“Para que la economía argentina salga de la recesión, hay que aumentar la productividad”

15 junio, 2021

En el contexto del segundo año de pandemia y una situación socioeconómica de fragilidad, la directora de la Universidad del CEMA, Diana Mondino, fue contundente al señalar que aumentar la productividad es la única forma que tiene Argentina para salir de la recesión.   

Inflación, impuestos, déficit, planes sociales, monotributo, cepo al dólar, fueron algunos de los temas sobre los que se explayó la economista en diálogo con Ser Industria Radio. 

Asimismo, Mondino, desestimó las políticas de sustitución de importaciones y aclaró que, pese a que el Gobierno asegura estar fomentándolas, debido a las restricciones cambiarias, hoy resulta más beneficioso importar que exportar. 

¿Cómo definirías el rumbo de la economía argentina?

La economía mantiene un rumbo desde hace bastante que se ha acentuado, estamos en recesión y se ha profundizado. Esto es un problema muy serio porque no parece que se estén utilizando las muy pocas herramientas que habría para salir de esta recesión. Enfatizo que venimos desde hace mucho porque no es sólo un tema de la pandemia o de la cuarentena, es un tema de cómo está la estructura económica argentina, que está como paralizada, contenida, en donde es muy difícil cambiar algo y por eso se recurre a medidas que son extremas, como en su momento ha sido el cepo que no permite comprar o vender moneda. Cuando esto sucede no se puede comprar o vender moneda, ni exportar o importar libremente, por lo que gran parte de los sectores de la economía se quedan sin poder hacer lo que podrían. Tuvimos un tiempito donde no hubo cepo, entre 2016 y 2019 y hubo algo de crecimiento, algo de libertad, pero hasta que la gente dice “¿será en serio, funcionará o no?”, se hace muy difícil. Un gran economista, Jan Tinbergen, ganó el premio Nobel, entre otras razones, por decir que para cada objetivo se necesita un instrumento de política económica y ante los múltiples objetivos que tenemos, como hacer crecer la economía, reducir la inflación, lograr mejor distribución del ingreso, tener una política federal, usamos un único instrumento que es encima una prohibición de usar el dólar para transacciones libres. Es casi imposible que algo así resulte.

La inflación mensual de Argentina es la anual o más que la de otros países   desde hace un largo periodo y aún congelando tarifas, no se detiene. ¿Cómo puede contenerse?

Es que esa no es la razón de la inflación. Tener tarifas de servicios congeladas sirve como ancla. Eso perjudica a las empresas que venden esos servicios y que te dan un servicio de mala calidad porque no tienen los fondos. La razón de que haya inflación es en todas partes la misma, hay poca producción para la cantidad de dinero disponible. En Argentina en el último año y medio, por la cuarentena, hemos tenido una notable reducción en producción, ha habido muchos sectores que están cerrados. Todo lo que es esparcimiento, hotelería, restaurantes, turismo, etcétera sigue con serios problemas. Sabemos que hay dificultades, restricciones… Por lo tanto, hay menos producción y el gobierno, al tener déficit, imprime más dinero. El problema no es solamente que imprima, sino que la gente piensa que va a haber aún más inflación, con lo cual, el poco dinero que tiene lo gasta más rápido. Entonces hay más dinero que circula más rápido para comprar menos cosas y es inexorable que haya inflación. Por eso tenemos que resolver los tres problemas al mismo tiempo: que no haya más dinero impreso sin ninguna contrapartida, porque no es lo mismo imprimir dinero porque exportaste, que imprimirlo porque tenés ganas. A la vez hay que tratar de que la gente confíe, por lo tanto, que se reduzca la velocidad y aumentar la producción. Eso es indispensable, porque no tener producción, porque las empresas si no producen, no necesitan a la gente y ese es el desempleo descomunal que estamos viendo últimamente.

¿Medidas como la de congelar precios pueden funcionar?

