Buenos Aires

20°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 92.00

Venta

$ 98.00

Euro

Compra

$ 109.95

Venta

$ 110.42

Real

Compra

$ 16.14

Venta

$ 16.14

Provisto por

“Hay que segmentar los impuestos para que todas las PyMEs puedan estar en el sistema formal”

Miércoles 7 de Abril, 2021

El presidente de la Unión Industrial de General Rodríguez (UIGER) y empresario del sector alimenticio, Juan Fera, adelantó que se encuentra trabajando en un proyecto para segmentar los impuestos de modo tal que todas las pequeñas y medianas empresas puedan ingresar al sistema formal. 

En diálogo con Ser Industria Radio, Fera, manifestó que siente tristeza al escuchar expresiones que responsabilizan a la industria de alimentos como el factor inflacionario más importante. En ese sentido, indicó que están estudiando junto al ministerio de Desarrollo Productivo, la cadena de valor para esclarecer cómo se forma el precio de estos productos. 

Asimismo, negó que haya desabastecimiento y destacó el papel que las empresas del sector desplegaron desde el inicio de la pandemia. 

Tras conocerse los índices de pobreza, se oyeron voces denunciando que el problema de Argentina es el costo de los alimentos. ¿Qué opinás al respecto?

A los que somos productores de alimentos escuchar eso nos entristece. Claramente la inflación es un problema multicausal en donde tenemos que determinar cuáles son los factores que la afectan.

Desde marzo venimos con un control de precios bastante exhaustivo y con la secretaría de Comercio empezamos a armar algo que siempre se reclamó en la industria de la alimentación: trabajar sobre la cadena de valor y entender de dónde sale el precio de los productos. Es fácil decir que la culpa es de los alimentos. Pero nosotros tenemos distintos tipos de insumos, que se pueden dividir en dos. Por un lado, lo que va dentro del producto. Después, todo lo que está afuera, que es hojalata, el envase, las bobinas, el plástico, los motores que se gastan. Ahí se está haciendo un trabajo bastante fuerte con el ministerio de Desarrollo Productivo, analizando bien la cadena de valor, para poder entender cuál es el costo del producto realmente. Con eso estamos contentos porque creemos que para nosotros es un avance.

Por un lado, los precios están contenidos. Por otro, se firmaron aumentos salariales y creció el costo logístico. ¿Cómo absorben esto las empresas? 

Particularmente creo que los aumentos salariales son una inversión al consumo. Si la población no tiene poder adquisitivo, no tenemos a quien venderle productos, ya sean alimentos o zapatillas, con lo cual eso no me parece grave. Lo que hay que pensar es que hay insumos que aumentaron entre el 50% y el 60% en dólares desde marzo a la fecha.

Recordemos que, en marzo del año pasado algo que parece tan lejano pero que fue apenas hace un año, desde que empezó la pandemia hubo un pico de consumo en sectores de alimentación y ni la parte industrial, ni sus canales de distribución mayoristas, minoristas o grandes cadenas de supermercados especularon. Hubo abastecimiento total a la población con precios en línea, lo que el Gobierno nos pidió. Con lo cual creo que la parte de toda la cadena de la industria de la alimentación, más su distribución, ha estado a la altura de las circunstancias.

Estamos muy orgullosos porque sentimos que hicimos el esfuerzo que nos han pedido y creemos que el sector cumplió responsablemente su rol en la sociedad. 

¿Qué evaluación haces de la ley de góndolas?

Empezó y sabíamos que iba a costar la implementación. Hay varias cosas que tienen que realizar, tanto los que venden como los que producen. Pero estamos muy contentos. Nosotros fuimos impulsores y es una oportunidad para que la PyMEs, las cooperativas y las industrias regionales, puedan participar en una parte del mercado que antes estaba totalmente bloqueado. Va a llevar tiempo, pero estamos muy felices porque es un paso muy importante para tener competencia. Eso también ayuda a contener precios, porque cuando uno está en la góndola quiere vender, con lo cual precio y calidad es lo más importante. El proceso, llevará uno o dos años, no importa, pero ya empezó el cambio. 

¿Se debe entender que se necesita tiempo para que la ley de resultados?

