Buenos Aires

19°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 99.75

Venta

$ 105.75

Euro

Compra

$ 113.43

Venta

$ 113.91

Real

Compra

$ 17.99

Venta

$ 18.02

Información de Provista por

“Los argentinos y los uruguayos debemos trabajar juntos”

Por

Jueves 11 de Noviembre, 2021

El presidente de la Cámara Empresarial de Maldonado, José Pepe Pereyra, participó en Buenos Aires del lanzamiento de la temporada de verano de Punta del Este y Rocha y aprovechó la ocasión para insistir sobre la importancia de la integración entre Uruguay y Argentina.  

En ese sentido, sostuvo que es necesario priorizar lo pragmático sobre lo ideológico y entender “nuestra histórica relación. Si nos ordenamos, podemos llegar a buen puerto”. En diálogo con Ser Industria, Pereyra afirmó que las playas de su país se prepararon para “una gran temporada”.

También habló de su candidatura como representante de los empresarios a integrar el directorio del Banco de Previsión Social (BPS) de Uruguay, donde busca “marcar una transformación que se torna tan necesaria como postergada” ya que considera que “hay una cultura anti empresarial que nosotros queremos cambiar”.

Algunos empresarios decidieron cruzar el Río de La Plata para radicarse en su país. ¿Por qué cree que lo hacen?

Creo que la mayoría lo hace por razones de seguridad y tranquilidad. Como presidente de la Cámara creo que en materia de reglamentación para las empresas nos falta muchísimo para ser un país que busque desarrollo. Seguramente los atrae  la tranquilidad dentro de lo que son los ámbitos burocráticos de Latinoamérica, pero no se puede descansar en eso. También mucha gente ha pasado la cuarentena encerrada entre cuatro paredes y no es lo mismo que haber tenido la posibilidad de estar cerca de parques, bosques o playas para salir a caminar. La imagen al mundo durante la pandemia sin dudas influye mucho a la hora de elegirnos y eso seguro que incluye, porque nuestro mercado es pequeño, aunque permite forjar otras cosas, como lo hacen muchos empresarios.

¿Esta tendencia se acentuó en los últimos años?

Desde hace mucho tiempo tenemos empresas de titulares argentinos en Uruguay. Están produciendo vinos, aceite de oliva y también dulce de leche. Incluso hay profesionales que se radicaron y viajan semanalmente a atender pacientes en Buenos Aires. Es muy fácil integrarnos, identificarse con el país y sobre todo con Punta del Este. Cuando uno camina por Gorlero en pleno enero, se siente en Argentina. Eso nos pasa a los que vivimos ahí y también a los uruguayos que llegan desde otros puntos del país. 

Los empresarios argentinos se quejan del peso del estado. ¿Eso sucede también en Uruguay?

Nosotros tenemos nuestros propios problemas, pero evidentemente hay diferencias en ese sentido, porque hay muchos argentinos con campos en Uruguay que están trabajando desde hace un buen tiempo. De cualquier manera, creo que entre nosotros no tenemos que compararnos sino confiar y mirar lo que hacen los países de otros continentes, para hacerle más exigente la tarea a nuestros gobernantes.

¿Es posible que nuestros países se complementen y potencien sus economías?

Sí, creo que nosotros tenemos un país muy chico, ciudades donde todos nos conocemos y Argentina es un país grande que tiene todo lo que hay para tener. Argentinos y uruguayos debemos trabajar juntos, confiar, priorizando lo pragmático sobre lo ideológico y entendiendo nuestra relación histórica. Entiendo que, si nos ordenamos, podemos llegar a buen puerto.  

El 28 de noviembre se elegirán los integrantes sociales para el Directorio del Banco de Previsión Social (BPS) y usted se postula para representar a los empresarios. ¿Cuál es su proyecto? 

Armamos una lista entre varias gremiales, sobre todo chicas y del interior, para consolidar un cambio en Uruguay. Desde hace 29 años no se cumple con la Constitución para elegir un representante empresario en el Estado, directamente se lo designa. A mi entender y el de muchos empresarios, se debe respetar lo que dice la carta magna eligiendo un representante con una visión empresarial que realmente  ejerza, que no flote según los colores de los gobiernos. Que haga escuchar la voz del sector y marque esta línea para pegar un salto de calidad para empezar a funcionar más en espejo con los países que realmente generan acción empresarial y son vanguardia en el desarrollo económico de sus sociedades.