Los problemas impositivos son los que más afectan a la industria

El presidente de la UIGLP se refirió a las principales preocupaciones que enfrenta la actividad y anticipó detalles de la Conferencia Industrial que se realizará este miércoles en La Plata.

26 septiembre, 2022

Al conceder una entrevista a Ser Industria Radio, el presidente de la Unión Industrial del Gran La Plata (UIGLP), Hugo Timossi, sostuvo que entre los problemas que enfrenta el sector “primero están los impositivos y luego los laborales”.

Consignó además que a la actividad no se la apoya cerrando la importación. “Si queremos suplantar importaciones evidentemente estamos en condiciones. pero también necesitamos importar los materiales que no estamos produciendo”, afirmó.

Timossi, quien es también vicepresidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), invitó a participar de la Conferencia que se realizará el miércoles 28 de septiembre en el hotel de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En la oportunidad, disertará el economista y ex vicepresidente del Banco Nación, Enrique Szewach.

La industria manifiesta preocupación para importar insumos, también por la presión tributaria, la inflación… ¿Cuáles son las prioridades a resolver?

Los problemas más importantes que tenemos como industria fundamentalmente pasan por ese lugar. Nosotros no necesitamos que nos apoyen cerrando la importación, sino abriéndola a mercados que se manejan de la misma manera que el nuestro. Es decir, con todo en blanco, sin trabajo esclavo. Si queremos suplantar importaciones, evidentemente estamos en condiciones, pero también necesitamos importar los materiales que no estamos produciendo. El ejemplo más claro y sencillo, es el acero inoxidable. No se fabrica en Argentina y cuando dicen “ahora ustedes tienen el dólar muy barato, a $150”, hay que explicar que el inoxidable aumentó tres veces, un kilo valía US$ 3 y hoy vale US$ 9.  Entonces, no sé en qué me beneficia el dólar bajo, que lo único que nuestro personal tenga un salario en dólares bajísimo, que no puede hacer absolutamente nada. Nosotros siempre peleamos por nuestros operarios. Quien ha creado o es segunda generación de una PyME, lo primero que defiende es a su personal porque es a quien le da la posibilidad de tener trabajo en blanco. No se puede pensar que el industrial lo único que quiere es ganar dinero, porque cada vez que lo gana invierte en maquinaria, etc., para estar permanentemente al día con respecto a la competencia a nivel mundial. Vuelvo a decir lo mismo, si me cierran el mercado perfecto, voy a vender a la República Argentina, pero olvidémonos de tener la posibilidad de vender afuera, no tiene ningún sentido.

Desde hace unos meses el secretario de Industria es un ex presidente de la UIA. ¿El Estado comprende estos planteos?

A veces nos equivocamos mucho, creo que no se entiende muy bien el tema, depende de las personas. Tuvimos muchas reuniones con el ministro y funcionarios de Producción y siempre me quedó la duda si realmente están al tanto de lo que nos sucede. Vamos a ser bien claros. Tengo un operario trabajando en mi empresa, con un determinado salario. Sobre ese salario, pago impuesto, el famoso 931, que me cuesta más o menos un 60, 70% de lo que el operario cobra de bolsillo. Si se lo agregara al bolsillo de mi operario, estaría cobrando un 70% más y si el Estado en vez de sacarle el 11, 12%, también se lo deja en el bolsillo, ese operario cobraría un salario coherente, que directamente va a darle la posibilidad de consumir y si consume lo devuelve al Estado en impuestos. Entonces, ¿para qué se lo saco antes? Es mejor darle la posibilidad de que tenga un salario como corresponde. También tengo que decir que un dólar duplicado, no sirve de nada. Le servirá en la economía. Nosotros entendemos de industria, ese dólar no sirve, el de $150 o el $270. Recuerdo que hace muchos años fui a Venezuela a vender equipos criogénicos que hace mi empresa. Al salir del aeropuerto por un dólar me daban un bolívar. Me sacaron aparte y me dijeron por un dólar te damos 7 bolívares. Entonces no sirve, no tiene sentido, como tampoco lo tiene la idea de que el Estado se ocupe de todo. El Estado tiene roles más que importantes que cumplir en la sociedad: educación, salud, seguridad, pero no industria. Que la industria se la dejen a la industria. Argentina es la tercera potencia industrial en América Latina y no puede ser que, por ejemplo, un automóvil fabricado aquí tenga casi un 60% de impuestos, cuando el mismo auto fabricado en México tiene un 20 o 19%. Es imposible que los países que necesitan importar ese vehículo vengan a comprarlo a la Argentina, porque está gravado con un 40% más de impuestos. Los problemas que tenemos son primero impositivos, después laborales. Hemos logrado muchas cosas, pero todavía no se pudo aggiornar la ley laboral, la relación entre empleado y empleador. Hoy un buen operario paga las consecuencias de un mal operario, la industria del juicio continuó, no hay ningún tipo de frenos sobre eso. Tenemos que hacer una reforma laboral que le dé mejores posibilidades al trabajador.

Estos temas se repiten año a año. ¿La falta de respuesta genera frustración al empresariado?