Va a funcionar para la estadística, porque los organismos de medición van a tomar el precio que dice el gobierno que tendría que ser, pero no va a haber ese precio. Va a parecer que la inflación es más baja, pero de algo que no hay. No tiene mucho sentido la medida y lo único que hace es perjudicar al que haya ahorrado, porque no tiene ningún mecanismo para protegerse o no permite que haya más empleo y si no hay más empleo hay más pobreza. Los precios congelados no sirven para nada, pueden ser un paliativo muy transitorio, pero ¿cuánto tiempo llevamos de tarifas congeladas? Desde el 2019 y antes habían estado 10 o 15 años. Pero ¿de qué sirve si el yogur, si la yerba, los fideos o las zapatillas son más caras? Por eso esto es exclusivamente para que las estadísticas luzcan mejor, pero la gente mira el bolsillo y se da cuenta perfectamente que esto no es verdad.

¿Es posible que, en vez de subsidiarse el consumo, se incentive a los productores?

No pido que los subsidien, pido que los dejen de castigar. El ejemplo más evidente ahora es esto de impedir las exportaciones de carne. Un tambero, cuando la vaca está vieja la podía vender a un mercado que no es el argentino, la exportaba a China. Y eso que se exporta, acá prácticamente no se consume, como garrón de vaca o pezuñas de gallina, para no hablar solamente de la carne vacuna. Limitar eso, es bajar el precio al capital del dueño del tambo, del que producía carne. Inmediatamente es más pobre, pero no solo porque vale menos lo que tiene, sino que tiene que vender algo que no pensaba para poder pagar los sueldos, los impuestos. Entonces el año que viene va haber menos carne. Son medidas que no tienen mayor sentido. Para producir más, hay que dejar de impedir. No pido subsidios de ninguna manera, pido que dejen de cobrar los impuestos que cobran. Se debe permitir producir, después bajar impuestos y quién sabe si algún día yo llegaré a conocer la época en donde Argentina algún economista serio pueda pedir subsidios. Economistas no serios piden lo que sea, pero pedir eso es demasiado hoy.

¿Cómo se explica que se repiten políticas que siempre terminan generando más pobreza y desempleo?

Hay una urgencia política. Primero, hay gente de buenísimo corazón que dice “tenemos que ayudar”. Alguien de la Iglesia, te va a decir “no ves en qué situación está esa gente, es indispensable ayudarla”. Después, hay políticos que lo hacen por cálculo electoral, por pensar que la gente diga “como me regalaron plata voy a estar mejor”. Pero dejando de lado las urgencias o el buen corazón que, en muchísimos casos, insisto, está presente, es una medida que con suerte es de corto plazo y con mala suerte es contra productiva. Digo que, con suerte, es de corto plazo porque de algún lado tienen que salir los recursos para ayudar. Y salen de cobrarle más impuestos al que está trabajando, de forma que le queda menos para gastar en lo que hubiera gastado y entonces la economía no se reactiva. Porque la cadena de valor se corta más rápido, entonces el mismo billete no da 50 vueltas, da menos. Esa es la razón de corto plazo por la cual tal vez alguien pueda creer que funcione, pero de largo plazo no tiene ninguna posibilidad de mantenerse, porque estás reduciendo constantemente la capacidad de producción y de consumo del que produce y no estás generando nueva capacidad de producción de aquel a quién estás ayudando, que va a ser para siempre dependiente. El viejo dicho de “no le des pescado, enséñale a pescar”. Y en Argentina le das pescado, le cobrás más caro y no le enseñaste a pescar. ¿Cuál es la gracia entonces? Tenemos que distinguir entre los muchos que tiene un buen corazón y tratan de ayudar de los que hacen un cálculo electoral bastante ingenuo y algunos perversos que lucran con esto. Porque tampoco nos engañemos: comprar con sobreprecios papas o fideos, en algún lado queda esa plata que no va al que verdaderamente la necesita.

