La especialista en Negocios Internacionales, María Belén Stutz, analizó los efectos del coronavirus en el comercio global y consideró que la pandemia modificará las lógicas del mercado internacional. Además, explicó cómo afecta a la economía argentina.

En ese sentido sostuvo que los insumos que dejaron de ser importados de China luego de que el gigante asiático decidiera parar la producción para luchar contra el Covid19, podrían ser suministrados por empresarios y emprendedores locales.

En declaraciones al programa Ser Industria Radio, la especialista en comercio exterior, también hizo referencia al enfrentamiento entre Arabia Saudita y Rusia que llevó a que el barril de crudo cotice a 30 dólares la semana pasada y de qué modo repercute en el yacimiento Vaca Muerta.

Ser Industria: ¿Cómo impacta el Coronavirus a la economía mundial y en particular a la Argentina, que ya viene tan golpeada?

María Belén Stutz: Actualmente, el 17% del PBI global corresponde a China, por eso todo lo que pasa allí impacta en la economía de todo el mundo. Más allá de lo que pase en China, Argentina se ve perjudicada sobre todo en el canal comercial, en lo que tiene que ver con las importaciones y exportaciones. Hoy todos los países tienen cadenas de valor integradas, por lo cual compran insumos en cualquier parte del mundo, las integran a su cadena de valor y de ahí sirve para la economía local y para exportar.

En lo que respecta a las importaciones Argentina compra un montón de productos a China que son utilizados en distintas industrias. Ante esta situación, muchos industriales están viendo qué hacer. Algunos empezaron a comprar insumos locales otros están viendo cómo reemplazarlos y también se está produciendo menos.

En cuanto a las exportaciones, que China deje de comprar hace que baje el precio sobre todo de los commodities. Ahí tenemos sectores fuertemente afectados que son carne y cuero, maní, el complejo pesquero, el limón, la soja, entre otros. Los commodities son los productos que Argentina hoy produce y exporta. No tienen mucho valor agregado, se exportan a granel, no tienen una visión de marca, un packaging, no tienen nada. Eso hace que el aumento o la baja de la demanda pegue profundamente en el precio.

SI: Actualmente 120 países registran infectados y algunos, víctimas fatales. ¿Esta situación puede plantear un nuevo orden económico mundial en el momento que empiece a resolverse?

MBS: Todavía no se sabe bien cuál va a ser el impacto de esto, pero sin duda va a replantear el orden, la forma de consumir, las cantidades, los orígenes de lo que consumimos… Cuando pasó la Vaca Loca, a la Argentina le costó muchísimo volver a exportar. ¿Qué hicieron los países para volver a exportar? Cambiaron todos los protocolos sanitarios y empezaron a pedir toda la trazabilidad del animal, que tenga todas las vacunas. Todo esto retrasó la compra y venta de productos. Las noticias hablan de que en China la mayoría de los casos de coronavirus están siendo curados y hoy el principal foco está en Europa. Esto hace que la economía cambie. En Argentina se empieza a preferir la compra de productos locales y no tanto del mundo, esto va a cambiar, no se sabe bien que va a pasar, pero sin duda si seguimos comprando productos importados van a ser con otros certificados, otras regulaciones, quizás de otros orígenes o compremos más productos locales.

SI: Se hablaba de una caída de alrededor de 3.500 millones de dólares en las exportaciones argentinas. ¿Coincidís con estas cifras?

MBS: Sí, porque si tomamos nuestros principales productos de exportación representan eso en la economía. Ellos son carne, cueros, pesca, petróleo. Cuando hablamos de caída quizás no refiere tanto a la cantidad que se exporta sino el precio al cual se vende baja considerablemente. Hace dos meses estuve hablando con exportadores de cereza de Chubut. Recordemos que la cosecha termina en noviembre y ya en diciembre están mandando el 60 u 80% de la producción a China. Uno de los exportadores tenía 24 contenedores arribando a China y dos o tres a Europa. De los 24, había podido descargar cuatro y los 20 restantes estaban en lista de espera en Shanghai. Estos exportadores se preguntaban qué hacían con 20 contenedores de cerezas, aparte de que es un producto perecedero. Tuvieron que negociar una baja de precios y terminaron vendiendo a un 30% menos. Entonces esa cifra de baja de las exportaciones se refiere a eso. Seguimos vendiendo lo que teníamos previsto, pero a un menor precio.

