Buenos Aires

10°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 122.75

Venta

$ 128.75

Euro

Compra

$ 130.58

Venta

$ 131.11

Real

Compra

$ 23.69

Venta

$ 23.70

Información de Provista por

“Es mentira que el campo este ganando plata como nunca”, afirmó Iván Castellaro

Por

Lunes 25 de Abril, 2022

El sábado se llevó a cabo el denominado “tractorazo” en la ciudad de Buenos Aires, que reunió a una importante cantidad de personas en Plaza de Mayo y tuvo repercusiones en otras ciudades argentinas.

El gobierno nacional minimizó la protesta, procurando identificarla con la oposición política, a partir de la presencia de dirigentes de Juntos por el Cambio y de otros sectores que expresaron su apoyo a la movilización.

La manifestación, fue promovida desde el movimiento de productores agropecuarios autoconvocados y uno de sus referentes, Iván Castellaro, dialogó con Ser Industria, para analizar esta convocatoria y el momento que atraviesa el sector.

¿Cuál es tu balance de la movilización?

La repercusión fue impresionante. Si bien fue algo simbólico, porque como ya se había dicho era muy complicado trasladar gran cantidad de tractores cuanto estamos en plena cosecha, creo que el objetivo está logrado. Pudimos mostrarle a la sociedad cuál es la realidad que está viviendo el sector, que hoy pasa por uno de los momentos más complicados de la historia. Esa es la verdad. Cuando escuchamos al gobierno hablar de que el campo ganó plata como nunca, está faltando burdamente a la verdad. Es mentira que el campo este ganando plata como nunca. El único que aprovecha los precios internacionales es el gobierno porque se lleva el 70 % de la producción agropecuaria. Enfrentamos el relato mentiroso de un gobierno que lo único que quiere es seguir cosechando más pobreza.  

Esta gran diferencia de criterios se observa desde hace años. ¿Es tan difícil entablar el diálogo?

No hay diálogo, no les importa nada. El gobierno anterior había entendido que la mayor producción era el camino y por eso fue eliminando retenciones a ciertos cereales como el trigo, el maíz… Eso produjo automáticamente, al año siguiente, un aumento en las hectáreas sembradas y 100% de aumento en producción. Argentina antes producía unos 80 millones de toneladas y hoy está en 130,150 porque se habían sacado impuestos. El gobierno debe entender que una mayor producción genera más puestos de trabajo genuino, menos gente dependiendo del Estado, de un plan social para vivir, menos gente pobre. Si entiende eso elimina impuestos y achica el estado, achica el gasto, el despilfarro de plata y vamos todos por la buena senda. Pero si el objetivo es generar pobreza para tener mayor cantidad de gente dependiendo de un plan para de esa forma manejar los votos… Creo que en ese sentido estamos yendo ahora. Es lo que se puede ver. Es inentendible como vienen castigando a la producción desde todo lugar.

¿Qué pensás de la presencia de representantes de Juntos por el Cambio?

Cada vez que hicimos algo, la política siempre se involucró. Más allá de que hay muchos dirigentes que nos entienden, hay políticos que siempre va a aprovechar cualquier convocatoria multitudinaria. A las marchas de la pobreza o de los trabajadores las aprovechar otros. Se van colgando de reclamos genuinos. Contra eso no podemos hacer nada. Lo único que podemos hacer es visibilizar la problemática actual. Tuvimos entre un 300 y un 500% de aumento de costos y el gobierno inventó la diferencia del tipo de cambio. No podía aumentar las retenciones, porque por ley ya están al máximo, más allá de que hoy, legalmente, están caídas porque no existen más, no deberían existir. Entonces implementaron el sistema de diferimiento cambiario. O sea, nosotros pagamos insumos a un dólar de $200 cómo está el MEP y cobramos un dólar de $68. Se llevan el 70% de la producción y nosotros vamos a pérdida. En muchas provincias no llegan a cubrir los costos. En Entre Ríos, Corrientes, de los pocos granos que va a sacar el productor, el gobierno se lleva el 70%. O sea, está empujando al quebranto y   miles de productores van a quedar fuera de su actividad gracias a un gobierno que, sea de la bandera que sea, cree que el campo es el “punching ball”, al que le puede pegar de todos lados, robarle, sacarle. Cada vez que necesitan dinero, le meten un nuevo impuesto al campo. El productor ya se hartó.

¿Qué cosas los hartaron?

Que nos quieren hacer quedar siempre como los malos, los cierres de exportaciones, los impuestos que inventan, que nos saquen acá y de allá. Tuvimos un año terrible en lo climático y encima el gobierno se da el “tupé” de tratarnos como si fuéramos la peor basura. Estamos cansados. ¿Hasta cuándo la política va a jugar con la persona que pone el lomo, arriesga, labura todo el día? El productor agropecuario no anda comprando departamentos en Miami como hacen los políticos y todo ese tipo de cosas. Si le sobra un mango va a una fábrica y se compra una sembradora nueva, recambia el tractor, recambia la herramienta, que es lo que nos da de comer. La política lo único que hace es utilizar al sector agropecuario para pegarle y usar en un relato diciendo que nos llevamos toda la guita. Hoy saco en Entre Ríos 30 quintales de maíz, cuando tengo 60 de costo. La diferencia de los 30 no me lo viene a poner el señor Alberto Fernández o los delirantes que hablan de una renta que yo me llevo extraordinaria por los precios. No aportan la diferencia en la pérdida. Nos empujan al quebranto mucho más rápido que si nos quedáramos en nuestras casas sin sembrar.

¿Cómo se calcula la “renta inesperada” que piensan gravar?

La verdad es que no sé cómo se va a implementar. Lo único que sabemos es que todo termina cayendo en el lomo del productor agropecuario. Porque las grandes empresas, trasladan los impuestos al productor. Cuando fue lo del fideicomiso, el precio acá dentro del cereal, sobre el que nos pagan en dólares es el 30% de lo que están cobrando productores vecinos de Uruguay, Bolivia, Paraguay. Nuestro  gobierno recibe los 650 dólares y al productor agropecuario le da 180. Cada vez que inventan un nuevo impuesto, lo sufren los pequeños y medianos productores, que representan el 90% de los 270.000 que componen el sector agropecuario de Argentina.