“Por lo que se compraron las cuatro OPV, podríamos haber hecho seis”

14 julio, 2022

Luego de la publicación del libro “L Affaire Argentine”, del ingeniero Raul Podetti, se levantaron voces desde distintos sectores vinculados a la producción y la industria naval, avalando la denuncia por el sobreprecio pagado al astillero estatal francés Naval Group, por la construcción de cuatro patrulleros oceánicos (OPV).

En ese sentido, el secretario de Acción Política de ATE Ensenada y trabajador del Astillero Río Santiago (ARS), Diego Seimandi, en diálogo con Ser Industria Radio, manifestó que estos buques “tranquilamente se podrían haber hecho en el país”.

Fue más lejos al afirmar que, por lo que se pagó por las cuatro OPV “podríamos haber hecho seis”, ya que se estima que la sobrefacturación llego al 60%.

El dirigente hablo también de los cambios operados desde la llegada del Frente para la Victoria al gobierno, las gestiones realizadas ante el ministerio de Defensa y la necesidad de que se defina una política de estado que fomenta la industria naval, más allá de los gobiernos de turno.

¿Estaban al tanto en el ARS de esta operación?

Sí, además de ser trabajador del Astillero Río Santiago pertenezco, justamente al sector de buques militares, que históricamente construyó para la Armada Argentina, ese tipo de patrulleras que compró Macri a Francia. Nosotros lo denunciamos en su momento, porque son construcciones que tranquilamente se podrían haber hecho en el país. Río Santiago es el astillero que tiene el Estado, el más grande de Argentina y uno de los cinco más grande de Latinoamérica.  Macri y Vidal paralizaron todas las obras que teníamos en curso, entre ellas, dos embarcaciones para la Armada. Con el cambio de gobierno las pudimos botar, una a fines del 2021 y a principio de este año la otra. Es un tema que venimos trabajando desde hace años, porque hay capacidad técnica y mano de obra calificada. En el sector de buques militares teníamos un proyecto propio, que era el proyecto POM, Patrullas Oceanográficas Multipropósito. Un diseño nuestro que se podía desarrollar en el país. Lamentablemente, ese proyecto lo llevamos adelante por el gobierno de Cristina Kirchner, cuando fue la inauguración de la media vida del submarino ARA San Juan, nos invitaron a un acto en Tandanor. Allí anunciaron que este proyecto estaba en el presupuesto nacional. El cambio de Gobierno lo paralizo y la política que adoptó el gobierno de Macri fue comprarlas afuera llave en mano.

¿Los sorprendió la magnitud del sobreprecio?

El escándalo no es sólo el sobreprecio del 60%%, sumamente elevado. En su momento íbamos a denunciar que por lo que se compraron las cuatro OPV, podríamos haber hecho seis acá. La Armada, en el gobierno de Cristina, también había comprado una licencia a Alemania, a FAZMER junto a la Armada de Chile, para hacerlas en el país. Los chilenos hicieron unas cuantas y acá no se hizo nada. Ni con un proyecto argentino, ni bajo licencia alemana. Quiero recordar que gran parte de los buques que tiene nuestra Armada se construyeron en el país bajo licencia alemana. Participé en las construcciones de las dos últimas MECO 140 y de una serie de seis que se hicieron bajo licencia alemana, que arrancaron con tecnología BOSH. Las últimas son con Siemens. También en el ARS se construyó la Santísima Trinidad, el buque más complejo y más artillado que tuvo el país, un destructor que participó en la gesta de Malvinas. Además, un buque de Desembarco de tropas que también estuvo en la guerra, el Cabo San Antonio. Más complejos que los comprados a Francia. Acá hay capacidad de sobra,

¿Plantearon hacerlas OPV acá?