SI: A esto se suma también la baja del petróleo. ¿Cómo ves el futuro de Vaca Muerta en estas condiciones?

MBS: Vaca Muerta tiene un enorme potencial. Las empresas petroleras han invertido mucho, están instaladas y con el barril a 30 dólares las compañías pueden mantener hasta fin de año la producción a ese valor, es una opinión sumamente optimista. De todas formas, el precio va a subir, no se va a mantener a 30 dólares mucho tiempo más. Va a haber mucha presión para destrabar este conflicto entre Arabia y Rusia y eso hará que el barril vuelva a los 60 dólares y ahí para arriba. Hay provincias como Chubut, Neuquén, que son las principales productoras de petróleo del país y al producir menos van a cobrar menos regalías, también es otro efecto para que la economía esté tambaleando.

SI: En algunos sectores, ya se empieza a sentir la falta de insumos para producir…

MBS: China es el principal proveedor de insumos para Argentina, ya sea para la industria textil o la tecnología y ha dejado de producir para frenar el contagio. Ahora se está hablando de que a poco está volviendo a funcionar, pero igual en el comercio se siente.

SI: ¿Esto abre un panorama para el mercado interno?

MBS: Como toda crisis esta es una oportunidad para que Argentina desarrolle y pueda reemplazar insumos. Otra posibilidad que también tiene que ver tanto para las exportaciones como para las importaciones, es volver al comercio regional, dejar de comprar tanto a China y empezar a comprar más al Mercosur o a Latinoamérica y aumentar ese comercio. Hoy la tecnología es uno de los sectores que más crece y es un tema que sin duda da un montón de valor agregado, da trabajo, empleo, perfecciona el sector y no creo que hoy esté en peligro.

Además, esta situación nos invita a no caer en la psicosis, en la especulación, sino a cargar energía, a cambiar nuestro consumo, a comprarle a más emprendedores y empresas locales. Dejar de pensar en principales marcas y cambiar nuestra manera de consumir. Si uno cae en la psicosis deja de ver soluciones y empieza a ver solamente problemas. Quizás haya más soluciones de las que creemos, al menos en el corto plazo para salir de esto.

SI: En estos últimos días, los consumidores arrasaron supermercados, especialmente productos como arroz, fideos, jabones, como si estuviéramos ante una guerra…

MBS: Es como que la gente se puso en cuarentena sola, es una psicosis que también se propagó y fue como el virus del virus. Por suerte en la Argentina no hay tantos casos, mucho menos que en otros lados y tenemos verano. Eso es una buena posibilidad porque no se propaga tan rápido.

Argentina es un productor de alimentos, no creo que falte al menos que haya una desesperación producida por el virus del virus.

SI: ¿Este contexto puede afectar a la negociación con los acreedores externos?

MBS: Se venía negociando fuerte con el FMI pidiendo una rebaja, es muy temprano para tomar una decisión. Estados Unidos también está en una situación delicada, era uno de los países que aseguraba que no lo iba a afectar y le pegó fuerte.

El foco del virus está en Europa pero en las próximas semanas va a estar en Estados Unidos y esto hace que quizás Estados Unidos entienda que la Argentina no puede pagar esa deuda y tengan que buscarse otras normas y reglas para solucionarlo. Sería muy positivo que esto que estamos viviendo ayude a encontrar nuevas salidas entre países y Argentina pueda salir rápido de la deuda sin quedar bloqueado, sin tener un Riesgo País como el que tiene hoy. Veníamos encontrando una forma de diálogo, esto quizás hace que los negociadores se ablanden un poco más para pensar otras soluciones y perdonar lo que haya que perdonar. Está claro: Argentina quiere pagar pero, así como está la situación, no pude hacerlo.