Buenos Aires

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 134.00

Venta

$ 142.00

Euro

Compra

$ 137.61

Venta

$ 138.15

Real

Compra

$ 26.22

Venta

$ 26.23

Información de Provista por

PyME argentina de bebidas vegetales factura $100 millones de pesos anuales

Lunes 29 de Noviembre, 2021

Better Food, PyME argentina de alimentos, nació en 2018 con una inversión de u$s 500.000 y con el objetivo de mejorar la forma en que las personas se alimentan creando productos con un aporte nutricional mejorado. Su línea de bebidas vegetales compite de igual a igual con las grandes marcas del segmento. Tiene una estrategia de producción y gestión en línea con las tendencias más avanzadas a nivel mundial.

Hoy la plantilla está conformada por 12 personas, incluido el fundador, que se encargan, in house, de tareas que van desde el planeamiento, el marketing, el desarrollo de producto, la estrategia comercial, entre otras cosas. “Son todas personas con mucha capacidad profesional y autonomía para tomar decisiones. Desde el área administrativa hasta R&D”, completa Marcelo D’Abramo, CEO de Better Food.

Además, en el equipo también domina la perspectiva de género y algunos de los puestos más importantes hoy están cubiertos con mujeres. Claudia lidera el área de R&D; Belén, administración y finanzas; Daysi producción y calidad. 

“Una estructura acotada y dinámica, basada en recursos humanos de alta calificación y multitarea; utilizar la experiencia y capacidad productiva de terceros y la reinversión continua de las utilidades en el área de investigación, desarrollo y lanzamiento de nuevos productos”, son los tres pilares del modelo de negocios sobre el cual se asienta Better Food. La empresa argentina de alimentos, cuya línea de bebidas vegetales Vrink, su marca plant based, es un notorio caso de éxito, que registra una facturación de 100 millones de pesos anuales.

El diseño de la estructura se conecta íntimamente con la estrategia de producir externamente sus bebidas, utilizando la capacidad y experiencia de las distintas plantas que existen en el país para cada categoría de productos.

Se trata de un modelo de “fason”, como se llama en Argentina y Uruguay a la manufactura por pedido de un tercero, una práctica muy extendida en Estados Unidos.  “Me gusta decir que en la industria americana reina la más amplia ´democratización de la fabricación y distribución de alimentos´, a partir de la realidad de que existen millones de fábricas distribuidas por todo el país a partir de las cuales cualquiera puede pensar un producto y desarrollarlo mediante un concepto de fason”, señala D’Abramo.

La industria alimenticia argentina comienza a dar muestras de que busca sumarse a esta tendencia descentralizadora de la producción, que ya es mundial.

Además del método de producción, contar con una estructura liviana y ágil permite a Better Food competir contra las grandes marcas: “Ese ahorro en costos lo trasladamos al consumidor, lo que nos permite ofrecer una bebida vegetal cuya calidad está a la altura de cualquier producto internacional, a un precio competitivo” graficó el CEO.

La empresa tiene un acuerdo con la PyME cordobesa “La Lácteo” que, además de la calidad de sus procesos de fabricación para sus marcas propias, es una “gran fasonera” que provee para las marcas blancas de los principales supermercados argentinos. Reconoce que “es una fábrica con mucha experiencia, que además ha crecido en la producción de las bebidas vegetales”.

En virtud de los acuerdos con plantas lácteas ya establecidas y experimentadas, Better Food puede escalar rápidamente la producción. Por ejemplo, de 80.000 a 300.000 litros en una semana.  “Es decir que a la experiencia le sumamos la escalabilidad, que es un desafío al que habitualmente se enfrentan las PyMEs argentinas cuando les toca afrontar órdenes de compras superiores a las normales”, sostiene D’Abramo.

Bajo este mismo modelo, la empresa planea expandirse a otras categorías de la alimentación saludable para ocupar diferentes espacios en las góndolas de los supermercados.

“Nuestro diferencial radica en la conciencia que le ponemos a cada uno de nuestros productos. Pensar un producto es pensar que nuestras familias los consuman. La selección de ingredientes de calidad que brindan los nutrientes necesarios para el día a día como vitaminas, minerales, calcio y zinc, es primordial para nosotros”, concluyó.