Quiero recalcar eso, porque nosotros participamos cuando se discutió el tema con el gobierno de Macri. Se planteó comprarlas afuera llave en mano y darles trabajo a los astilleros franceses o fabricarlas en el país y darles trabajo a los trabajadores de la industria naval argentina. La Armada jugó un papel fundamental, porque en la Comisión Asesora de la Industria Naval que funciona en la secretaría de Industria de la Nación, decían que estaban de acuerdo con la compra al exterior y que en el país no se podía construir. Esa misma discusión la tuvimos con el Buque Polar.  Macri también tenía intención de comprarlo llave en mano afuera. Eso fue a final de la gestión. Finalmente, eso se cayó. Pero hace unas semanas estuvimos con el ministro de Defensa de la Nación y le manifestamos el gobierno Macri, con el aval de la Armada, compró la ingeniería básica en Finlandia a un armador extranjero que se llama AKER. Nosotros le dijimos que la industria naval nacional tiene plena capacidad para desarrollar ese proyecto y hacer el buque. Aspiramos al cambio de las políticas de estado y que dejen de comprar los barcos afuera, porque en Rio Santiago hay capacidad ociosa para hacer esos trabajos y el poder político sigue despreciando la industria nacional, sigue mirando con buenos ojos a los astilleros extranjeros. No porque sean mejores que nosotros, sino porque evidentemente hay intereses, como bien lo refleja el libro de Podetti.

¿Los submarinos que el ministro Taiana está viendo en Europa podrían fabricarse en Argentina?

Nos reunimos con Taiana y nos dijo que viajaba específicamente para ver los submarinos. El sector al que pertenezco, buques militares, nunca hizo submarinos. Siempre hizo buques de guerra. Pero, al lado de Tandanor, tenés el astillero que en la década del 70 construyó los submarinos, que es el diseño de lo que era el ARA San Juan y el San Luis, Taiana nos dijo que hay una decisión política de no seguir con ese diseño, porque no se construye en ningún lugar del mundo y que lo que iba a ver a Alemania era otro tipo de diseño, más básico. No estamos hablando de un submarino convencional, porque en las Armadas más poderosas del mundo los submarinos son todos con propulsión nuclear. Hablamos con los compañeros de Tandanor porque entre ambos gremios hay muy buena relación, ahí está el SITTAN. Nos decían que, si hubiera una decisión política de comprar una licencia de diseño alemán, se podrían construir en el país. Tiene que estar la decisión política de querer desarrollar ese proyecto en el país. Es muy distinto ir y comprar algo llave en mano como lo hizo Macri y que todo el trabajo queda afuera, a comprar una licencia y desarrollar el submarino acá. Lo hablamos con los compañeros de Tandanor. Sólo con la reparación del Irízar, se crearon sectores nuevos de trabajo y se desarrollaron capacidades que no había en el país. Tanto un submarino como un buque polar son artefactos navales muy tecnológicos, que permiten desarrollar nuevas capacidades. Cuando peleamos por el Astillero es porque estamos resguardando la soberanía nacional. El ARS fue creado con esa visión estratégica por el General Perón, para construir para la defensa nacional, para la marina mercante, para resguardar nuestra soberanía. Con las cuatro patrulleras que compró Macri a Francia nosotros habíamos calculado que se perdieron 1200 puestos de trabajo por cuatro años continuos de trabajo. La discusión es más amplia, se pierden puestos de Trabajo, se pagan sobreprecios… Hoy están escaseando los dólares y se gastaron millones afuera. Se podrían haber ahorrado de divisas y a resguardado la soberanía nacional.

¿Actualmente, hay trabajo en el ARS?

