Buenos Aires

12°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 71.75

Venta

$ 76.75

Euro

Compra

$ 85.42

Venta

$ 85.83

Real

Compra

$ 13.37

Venta

$ 13.37

Provisto por

“El sector Pyme no sólo puso el hombro, también se inmoló”, dijo la CGE

Marquinez apunta a lograr que la CGE vuelva a ser protagonista de la política argentina

Jueves 2 de Julio, 2020

A través de un comunicado suscripto por Roberto Marquinez y Jorge R. López , presidente y secretario, respectivamente, la Confederación General Económica reclamó con urgencia un plan económico para preservar las empresas y el trabajo.

El documento indica que “ante la necesaria profundización de la cuarentena, en el marco de los esfuerzos que realiza el Gobierno nacional, las Provincias y Municipios para salvar las vida de compatriotas, la Confederación General Económica de la República Argentina (CGE) alerta que el sector Pymes, columna vertebral de nuestra economía, se encuentra en una situación de “estrés traumático” imposibilitado de afrontar la total parálisis de la actividad, lo que llevará indefectiblemente a la destrucción del entramado productivo del país. 

En ese contexto alerta que “de no mediar medidas que apunten a evitar el colapso, se profundizará el ya alto número de empresas que bajan para siempre la persiana, con la consecuente destrucción de puestos de trabajo como nunca se ha vivido en la historia del país. Mientras la debacle se extiende y ahonda entre las Pymes de cada provincia y de cada municipio, por la carente regionalización de las economías, también el endeudamiento crece, aún cuando la cuarentena sea más flexible”. 

“Así, un tsunami de Quiebras y Concursos Preventivos se acerca aceleradamente a golpear las estrechas puertas de la Justicia Es inevitable resaltar que la economía argentina viene en declive desde el gobierno anterior, aún antes de la pandemia, y había ya entrado en estanflación. A partir de las acertadas decisiones en materia sanitaria, la contracara es que el país entró en una fuerte depresión económica con inercia inflacionaria. El sector Pyme no solo puso el hombro, también se inmoló, porque no pocas empresas quedaron y quedan en el camino. Muchas otras buscaron en la innovación y creatividad adaptarse y sobrevivir, pero no alcanza”, agrega.

El escrito incluye una crítica al manejo financiero al señalar que “reconocemos que desde el estado con preocupación se tomaron medidas paliativas ante el freno abrupto de la oferta y la demanda, pero lamentablemente y ante un escenario económico nuevo y desconocido, fueron insuficientes en el marco de un problema inédito, sin antecedentes. Un ejemplo de esto último sigue siendo el Banco Central de la República Argentina (BCRA) que pareciera tener la mente puesta en Basilea y no en la Argentina. De esta manera el sistema financiero no asume el rol que le corresponde en esta crisis donde el COVID-19 no solo mata personas, sino mata empresas, fulmina puestos de trabajo y crea serios problemas para el pago de salarios. Aún la cadena de pagos sigue sin recomponerse lo que obliga a que las transacciones se realicen con efectivo inexistente por la nula facturación. Hasta el momento y a pesar de la crítica realidad que le toca vivir a la economía del país, el sistema financiero argentino se mostró con absoluta carencia de solidaridad y patriotismo, a pesar de su solidez”. 

Finalmente plantea un complejo panorama al expresar que “advertimos ahora que no bastará con la innovación y creatividad de los empresarios Pymes para sobrevivir. Que será necesario que el estado aprenda de los errores del pasado reciente y encare en estos tiempos históricos un plan económico integral de emergencia que sea realista, solidario, innovador, con fuerte consenso político y social y de ejecución inmediata, con el objetivo de preservar a las empresas y a sus trabajadores, y dar previsibilidad para enfrentar una post pandemia que será angustiante. La CGE y sus entidades asociadas están a disposición de las necesidades de la Nación del pueblo argentino. Ante lo anterior y con el fin de dar claridad, la CGE vuelve a enfatizar que el COVID-19 no sólo mata personas, también mata empresas y pulveriza el trabajo de los argentinos. En esta trágica realidad, empresas y trabajadores también deben ser preservados. Es vital para el país. Porque sin Pymes no habrá una Argentina”.