Se ingresa en un círculo vicioso…

Sí, porque el que pudiera trabajar, no trabaja. En la cuarentena tenemos muchos restaurantes y hoteles cerrados, ahí teníamos mozos, mucamas, cocineros, gente que limpiaba los vidrios, alguien que acomodaba los autos… Toda esa gente tenía trabajo, hoy no lo tiene. Hay que ayudarlos. ¿Y a quién le vas a cobrar impuestos? El gobierno dice “lo que no gastaste en ir al restaurante, en irte de vacaciones, ayudemos a la gente”. Perfecto. ¿Por cuánto tiempo eso es factible? ¿Por 15 días, por un mes, por tres? La respuesta a la cuarentena en muchísimos lados ha sido similar en cuanto a cerrar algunas actividades, pero la ayuda no provino de cobrarle más impuestos al privado que también consumía, sino que provino de algún otro mecanismo estatal diferente.

A la vez, hace pocos días, se aumentaron los salarios 40% en el Congreso…

Creo que eso es simbólico. Me dio muchísimo fastidio, pero el monto que según el presupuesto dedica al Poder Legislativo, Ejecutivo, Judicial, con respecto al total del gasto de la Nación no es significativo. Me indigna que por no hacer nada, no sólo cobren, sino que se aumenten el sueldo, pero desde el punto de vista económico no es ese el principal problema. 

Pero al mismo tiempo y por unanimidad aprobaron una modificación en el régimen de monotributo, que condenaba a pagar retroactivos incluso a quienes estuvieron meses sin facturar…

Es un divorcio de la realidad. Pero sería una magnífica oportunidad para que podamos ver qué es el monotributo, por qué existe, para que está. La media fue un disparate que ahora están retrocediendo con épica diciendo “te perdono los impuestos” cuando en realidad no los tendrían que haber cobrado nunca. El monotributo era una forma simple hace 30 años, donde pagando un poco se lograba que el trabajador deje de estar en negro, se integre al sistema, tenga una mejor cobertura social, protección jubilatoria, servicios de salud determinados. Era una forma de ir introduciendo a la gente que estaba totalmente en un mercado no regulado a algo parecido a una economía en la que todos participáramos por igual. Esto se ha ido distorsionando notablemente. Ahora donde lo que tenés que pagar aumenta automáticamente y la relación con lo que uno pudiera estar cobrando no es automática, los servicios que iban a estar incluidos ya no han sido apreciados de la misma manera. De hecho, existen las pensiones jubilatorias, aunque no hayas aportado ni media hora. Se ha distorsionado y no hay un incentivo a formar parte de la economía formal, de que todos participemos pagando el mismo tipo de impuestos y tengamos las mismas obligaciones y derechos. Se rompió ese puente que permitía que la gente lentamente pudiera ingresar. Con esto, la gente no tiene ningún interés, ni incentivo en trabajar y los pocos beneficios que te pudieran dar, te los van a dar de todas maneras. Ha sido una barbaridad esto de subir abruptamente los retroactivos, otra barbaridad decir ahora que te lo condonan, es una falacia.

Pero insisto en que no desperdiciamos la oportunidad de entender para qué era el monotributo, para qué podría volver a servir y por qué debería reanalizarse, mejorarse y volver a utilizarlo si es que es el mecanismo apropiado para que al final todos en la economía contribuyamos de la misma manera. Porque hay muy poca gente que contribuye muchísimo y otros que o están excluidos por una situación de pobreza de desempleo o se autoexcluyen a un valor moderado por decirlo elegantemente. Con lo cual, por legislación estás introduciendo desigualdad, todo lo contrario de lo que todos los gobiernos del mundo quisieran hacer. 

Por lo menos, desde lo discursivo el gobierno plantea la sustitución de importaciones. ¿En el mundo actual tiene algún sentido?