Sí. Una vez que empezó a rodar la rueda, después rodará más rápido. Lo importante es que ya la pudimos mover. Hay que esperar porque es una ley que realmente va a funcionar y dará muchas oportunidades. Como empresario de alimentación y con mucha relación con las PyMEs del sector, sé que para ellos es algo que pensaban que nunca iba a suceder. Hay que seguir impulsando y esto va a funcionar.

Algunas informaciones afirman que están faltando productos debido a los controles que ejerce el Gobierno. ¿Es así?

Siempre hay alguna variación, aparece algún producto o desaparece otro. Eso es normal. Después hay cambios de etiquetas para modificar precios… No nos gusta que pase eso, pero es la realidad. 

Diputados está debatiendo la ley de etiquetados para alimentos. ¿Cuál es tu postura al respecto?

Es algo que va a venir, tarde o temprano. Hay que hacerlo lo antes posible y poner a la industria a trabajar sobre eso. Creo que en todos los países de Latinoamérica está funcionando. Tiene que ver con cuestiones de salud y lo que implica es que cuando veas una etiqueta puedas saber en qué rango está el producto que estás comprando, si tiene mucha azúcar, mucha grasa…eso tiene que venir porque es cultural. Además, todos aprendimos a leer un poco más las etiquetas. Antes nadie sabía o no les importaba, ahora lo hacemos. No estoy en desacuerdo. Hay que hacerlo porque el mundo va para ahí y nos va a favorecer para la exportación, porque ya se está imponiendo. También nos va a ayudar a mejorar y hacer mejores productos.

Desde algunos sectores señalaron que la ley complicaría las exportaciones…

No. Como todo cambio, al principio hay reticencias, pero eso se va a venir, tarde o temprano. Lo que digo es: debatamos una buena ley para que sea lo mejor para todos. Eso es lo que hay que buscar y en lo que hay que trabajar, no en debatir si hay que hacerlo o no. Hay que buscar la mejor norma para todos los sectores y para la población. 

Hay productores que no consiguieron la mano de obra necesaria para levantar las cosechas, porque la gente está con planes sociales y no pueden blanquearla para trabajar en las fincas. ¿Cómo puede resolverse esta situación?

Esto pasa y estamos trabajando en un proyecto para que, de una vez por todas, se empiecen a segmentar los impuestos y las cargas, para que las PyMEs puedan pagar y estar en el sistema formal. No puede ser que todavía haya empleo informal o empresas que no paguen sus impuestos. Hay que hacer un buen proyecto, bien escalonado, en donde absolutamente toda la economía sea formal y quizás las empresas chicas paguen mucho menos. Nosotros tenemos una planta de pastas donde procesamos 220 toneladas por día de harina para producir diferentes pastas. Hay empresas que producen 400 al mes. Si no tienen un diferencial, no pueden competir. Entonces el diferencial, a veces es entrar en la informalidad. 

¿Las PyMEs pudieron acceder a los créditos que anunció el Gobierno?

El que está formal puede tomar un montón de préstamos. El problema son los que están fuera del sistema. Por eso es que es tan importante trabajar para que estén todos dentro y que el crédito sea accesible para todo el mundo. Hace 10 o 12 años que no había este nivel de créditos, con tasas muy convenientes, pero siempre son los mismos sectores los que los pueden recibir. 

Desde la presidencia de la Unión Industrial de General Rodríguez. ¿Cómo ves la reactivación que se va produciendo al borde de la segunda ola de la pandemia?

Realmente las industrias están trabajando muy bien, hay muchas expectativas y se están recuperando con el temor de la segunda ola.

Aprendimos que lo que hace que los contagios aumenten es la mayor circulación y cuando esa circulación es descuidada, los casos explotan, con lo cual tenemos que salir si es necesario. Hay que cuidarse y mantener las normas de higiene que nos han recomendado para no seguir lastimando la economía. Si esto sigue, va a haber un momento en que no habrá otra alternativa, porque si no es dictada por el gobierno, cada uno se va a autocuarentenar. Tanto la industria como el comercio han realizado los protocolos muy bien. Nosotros hemos tenido casos, pero no contagios internos. Significa que dentro de las industrias y de los comercios está todo funcionando muy bien. Como sociedad, tenemos que aprender que hay que respetar al otro, al que quiere seguir trabajando, al que puede y el que necesita también, porque si esto no se reactiva va a costar mucho más conseguir trabajo.