Buenos Aires

13°

Cotizaciones

Dólar

Compra

$ 133.75

Venta

$ 141.75

Euro

Compra

$ 137.33

Venta

$ 137.87

Real

Compra

$ 26.27

Venta

$ 26.30

Información de Provista por

Tecnología y recursos para afianzar la producción avícola

Viernes 17 de Abril, 2015

El sector avícola crece en la zona Reconquista-Avellaneda a través de la incorporación de tecnología y la capacitación de operarios. Desde el año pasado, la UNL y el INTA ofrecen un curso para mejorar los recursos humanos del sector.

Comparando los niveles de consumo interno de la carne de pollo, la producción nacional y los niveles de exportación: “la producción avícola se ha localizado en el norte provincial, debido a aspectos favorables y a pesar de otros que no lo son tanto, en el contexto nacional y en el internacional”, afirma el médico veterinario y docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias (FCV), Miguel Müller. En esa línea argumentó que “el consumo anual por persona, en los meses que van de 2015, llega a valores muy superadores, por encima de los 45 kilos, en lo que influye seguramente que no hay carne más económica que la del pollo. Por otra parte, los costos fijos se han incrementado y la exportación cayó el año pasado si lo comparamos con 2013, en un 15% (en 2013 se exportaron 367.000 toneladas, y 310.000 toneladas en 2014). Esto causó que la producción anual en el país se redujera de 2.060.000 toneladas en el año 2013, a 2.030.000 en 2014. La falta de un dólar más elevado hizo que las empresas bajaran las exportaciones y hay un estancamiento transitorio a nivel nacional”.

“No obstante –agrega- de acuerdo con datos del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), en el 2014 aparecieron empresas avícolas medianas que se incorporaron a las exportaciones, entre ellas la Unión Agrícola de Avellaneda y Carnave S.A.”.

A la hora de referir a los motores de ese desarrollo, a pesar de las circunstancias mencionadas, Müller no duda en apuntar que la situación “se generó por el empuje de los empresarios del norte santafesino. Unos años atrás nadie hubiese pensado que Reconquista-Avellaneda sea un polo importante en el sector avícola, teniendo en cuenta que en verano las temperaturas superan los 40°. Sin embargo, con la incorporación de tecnología, el asesoramiento de colegas veterinarios y el aprovechamiento de materias primas de la zona, el sector productivo de la región enfrentó los riesgos y hoy siguen por más”.

Recursos calificados

Atendiendo al desarrollo del sector, la Universidad Nacional del Litoral (UNL) a través del Centro Universitario Reconquista-Avellaneda y el INTA, generaron en agosto pasado, el “Curso de Capacitación en Producción de Pollos Parrilleros y Gallinas Ponedoras”, con la participación de docentes de la Facultad de Ciencias Veterinarias (Esperanza). “La primera etapa del curso fue positiva, cumplimos con lo que habíamos planificado y contamos con la participación de 36 operarios que trabajan en distintos sectores de las áreas productivas de Friar, Cooperativa Unión Agrícola Avellaneda, Pividori y Avimax Avellaneda”, valoró Müller.

La propuesta continúa este año hasta el mes de julio, con expectativas de “aportar a la regulación del sistema y hacer más eficiente la producción interna de cada empresa”. La segunda etapa comenzó a fines de marzo, abordando el impacto de la nutrición y alimentación en las aves, el análisis de los nutrientes que componen una dieta y el concepto de alimentos saludables o sanos.

El curso continúa este viernes 17 y sábado 18 de abril, con las unidades “Industrialización y Comercialización de la carne aviar” y “Capacitación complementaria destinada a cuadrillas de carga de las empresas”, respectivamente. La iniciativa cuenta con la participación de la Estación Experimental Agropecuaria Reconquista del INTA.

“Siempre es bueno capacitarse. Vivimos un día a día muy intenso y es necesario detenerse a reflexionar, escuchar y compartir este escenario actual. Es importante conocer que los cambios que tenemos son rápidos, y los universitarios tenemos que ayudar a las empresas agropecuarias avícolas a ser eficientes desde el punto de vista productivo”, concluyó Müller.