Con el cambio de gestión recuperamos todo lo que nos había sacado el gobierno de Vidal. Nos habían hecho dos recortes salariales importantes, eso lo recuperamos. Habían paralizado todas las obras, ellas las lanchas LICA, que son un proyecto argentino, industria 100% nacional, desarrollado en Río Santiago. Se mandaron los planos a Japón, se convalidaron y ahora se hacen en el país con registro japonés. Este gobierno reactivó también reactivó las reparaciones que teníamos en agenda, entre ellos, buques para Venezuela. Uno ya está para entregar y hay otro sobre la draga. También una compuerta, que es una obra de metalmecánica muy grande, para el dique 2 de la Base Naval de Puerto Belgrano. Eso le va a devolver mucha capacidad al país para levantar buques tipo Panamax, en el dique más grande del país. Nuestra preocupación, desde el gremio, es que si bien se pusieron en marcha todas las obras que estaban paralizadas, no hemos firmado contratos nuevos. Estamos en una situación de alerta, haciendo asambleas en todos los sectores. Le llevamos la preocupación al ministro de Defensa. Nos manifestó que en la agenda de la Armada hay algunos contratos, entre ellos un buque de US$ 100 millones. Además, el Gobierno nacional tiene intención de comprar 4 OPV más para la Prefectura. Se está discutiendo, las queremos hacer acá. También en el INIDEP tienen la intención de comprar otro buque oceanográfico. Ahí los antecedentes también son lamentables porque el INIDEP compró un barco oceanográfico en el gobierno de Cristina, otro en el de Macri y ahora se encaminan a sacar una licitación internacional con la intención de comprar afuera con financiamiento del BID. Estamos pidiendo una reunión con el presidente del INIDEP porque aspiramos que esa construcción se haga en el país. Es una picardía que vayan a construir afuera. Ese instituto compró los buques en ARMON, España. Son compras direccionadas para ahí, trascienden los gobiernos y nos llama la atención que vayan al mismo lugar. Si quieren, que compren el diseño pero que el trabajo se desarrolle en el país. 

Seguimos de cerca lo que pasa en el ARS. ¿Por qué no se activa plenamente, ya que tanto lo necesita el país?

Se necesita decisión y una política de Estado. Ya se ha hecho, se han vislumbrado sus capacidades. Con 63 años de vida tenemos en curso 95 construcciones. En promedio, es más de un buque por año. Cuando hubo decisión política, funcionó. Después sufrimos los embates de las distintas políticas neoliberales que atacaron toda la industria nacional. Al discontinuar la política industrialista pasan estas cosas. Después para recuperarse, por más que cambie el gobierno, cuesta mucho. Tiene que ser política de estado y que trascender los gobiernos. Si no, siempre tenemos sobresaltos y eso lo sufren toda la industria nacional y los trabajadores.

Noticias Relacionadas

Ver Más Noticias Relacionadas

Preocupación oficial por el conflicto de los trabajadores del neumático

El SUTNA y los empresarios, no llegaron a un acuerdo y pasaron a cuarto intermedio. Retomaran el diálogo el próximo miércoles.

Hace 15 horas
Por

El Indec informó que la actividad económica creció 5,6% en julio

La medición del EMAE mostró un aumento en la medición interanual y en siete meses del 2022 acumula un alza del 6,4%.

Hace 15 horas
Por

No habrá prórroga para el “dólar soja” que vencerá el viernes 30

En el marco del régimen especial, establecido por el DNU 576, que ofrece $200 por cada dólar obtenido de la exportación de la oleaginosa, hasta el momento se liquidaron más de US$6.000 millones.

Hace 2 días
Por

Molinos PyMEs denuncian en defensa de la competencia al fondo estabilizador del trigo

Los Molinos Pymes pidieron a través de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia la suspensión del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino (FETA) por violación a la Ley de Defensa de la Competencia.

Hace 2 días
Por

El “dólar soja” supera su objetivo mientras persiste la polémica por el “cepo”

El régimen temporario que habilita un cambio a $200 logró vender por US$ 5.130 millones. Desde CRA afirman que ese valor está lejos del precio internacional.

Hace 5 días
Por

La UIA le planteó a Massa su preocupación por contar con dólares para importar insumos

El ministro estuvo en la sede la Unión Industrial Argentina (UIA), donde los empresarios le transmitieron los temas que generan incertidumbre en el sector.

Hace 5 días
Por