Buenos Aires

23°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 103.00

Venta

$ 109.00

Euro

Compra

$ 117.90

Venta

$ 118.39

Real

Compra

$ 19.14

Venta

$ 19.17

Información de Provista por

Renovada expectativa en la Zona Franca tras habilitarse la Decisión 33 del Mercosur

Viernes 12 de Noviembre, 2021

El director ejecutivo de Jidoka, Gabriel Salomón, dio a conocer en primera persona la experiencia de los usuarios de Buenos Aires Zona Franca La Plata (BAZFLP) durante su participación en la  “3ª Jornada del Hub Logístico Puerto La Plata”, organizada por Ser Industria y la Universidad Tecnológica Nacional Regional La Plata (UTN- LP).

Desde el Salón de usos múltiples BAZFLP, el empresario afirmó que hay mucho entusiasmo luego de conocerse la Resolución 669/2021 del ministerio de Desarrollo Productivo, que autoriza a la Cámara Argentina de Concesionarios de Zonas Francas a emitir el certificado de origen derivado. Con esto se habilita la Decisión 33 del Mercosur. El sector esperaba esta medida desde el año 2015 y ahora aguarda la reglamentación lo antes posible. 

En ese sentido, Salomón se refirió a las oportunidades que se pueden generar con la medida. “Nuestra misión es transformar la zona franca, que ahora es de almacenaje, en una zona franca productiva” y explicó que “más allá de todos los cambios que hay que hacer, que se vienen hablando y se van a dar a futuro, consideramos que con la incorporación del Mercosur, podemos empezar a caminar con algunas industrias, algunas compañías, para que pueden dar valor agregado en un proceso productivo para una exportación, sobre todo al Mercosur”. 

Durante su exposición, Salomón recordó que están instalados como usuarios en BAZFLP desde el 2009 y que solamente lograron un Certificado de Tipificación de Zona Franca (CTZF).  “Si comparamos el decreto 1330, que es el Certificado de Tipificación de Importación Temporaria (CTIT), uno se somete a un régimen de garantía, importa temporalmente los insumos, garantiza con una póliza de caución ese beneficio aduanero, tiene límites de plazo. Si vence ese plazo, tiene multas, paga derechos adicionales y hoy el mundo está incierto como para asumir el riesgo de hacer una importación temporal sin saber si se va a cumplir, porque las exportaciones no son las que nosotros deseábamos. Eso en la zona franca, sobre todo con muchos clientes que tenemos en Mercosur que hasta hoy no eran actores porque estaban impedidos, se puede lograr que esos mismos CTIT se transformen en CTZF, donde se pueden replicar procesos productivos”. 

Asimismo, aclaró que no a todos los procesos productivos les va a servir replicar una planta en zona franca para que solamente puedan exportar. Por eso consideró que es muy importante que se modifique la ley para que se pueda ingresar la producción al territorio local. 

“Es un punto muy importante que se debería cambiar de la ley porque hay exportadores que son netamente exportadores, pero otros que también abastecen al mercado local, entonces replicar una industria dependiendo de la inversión se hace muy difícil. Pero hay pequeñas industrias donde tienen mucha mano de obra o donde la tecnología es bastante simple a las que se le da un cambio de posición arancelaria, le damos origen argentino que es lo que todos pretendemos y con la emisión del certificado pueden salir de zona franca para tener ese beneficio arancelario dentro de los países miembros del Mercosur”, explicó.

El especialista invitó a “todos los operadores, exportadores de Argentina a que se empiecen a interiorizar, a consultar a los técnicos, a los profesionales, para que puedan entender las posibilidades reales que hay”, y agregó que desde Jidoka lograron que compañías del exterior se radiquen en zona franca para que “tengan stock inmediato dentro de la región, como hacen muchas compañías chinas en el resto del mundo”. 

Al respecto remarcó que, si un proveedor tiene su mercadería en la zona franca, los usuarios la pueden administrar y cada vez que “ese productor que puede ser de China o Estados Unidos quiera vender en la región, nos da la orden de hacer el tránsito y nosotros se lo mandamos a un país externo o para que se importe en la Argentina y eso puede suceder también con materias primas”. 

Otro aspecto positivo que resaltó del régimen, tiene que ver con la importación de insumos para un proceso productivo, éstos se pueden almacenar en zona franca y a medida que la industria lo requiere se pueden ir fraccionando y parcializando. De ésta manera es muy difícil que las importaciones temporales caígan en un incumplimiento respecto a los tiempos permitidos. Por lo cual, el insumo al estar en la zona franca se lo puede pedir en el momento en que se va a producir y cuando se comienza con el proceso productivo, ya está la orden de exportación. “Ahí colaboramos en hibrido para que aquellas compañías que quizás no puedan venir a producir a zona franca, al menos administren sus insumos”, concluyó.