Atrasan 80 años. No tiene ningún sentido por el mercado global. Y aunque no hubiera mercado global, ya no tenía sentido cuando escribió David Ricardo sobre esto hace dos o tres siglos. No tenía sentido hace un siglo y medio porque cada país tiene su dotación de recursos. Imaginemos si Japón quisiera hacer sustitución de recursos y quisiera hacer trigo y carne, si Nicaragua quisiera tener pistas de esquí para atraer turismo. Cada país tiene que aprovechar sus recursos lo mejor posible, tiene que instruir a la gente para que sepa generar cada vez más cosas con eso. Estar pensando en sustituir algo que de por sí es más caro, es desperdiciar la oportunidad de generar cada vez más valor con tu propia actividad. Argentina tiene una gran actividad agropecuaria, puede hacer biotecnología. Aprovechemos eso en vez de tratar de hacer alguna otra cosa que no necesariamente vamos a lograr.

Además, estamos sustituyendo importaciones de “mentiritas”. Porque al exportador lo obligamos a entregar sus dólares a $100 menos retenciones, cuando todos sabemos que vale $160 o algo por el estilo dependiendo el día, y el importador si puede comprar a $100 para vender a $160. Así que eso de decir que estamos sustituyendo importaciones es bonito para alguna estructura mental que no es la mía, pero es mentira porque con esto es cada vez más fácil y más barato importar.  Es totalmente al revés de lo que se pregona. 

Estamos en un año electoral, con una crisis muy profunda.  ¿Qué perspectiva ves para lo que resta del 2021?

Para lo que resta del 2021 y para los próximos 10 años, gane quien gane y si nos orientamos muchísimo, para que la economía argentina salga de la recesión, hay que aumentar la productividad. Este gobierno, el que viene y el que vendrá, si no se dedican a aumentar la productividad, vamos a tener una recesión cada vez más profunda de la cual va a ser cada vez más difícil salir. Mucha gente dice “no crecimos”. Pero cada vez tenés menos, es una torta cada vez más chica para repartir entre cada vez más gente. No puedo decir cómo va a ser de acá hasta fin de año en sí mismo, porque por la política electoral seguramente va a haber mucho show con vacunas, con repartir dinero, con inaugurar obras que después no se terminan. Pero si Argentina no se concentra en reducir el desempleo, no tenemos ninguna posibilidad de mejorar por una década. Me gustaría decir algo más optimista pero lo que sí puedo decir es que sí se puede, que hay una lista enorme de posibles cosas que se pudieran hacer y haciendo algunas, la productividad argentina puede volver a crecer, el desempleo puede bajar y si se baja el desempleo es que hay más producción, si hay más producción, entonces vas a tener menos inflación, si tenés menos inflación, tenés  incentivos a ahorrar, si hay incentivo para ahorrar, alguien algún día va a querer invertir de nuevo en este maravilloso país.

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

Villa General Belgrano cierra una exitosa temporada de invierno

Tras la gran convocatoria de la Fiesta del Chocolate Andino se prepara para celebrar el Oktoberfest.

Hace 1 día
Por

Villa Gesell ofrece un “Invierno Medieval” a los turistas que la visitan

El espectáculo forma parte de la grilla prevista para estas vacaciones.

Hace 1 semana
Por

El Sector Público Nacional registra superávit en el primer semestre de 2024

Por primera vez desde 2008, el Sector Público Nacional mantiene un superávit financiero durante seis meses consecutivos.

Hace 1 semana
Por

Con una gran fiesta popular una ciudad bonaerense se prepara para recibir al turismo

General Alvear festeja su 155° Aniversario con música y asado gratis para los visitantes.

Hace 1 semana
Por

Estiman que el tipo de cambio debería estar en torno a los $1.430

El economista Orlando Ferreres analizó la situación económica en Ser Industria Radio.

Hace 1 semana
Por

En junio el consumidor pagó $3,3 por cada $1 que recibió el productor

La participación del origen explicó el 31,1% de los precios de venta final, 9,6% menos que en mayo.

Hace 1 semana
Por