Estuvimos casi 20 años peleando por la factura de crédito. Recuerdo cuando una diputada nacional, nos dijo que estaba cajoneada en el ministerio de Economía. Le dije “si vos no nos podemos defender, ¿quién puede hacerlo? Evidentemente acá el único modelo es ser piquetero, me estás enseñando a ser piquetero”. Se enojó. Pero, finalmente, lo logramos. Si no insistimos, vamos a estar más que frustrados, directamente no va a haber posibilidades. Este es mi último año como presidente de la UIGLP, me queda hasta abril del 2024, pero no vamos a dejar de luchar nunca. Hemos logrado muchas cosas y fracasado en otras, tal vez porque no se nos entiende. Siempre estamos gestionando los problemas de nuestros socios.

¿Al país le falta un estadista para destrabar estos problemas?

Nosotros hacemos política industrial. Del otro lado, necesitamos una persona que nos sepa interpretar, porque, si no saben interpretar, vuelvo a lo mismo. ¿Para qué cerrarse? Sirve, por supuesto, defenderse contra el dumping o contra países que hacen trabajar a niños. Hace poco tiempo tuve una encuesta de una empresa canadiense que trabaja a nivel internacional junto a otra de la cual somos proveedores. La primera pregunta fue “¿ustedes tienen trabajo infantil?”. Esta gente evidentemente nos considera que somos el Congo o algo así, realmente es llamativo. Nosotros trabajamos respetando todas las condiciones legales que hay que cumplir en Argentina. Un operario tiene que estar con todos los elementos de seguridad habidos y por haber, hacer cursos de seguridad, cursos de capacitación permanentemente y eso cuesta dinero. Mi empresa en 2012, 2014, aproximadamente, se puso a trabajar con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales. Con la UNLP, la UTN, el CONICET, desarrollamos el VEx 1, VEx 2, VEx 3, que fueron los prototipos del Tronador. El presidente en ese momento, 2018, 2019, nos invitó a visitar la playa de lanzamiento en Punta Indio, de lo que habíamos fabricado nosotros. Cuatro meses después desapareció el plan Tronador, no puede ser. Encaminémonos todos hacia un lugar, no un partido. Todos los políticos deben ponerse de acuerdo sobre lo que tenemos que hacer. El gasoducto de Vaca Muerta a Buenos Aires, me parce excelente, pero debe hacerse, que no haya cambio de gobierno y se pare. Ahora, YPF y Petronas firmaron un acuerdo para la fabricación de una planta de licuefacción de Gas Natural para poder exportar. En estos momentos estamos importando gas, que vale aproximadamente entre US$ 3 y 6 el millón de BTU. El barco que nos baja el gas en Bahía Blanca cobra US$ 42 el millón de BTU. Tenemos la posibilidad de que nunca más venga un barco, de que nosotros vendamos el gas natural licuado y dentro de aproximadamente 10 años, exportar unos US$ 25 mil millones en GNL. La planta cuesta US$ 10 mil millones. Puede invertir un privado, el dinero no tiene por qué salir del Estado. Cuando sale del Estado nos ocurre como con Atucha 2. Hacer un Atucha vale 1500 o 1600 millones dólares y de repente, a nosotros nos costó 8 mil millones de dólares, porque un gobierno lo frena, el otro empieza, después se frena nuevamente… Ese es el problema que tenemos en Argentina.  

Conferencia Industrial 2022 de la UIGLP

El evento será el miércoles 28 de septiembre a las 18 horas en el hotel AMAU de la Universidad Nacional de La Plata, ubicado en calle 51 entre 8 y 9, contará con la exposición del economista Enrique Szewach. Para consultas y adquisición de entradas comunicarse a: uiglp@uiglp.org.ar

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

“Argentina tiene muchas oportunidades en la transición a la electromovilidad pero avanza lentamente”

Ante un escenario favorable, son necesarias una ley de promoción, la formación de recursos humanos, planes de investigación y desarrollo.

Hace 4 días
Por

“Hay un componente político y de confianza que termina amplificando las dificultades”

La industria argentina cierra un año complicado por los inconvenientes para importar insumos y se prepara para enfrentar un 2023 que traerá nuevos desafíos.

Hace 5 días
Por

Declaran desierta la licitación del astillero del Puerto Comodoro Rivadavia

La administración portuaria evalúa la posibilidad de realizar un segundo llamado en 2023.

Hace 5 días
Por

Después de un lustro se vuelven a fabricar jeringas en Argentina

La planta se encuentra en la ciudad de Córdoba. Demandó una inversión de 2.500.000 dólares, producirá 150.000 jeringas diarias y sus dueños proyectan exportar.

Hace 7 días
Por

Detectan buques extranjeros en aguas jurisdiccionales argentinas

En su misión de control, el patrullero el ARA Storni hizo contacto con pesqueros en operaciones sospechosas.

Hace 1 semana
Por

La producción industrial creció 2% interanual en octubre

La serie desestacionalizada registra siete meses con caídas en los diez transcurridos de 2022.

Hace 2 semanas
Por